Contrastes sobre la libertad de prensa

Posted on Actualizado enn

Durante una visita a Chile la semana pasada, a invitación del gobierno de ese país, hubo algo que, en mayor o menor grado, todos los periodistas que integrábamos el grupo celebramos  con halago: la posibilidad de moverse en un ambiente de plena libertad de prensa. Mientras en Bolivia se ha puesto en marcha una ley antirracismo y antidiscriminación capaz de dar estocadas fatales a la libertad de expresión,  que ha creado una atmósfera de temor en las redacciones y  movilizado a los periodistas en pos de un millón de firmas para eventualmente promover una consulta ciudadana y demostrar la magnitud de los disconformes con la norma, en Chile los periodistas  podíamos  formular preguntas, réplicas y contra-réplicas sin objeción alguna. No había “de esto no se habla” ni sólo preguntarán fulano y mengano. En casi todos los encuentros, incluso con el presidente Piñera, su canciller y otras autoridades, se hizo percibir a  los interlocutores el contraste que notábamos respecto a la situación en Bolivia en cuanto a la libre expresión y libertad de prensa.  Todos subrayaron que la libertad de expresión es un bien democrático fundamental, como acaba de decirlo la vencedora de la contienda presidencial en Brasil, Dilma Rousseff, a quien no se le pueden atribuir credenciales de derecha ni oligárquicas. En esos días, una revista publicó en toda su primera plana la foto del presidente Piñera con  casco y uniforme de las SS nazis junto a la expresión “uber alles” (Alemania por sobre todo). Fue una “gaffe” del líder chileno y, la fotografía , una sátira. ¿Fueron procesados la revista o sus ejecutivos? No. Las personas a quienes se les preguntó del asunto simplemente se rieron de la ocurrencia.

Hubo algo que también llamó la atención a varios de los que formábamos el grupo de una docena de comunicadores: todos nuestros interlocutores coincidían en que era preferible una prensa capaz de suscitar molestia entre las autoridades a una prensa domada y reducida a papel de comunicadora oficial. Hubo alguien que citó al presidente y padre fundador de la democracia norteamericana Thomas Jefferson, quien decía que entre tener un gobierno sin prensa y una prensa sin gobierno optaría por esta última.

Un punto ingrato de la visita: un encuentro fugaz con el Cónsul  Walker San Miguel, quien ofreció un cóctel en la sede del consulado boliviano en Santiago. El Cónsul dio la bienvenida al grupo y le respondió uno de los visitantes agradeciendo la cortesía. Ocurrieron algunas preguntas. Y uno de los integrantes le hizo notar la extrañeza del grupo al ser convidado por el representante de un gobierno que considera a los periodistas sus enemigos. Entonces mencionó la “ley mordaza” y los artículos que inquietan a los periodistas por su potencial letal para la libertad de prensa y de expresión. La respuesta del Cónsul dejó insatisfechos a sus interlocutores y comenzaban a surgir preguntas que visiblemente lo incomodaban. De repente dijo que tenía una llamada telefónica por atender. Sin más, salió velozmente de la sala y al poco rato un funcionario nos dijo que el Cónsul había tenido que salir de urgencia hacia la cancillería. Algunos creímos que debíamos esperar su retorno. Pero el mismo funcionario nos dijo que demoraría siquiera hora y media.  Una espera incierta nos pareció innecesaria y, desairados, salimos de inmediato de la sede. Algunos creímos que al día siguiente los diarios registrarían algún hecho trascendente causante de la repentina quiebra del encuentro. Nada.

Anuncios

3 comentarios sobre “Contrastes sobre la libertad de prensa

    Sindulfo escribió:
    noviembre 8, 2010 en 6:57 pm

    Estimado Harold, la libertad de uno acaba donde comienza el derecho de otro. Los periodistas no son ciudadanos de otro planeta y que no puedan ser juzgados como cualquier mortal. No existe ciudadanos intocables y otros si. La información debe ser honesta, respetuosa y sobre todo limpia. Cuando hago algun comentario por la BBC, primero pasa por la responsabilidad de la empresa y luego recien se publica. No se puede ser un francotirador de la comunicación. El periodista tiene que ser serio y valiente de asumir su responsabilidad y no se puede escudar en el secreto de fuente. En síntesis debe tener co…para asumirla. Estoy de acuerdo con el 100% de la ley antirracismo. Ya esta bueno del abuso de la prensa amarillista, sensacionalista y mercenaria que medra con la miseria humana.

      Jaime escribió:
      noviembre 9, 2010 en 11:08 am

      Sindulfo: estás de acuerdo con que se cierre un medio de comunicación por la declaración de un entrevistado? o el despido de un periodista, como sucedió en Potosí, porque un oyente insultó a una concejal y ahora ese medio corre el riesgo de ser cerrado? Que los periodistas tienen que ser responsables si, pero llegar a cerrar un medio me parece un abuso.

    haroldolmos respondido:
    noviembre 11, 2010 en 2:40 pm

    Estimado Sindulfo:
    Tienes toda la razón en cuanto a los límites de las libertades. Nadie puede infringir el derecho de otros arguyendo la defensa de sus propios intereses. Te pregunto: ¿Te parece que un bloqueo de caminos, de donde quiera que parta, no viola derechos? Y ¿quién responde por los que hubiesen sido afectados? Sin duda que la información debe ser honesta, respetuosa y limpia. Dudo que haya quien pueda estar en desacuerdo. Me dices que alguna vez comentas por la BBC. Es normal que tengas un responsable encima de ti para verificar lo que dices o la historia que quieres comentar. No hay nada de extraordinario en eso. Es natural que haya supervisores, tanto en la BBC como en la VOA, la RAI y otros canales informativos. Es también gracias a ellos que los medios ganan credibilidad. Pero si se da el caso de que metas la pata, a nadie se le ocurrirá pensar en cerrar la BBC o la VOA, ¿cierto? Habrá, probablemente, una corrección por parte de los editores y una llamada de atención, dependiendo de la gravedad del entripado. Creo que tampoco nadie razonablemente quiera defender la impunidad informativa. (Esa la descubre a menudo el propio público muy rápidamente y cambia de periódico o de estación.) Y para esos casos hay tribunales capaces de juzgar y castigar a los irresponsables. Pero no porque haya algún médico que no practica debidamente su tarea de salvar vidas se puede juzgar a toda la medicina. La cuestión central es que a título de anti-racismo (no encuentro a nadie capaz de defender el racismo ni de sostenerlo racionalmente) se quiera atacar la libertad de informar y, más aún, la libertad del público a conocer noticias y opiniones y, más aún, de llegar a clausurar medios. ¿Te acuerdas de Edith Miller? Pues prefirió ir presa antes que acceder a revelar sus fuentes. Por si acaso, fue una de las que puso en evidencia el fiasco que se gestaba en Irak con aquello de la WMDs (armas de destrucción masiva). Que después dejó los medios donde trabajaba porque sus historias no eran suficientemente acertadas, es otra cosa. (Lo que pone en evidencia que la justicia y la seriedad dentro de los medios suelen funcionar, ¿verdad?) Y ¿crees que Woodward y Bernstein habrían expuesto ante el mundo lo que pasó con Watergate si sus fuentes hubiesen sabido que habrían de ser delatadas? Imagino que la BBC debe conocer muchos de esos casos y sería interesante consultarla sobre casos a través de aquellos con quienes hablas. Y ¿crees honestamente que YPFB habría informado por iniciativa propia sobre la caída de reservas de gas de no haber mediado constantes publicaciones sobre las reservas que se encogen? El tema es amplio y mucho más complejo que lo que puedas imaginar. Pero no es a título de anti-racismo que los periodistas se deban ver privados de su derecho a informar responsablemente. No puedes poner a todos en el mismo saco. Podía muy bien haberse gestado una ley diferente, u otra con normas específicas para la prensa, como la de 1925, pero actualizada de manera competente. Francamente, me quedo con la presidente electa de Brasil, Dilma Rousseff, quien dijo en su discurso de vencedora el 31 de octubre último dijo: Prefiero el bullicio de la prensa al silencio de las dictaduras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s