Mes: octubre 2010

Atención: Puede haber otro rodillazo

Posted on Actualizado enn

El presidente Evo Morales dejó claro que este domingo, en la localidad cochabambina de Tiraque, puede ocurrir otro rodillazo, si llegase a ser provocado por cualquier de sus circunstanciales rivales futbolísticos. “Si no hay provocaciones, no va a haber (rodillazo)”, dijo, citado en un despacho de la agencia Erbol. El primer rodillazo presidencial de la historia conocida del fútbol ocurrió el domingo antepasado cuando el presidente jugaba un partido con un equipo de la alcaldía. Allí ocurrió un incidente que dejó golpeada la parte más sensible del bajo vientre del jugador Daniel Cartagena, que jugaba al lado del equipo de alcaldía de La Paz, comandada por Luis Revilla,  del Movimiento Sin Miedo, el partido rival del presidente Morales.

Cuatro días después del episodio, el presidente trató de explicarlo diciendo que había sido una celada para desprestigiarlo, pero ya la imagen había recorrido el mundo y hasta en la internet había bromas sobre el incidente.

“Tengo que ir a Cochabamba para el aniversario de la población de Tiraque; ahí vamos a entrar a un coliseo para después del acto jugar un partido del cual espero que esta vez no haya rodillazo. Si no hay provocaciones no va a haber (rodillazo)”, fueron las palabras del mandatario en el seminario taller para servidores públicos sobre la aplicación de la Ley de Lucha Contra la Corrupción, dijo el mandatario, citado por Erbol.

El despacho agregó:  Morales, en un tono irónico, hizo la promesa de emular una acción que tuvo repercusión a nivel mundial produciendo variadas críticas a favor y en contra por parte de la opinión pública.
Al recordar el incidente, el despacho refirió:

“El 3 de octubre, con un rodillazo en el bajo vientre cuando las acciones estaban detenidas, el presidente aprovechó el momento y cobró venganza del jugador Daniel Cartagena, funcionario de la Honorable Alcaldía Municipal de La Paz (HAM), quien le había marcado con rudeza desde el inicio del partido de fútbol amistoso que disputaron el equipo de Palacio de Gobierno y de la Alcaldía, luego del acto de inauguración de la cancha Zapata que ahora cuenta con césped sintético.”

Eran desconocidas la versión del jugador Cartagena al igual que sus eventuales comentarios a las declaraciones del presidente.

NOTA PARA EL REGISTRO. No se conoció si hubo o no algún partido de fútbol en el que hubiese intervenido el equipo presidencial. En todo caso, no se registró ningún incidente.

A propósito de los nuevos Pemios Nobel

Posted on Actualizado enn

El diario caraqueño El Universal trajo ayer el siguiente artículo en su página de colaboradores que vale la pena leer, para aumentar las fuentes de opinión:

Cuando el Nobel dijo: “no más socialismo”

RONNY PADRÓN

Ocurrió la semana pasada, con motivo de la entrega del premio del mismo nombre en las categorías de literatura en la persona del peruano Mario Vargas Llosa y el de la paz, para el chino Liu Xiaobo.

Ni casualidad, ni coincidencia, ambos, en sus particulares posiciones de vida plantan pie firme en favor de la libertad, la justicia y la dignidad humana, en contra de los abusos del poder político, tan perfectamente representado por el socialismo, pérfida ideología que tiene en ambos galardonados testigos históricos de excepción.

Seguir la lectura aquí.

“Ni un paso atrás”: Sigue el ayuno

Posted on Actualizado enn

Bajo la consigna de  “ni un paso atrás”, miles de periodistas y trabajadores de la prensa y medios de comunicación en general de Santa Cruz y simpatizantes de su causa, salieron este miércoles a las calles, en un gesto supremo para tratar de doblar la mano del gobierno y conseguir la eliminación de los artículos 16 y 23 (al menos la reforma substancial de este último) de la Ley contra el Racismo y la Discriminación.

El gobierno del presidente Evo Morales estaba ante uno de los mayores desafíos de sus cinco años de gobierno. Sus voceros han insistido en que el movimiento es principalmente de los propietarios de los medios. Pero la cantidad de gente en la marcha parecía desmentir esa afirmación. Tras llenar unas cuatro a cinco cuadras desde la Plaza del Estudiante, los periodistas y quienes simpatizan con su movimiento se reunieron en la Plaza Principal, donde una docena de sus colegas cumplían más de diez días de ayuno en protesta contra esa ley, aprobada por el Senado “sin cambiar ni una coma”, como quería el gobierno.

Los manifestantes, en medio de un estruendo constante de fuegos artificiales, gritaron su repudio al racismo y a la discriminación, y dejaron claro que se oponen sólo a esos artículos.  Con el grito de “la prensa de pié, nunca de rodillas” y batir de palmas, la marcha tenía también un carácter festivo y alegre, con los distintos sectores vistiendo sus uniformes de trabajo. Inclusive, algunas presentadoras TV estaban presentes y las acompañaban sus compañeros y jefes en el trabajo. Era el caso de Unitel, cuyo equipo de prensa comandaba una columna de la marcha. Todo El Deber parecía presente, pero también lo estaban El Mundo, El Día, el Sol y la Estrella del Oriente. con representaciones más limitadas. Una de las bajas de este miércoles fue la del Director Ejecutivo de El Deber, Pedro Rivero Jordán, quien había acompañado parte de la marcha y al llegar al atrio de la Catedral, donde culminó la marcha, sufrió un desvanecimiento, víctima de un descontrol diabético originado por tres días de ayuno, informó PAT.

En tanto continuaba la recepción de firmas que hasta ayer al mediodía sumaban más de 100.000. Mientras tanto, crecía el temor de un escalamiento del conflicto hasta llegar a momentos aún más críticos, pero también de esperanzas de que el gobierno abra las puertas al diálogo.

La manifestación de hoy ha sido sin duda la más numerosa del sector de la prensa en toda la historia de Bolivia y sin duda una de las  de mayor magnitud en el hemisferio. El problema se enrumbaba rápidamente hacia una dimensión nacional que el gobierno se empeñaba en no creer. Si empieza a ganar adhesiones de otros sectores, el conflicto pasará a la categoría de crisis que puede salir de cualquier control. El tema era ya de atención de medios de prensa de países vecinos y su agravamiento puede atraer una atención aún mayor.

De momento, todos los medios han suprimido de sus páginas web las áreas en las que el público podía opinar. Programas como el de Sin Letra Chica, de Carlos Valverde, estaba reducido a la mínima expresión. El jefe de prensa para Santa Cruz de Canal 36, Bismark Kreidler, cuyo programa de los mediodías estaba entre los de mayor audiencia, había sido repentinamente separado de su cargo. Kreidler era incisivo y crítico de acciones de autoridades gubernamentales y locales, pero siempre respaldado por hechos patentes.

Una salida inmediata para este conflicto  no estaba aún a la vista. La huelga no podía continuar indefinidamente sin languidecer y el gobierno tampoco podía ignorar un movimiento que también condena el racismo y la discriminación, pero que  no quiere que peligren por causa de dos artículos un principios elemental de la prensa -su libertad.

Cristóbal Colón

Posted on

Con este título, viene un artículo del diplomático Ramiro Prudencio Lizón, que reproduzco con autorización del autor.

-0-

Esta semana se conmemora un nuevo aniversario del descubrimiento de América, extraordinaria hazaña realizada el 12 de octubre de 1492, por el Almirante don Cristóbal Colón.

El descubrimiento de nuestro continente ha sido el suceso que más ha transformado el mundo.  El cambio de la Edad Media a la Moderna se debe mucho más a dicha proeza que a la toma de Constantinopla por los turcos.

Con la epopeya colombiana fueron logrados, además, dos fundamentales acontecimientos: primero, la confirmación de la esfericidad de la Tierra; y segundo, la apertura de una nueva ruta marítima, el océano Atlántico.  Desde entonces, el mar Mediterráneo dejó de ser el eje del mundo civilizado.  El centro del comercio pasó de las ciudades italianas a las naciones que tenían fácil acceso al Atlántico; primero a España y Portugal, y luego sucesivamente, a los Países Bajos, Francia e Inglaterra.

Otro gran descubrimiento del Almirante fue la Raya, es decir, la línea del cambio de ruta de la aguja imantada (la brújula).  Durante la travesía de su primer viaje, observó que a cien leguas de las islas Azores, la brújula se desviaba del noreste al noroeste.  La Raya es la línea cero de nuestros mapas magnéticos, la línea de nula inclinación magnética, o la que separa las zonas de declinaciones magnéticas de signos oriental y occidental.

Precisamente, en base a esa revelación, el Papa Alejandro VI emitió la “Bula Inter Caetera”, el 28 de junio de 1493, donde se determinaba la demarcación de las posesiones portuguesas y españolas en la Raya, o sea, en una línea de polo a polo distante a cien leguas al occidente de las islas Azores y del Cabo Verde.

Se puede decir que el viaje colombino no sólo modificó el conocimiento geográfico del mundo sino que también el modo de pensar del ser humano.  El Renacimiento italiano inició un proceso mental crítico frente a los estudios tradicionales, pero fueron los grandes descubrimientos geográficos iniciados por Colón los que consolidaron este nuevo pensamiento.  A medida que se llegaba a nuevas tierras, crecían nuevas generaciones para quienes Aristóteles, Platón y Santo Tomás de Aquino no eran ya la verdad absoluta, sino que ésta tenía que encontrarse mediante la experiencia y la investigación científica.

Muchos latinoamericanos, sobre todo de nuestro país, lamentan el descubrimiento de América, por considerar que este acontecer determinó el hundimiento de las culturas  del continente y la explotación de los pueblos originarios. Pero si no hubiesen sido Colón y los españoles nuestros descubridores y conquistadores, lo habrían realizado gentes de otras naciones, quizás con espíritu más racista, y que no se hubieran mezclado con los indígenas, como ha sucedido en América del Norte.

Pero la vinculación entre Europa y América debía darse tarde o temprano pues el mundo europeo de la época de Colón ya estaba tenía conocimientos científicos y técnicos, como la brújula, el astrolabio, la pólvora, el cañón, el timón y la vela móvil, que le facultaba para efectuar grandes descubrimientos y conquistas en el resto del orbe.

Ahora bien, si hubo una violenta invasión del continente, también existió la parte positiva de la conquista española: la creación del nuevo hombre americano, fruto de la mezcla con las razas nativas; la gran cultura mestiza colonial;  la generalización de la hermosa lengua castellana que sirve para vincular a gran parte de los hombres que viven al sur del Río Grande;  y, por último, la introducción del cristianismo, y con él, la obligación de solidarizarse con sus semejantes y de respetar y dignificar a la mujer.

En consecuencia,  deberíamos recordar no sólo con simpatía sino con admiración la extraordinaria gesta de Cristóbal Colón que cambió el curso de la historia del mundo y sobre todo, del continente americano.  Y deberíamos tener siempre presente que el día 12 de octubre no sólo se recuerda el día de España, sino también el de la hermandad cultural hispánica, base de la unión permanente entre los Estados de habla castellana con la Madre Patria, cuna de nuestra cultura, tradición, idioma y religión.

Una moraleja marina

Posted on Actualizado enn

Un amigo me envió la siguiente moraleja marina, que  comparto con ustedes:

-0-

Existe una vieja historia acerca del capitán de un barco que inspeccionaba a sus marineros. Tras la inspección,  le dice a su primer oficial: “Tus hombres huelen mal”.

El capitán sugirió: “Tal vez nos ayudaría si los marineros se cambiaran la ropa interior de vez en cuando”.

El oficial respondió: “Pues sí, señor. Veré este asunto de inmediato”. El ayudante se fue derecho ante los marineros de la cubierta y anunció: “El capitán cree que Uds. huelen mal y que deben cambiarse la ropa interior”.

Y continuó: “Pitman, tu cambias con Jones; McCarthy, tu cambias con Witkowsli, y Brown, tu cambias con Schultz”.

La moraleja:

Alguien puede venir con una propuesta de “cambio”, pero no creas que las cosas olerán mucho mejor. Ni en el corto ni en el largo plazo.

La lucha de los periodistas

Posted on Actualizado enn

Han sido dos jornadas contrastantes. Ayer, todo el periodismo boliviano estaba de duelo por la aprobación, contra toda objeción racional y con puntos y comas originales, de la Ley Contra el Racismo y la Discriminación que contiene elementos para dinamitar la libertad de expresión e incautar medios. Hoy, fue una jornada de remembranza feliz de los 28 años del retorno a la democracia a Bolivia tras 18 años de autoritarismo militar y dos breves interregnos de Lidia Gueiller y Walter Guevara. Y una forma de recordar al gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS) que de la democracia que le permitió llegar a gobernar este país el centro-sur suramericano fue una obra del conjunto de los bolivianos que hicieron tanto por recuperar sus libertades plenas, especialmente la injustamente temida libertad de expresión.

El gobierno nacional-indigenista decidió cerrar los oídos y ensoberbecido por el poder electoral que recibió el año pasado y entusiasmado por normas parecidas puestas en vigencia por el presidente venezolano Hugo Chávez, puso el jueves en marcha los pánzer legislativos. Y el viernes toda la prensa se declaró de duelo, con una frase, ahora famosa, impresa sobre su la primera página: No hay democracia sin libertad de expresión. Ayer sábado, los diarios traían un cintillo negro en reafirmación del duelo entre los periodistas. Y no había indicación de que el conflicto fuese a amainar. En la Plaza Central de Santa Cruz había una docena de periodistas en huelga de hambre, el último uno de los funcionarios de mayor jerarquía de El Deber, Pedro Rivero Jordán, a cuyo lado se en encontraban sus padres. “Costó mucho recuperar nuestras libertades. No las podemos perder así nomas”, me dijo Pedro Rivero Mercado. “Quisiera tener más fuerzas para sumarme, pero la vida ya no me lo permite”, agregó el octogenario emprendedor, vestido con una camiseta de presidiario, al igual que muchas de las más de 300 personas que estaban en el lugar.

Ha sido un triunfo temporal para el gobierno. Con un congreso dócil que obedeció a las instrucciones de no modificar “ni una coma” del proyecto original, era de esperar. El presidente Evo Morales ha gobernado hasta ahora en un terreno plano y ayudado por buenos vientos provenientes de los precios altos de las materias primas (no por alza en la producción). Ahora, no es más así. Una porción significativa de la sociedad boliviana, que concentra gran parte de los sectores más lúcidos, ha decidido que el gobierno atenta contra una de sus libertades esenciales y está dando pelea.

No es posible todavía medir los costos políticos de una decisión nada popular. El gobierno atribuye a los “movimientos sociales” la redacción la mayor responsabilidad en la redacción del artículo 16, decía un panfleto distribuido este domingo en la plaza principal. Es uno de los dos artículos repudiados por los periodistas:  “El medio de comunicación que autorizarse y publicare ideas racistas y discriminatorias, será pasible de sanciones económicas y de de suspensión de licencia de funcionamiento, sujeto a reglamentación”. Resultaría, entonces, que esos movimientos serían un poder legislativo paralelo.

El artículo 23 es aún más repudiado. Dice en sus partes esenciales:  “La persona que por cualquier medio difunda ideas basadas en la superioridad o en el odio racial, o que promuevan  y/o justifiquen el racismo o toda forma de discriminación…será sancionado (sic) con la pena privativa de la libertad de uno a cinco años”.

La carpa que alberga a los huelguistas estaba rodeada por una exposición de páginas de los tres diarios cruceños,  de las épocas en que el MAS ganaba opinión con la difusión de sus iniciativas. Era la manera que tenían los periodistas de recordarle al gobierno quiénes le pavimentaron la vía hasta el Palacio de la Plaza Murillo.

El número de firmas adherentes al repudio de esos dos artículos estaba por llegar a los 100.000, decían los organizadores. Y esperaban que siguiese la lista creciendo para exhibirla ante el país como prueba de que la cruzada en la que están empeñados contra esos dos artículos arrastra multitudes. La ley, en sí, es aceptada y hasta encomiada. Pero no esos dos artículos.

La coincidencia de ayer, con el vigésimo octavo aniversario del retorno a la democracia, realzado por la alineación de los números en los que el 10 de repite tres veces ( 10-10-2010),también fue marcado por los graffitti de muchas camisetas decía mucho sobre la campaña: “La lucha no termina”.

Fin de juego

Posted on

“Hasta aquí llegué”, escribió José Saramago en una nota de ruptura con Fidel Castro. Esa frase refleja el ánimo de muchos bolivianos respecto a su gobierno. La intransigencia oficial en aprobar un proyecto que lo caracteriza ante una porción importante de la ciudadanía como intolerante y ávido de controlar todos los rincones del poder ha sido inocultable. ¿Qué  más prueba que haber relevado sumariamente del cargo al senador Eduardo Maldonado que desde la presidencia de una comisión del senado buscaba una aproximación de posiciones en torno a la Ley contra el Racismo y la Discriminación?  Nadie, que yo sepa, se opone a combatir el racismo y la discriminación. En cambio, no son pocos los que se oponen a la disposición aún en discusión (hoy es jueves por la mañana y este es el artículo que envío a algunos diarios) que trae mecanismos capaces de controlar la libre expresión.  Pero esos males sociales tienen  un solo medicamento verdaderamente eficaz: la educación, que lleva a la tolerancia. En verdad, me sorprendería si en el cuerpo de leyes bolivianas no existiera ya algún mecanismo para castigar esas aberraciones.

Muchos periodistas sentirán la amargura de haber apoyado lealmente una causa que ahora les da la espalda. ¿Por qué tanto empeño en aprobar esta ley “sin cambiarle una coma”? Si alguna autoridad se considera agredida o mal interpretada, existen canales para expresar inconformidad y reclamar rectificaciones.   El gobierno tiene el monopolio del sistema nacional de Canal Siete, al menos un periódico, la agencia oficial de noticias, y una red de emisoras rurales. O ¿es que no confía en el alcance de esos medios? O ¿tiene un as bajo la manga que cree que habrá de compensar el desgaste innecesario que le impone este proyecto de ley?  O ¿es que de esa manera desvía la atención sobre temas apremiantes, como los niveles de reservas de  hidrocarburos y de importación de carburantes?

Se pueden tejer muchas especulaciones para intentar explicar la inflexibilidad de los negociadores oficiales. Pero queda la evidencia que una relación que comenzó como un idilio con gran parte de la sociedad boliviana, ha llegado a un final. La prensa y  una porción importante de esa sociedad están en esquinas opuestas a las del gobierno en este proyecto de ley. Desde hace tiempo, cada jornada trae un episodio negativo. Las imágenes del partido de fútbol en el que el Presidente comete una falta inexcusablemente antideportiva ha recorrido el mundo. Hoy es el tiempo de los periódicos con sus primeras páginas en blanco con el grito de “no hay democracia sin libertad de prensa” y los periodistas con mordazas y desfiles con exclamaciones de protesta los que llaman la atención informativa dentro  y fuera de nuestras fronteras. ¿Qué vendrá  mañana?

Uno recuerda los soliloquios del ex comisario Rubashov, personaje del genial Arthur Koestler, cuando,  ya preso e inerme ante el Estado que había ayudado a sostener, reflexiona:  “…La causa de los defectos del Partido deben ser  encontradas. Todos nuestros principios eran correctos, pero nuestros resultados eran equivocados… Diagnosticamos  la enfermedad y sus causas con exactitud microscópica, pero cuando aplicábamos el bisturí, una nueva ampolla aparecía. Nuestra voluntad era dura y pura, y debíamos haber sido amados por el pueblo. Pero éramos odiados. ¿Por qué nos odian y nos detestan? Les trajimos la verdad, pero en nuestras bocas sonaba como una mentira. Les trajimos  libertad, pero en nuestras manos parece como un látigo…”

 


Vargas Llosa, escritor global

Posted on Actualizado enn

Columa Global

Por Ted Cordova-Claure/Corresponsal en USA

Havelock, USA – El premio Nobel de literatura 2010, Mario Vargas Llosa, es un intelectual que epitomiza el nuevo desorden global. El escritor peruano saltó de la izquierda a la derecha, pretendió ser presidente de Perú y se mantuvo, como dijo la academia sueca que otorgó el premio, como un agudo observador de la infraestructura social de estos tiempos. En más de una docena de libros, Vargas Llosa, con estilo ágil y impecable dominio del castellano, ha puesto a la literatura latinoamericana en primera fila junto a otros como García Marques, Borges, y el mejicano Carlos Fuentes, que era otro candidato al nobel del mismo año.

Nunca olvidaré cuando en la decada del sesenta, Vargas Llosa recibió el premio Rómulo Gallegos de una Venezuela por entonces democrática y con buen uso de los petrodólares. El gobierno del entonces social demócrata Raul Leoni, sufría los embates de guerilleros venezolanos entrenados y enviados desde Cuba. Al recibir el premio, con rebeldía y dignidad Vargas Llosa lo dedicó a la revolución cubana. Ahora, cuando recibe el más codiciado premio literario, el escritor es un implacable crítico del proceso de los hermanos Castro. Como ha ocurrido en distintas épocas de la historia, como figura descollante de la cultura, Vargas Llosa intento meterse en la politícoa aspirando a la presidencia de Peru, pero fue derrotado por el aspirante de origen japonés, Alberto Fujimori. Fue claramente derrotado y ello acentuó su posición anti-izquierdista o anti-populista empujándolo aún más hacia la derecha, al extremo que algunos de sus críticos izquierdistas lo han calificado de instrumento de la CIA norteamericana.

Pero Vargas Llosa, además de sus fascinantes novelas, escribe una columna periodistica que distribuye ”El  Pais” de Madrid y ha contribuido a confirmar la columna como un genero literario más. Vargas Llosa también estuvo muy ligado al trabajo de libretista de radio en el Perú y de traductor para la UNESCO.

Su vida también lo ligo a la pintoresca cuidad de Cochabamba en Bolivia, donde conoció a su primera esposa, Julia Urquidi, de quien se dice que fue una persistente impulsora del joven escritor, especialmente mientras vivían en Europa. A raiz de este esfuerzo, publicó un panfleto titulado “La Tia Julia y el Escribidor” que, por lo que se dijo en su momento, el negó parcialmente. La relación entre las dos personas se hizo más tensa cuando una sobrina de Julia Orquidi llamada Patricia, los visito en Paris. De alli, surgió una nueva relación del escritor con una mujer cochabambina en este caso, más romantica y menos maternal. Pocos años despues, Julia Orquidi publicó su propio panfleto titulado “Lo Que Vargitas no Dijo”.  Más agresivo para el escritor son todos los subsecuentes ataques de la intelectualidad izquierda. Por sus visicitudes personales, Vargas llosa puede considerarse un clásico escritor de la globalidad y desde luego, un orgullo para el Perú y la lengua castellana que cada vez se expande más en el mundo. – BIP

Como mancha de aceite

Posted on Actualizado enn

La lucha emprendida por los periodistas en defensa de la libertad de expresión ha prendido en todo el país. En Tarija, Santa Cruz, La Paz, Sucre, Potosí, El Alto, Riberalta y otras ciudades los periodistas en huelga de hambre pusieron en evidencia ante los ojos de la ciudadanía la magnitud de la batalla que está en curso. El sentimiento prevaleciente: La libertad de prensa, uno de los derechos más fundamentales de las personas, ha sido puesta en juego con la Ley contra el Racismo y la Discriminación. Por la extensión del  movimiento, si el presidente Evo Morales y el  partido de gobierno creyeron que la aprobación de esa ley sería un paseo mañanero por El Prado paceño cometieron tal vez uno de los peores cálculos políticos de sus vidas.

Entrevistados por TV, los periodistas de La Paz se encargaron de recordar que la prensa fue perseguida bajo las dictaduras de los generales Banzer y García Meza, con decenas de encarcelados y exiliados, y que nunca cedieron en su lucha, hasta reconquistar sus derechos a plenitud. Y que los dictadores acabaron depuestos. Uno de los que resistieron a esas dictaduras, el periodista Víctor Hugo Sandoval, remató diciendo que esta vez mantendrían la misma actitud de intransigencia en la defensa de la libertad de prensa. El veterano Jorge Mendoza, en su tiempo uno de los mejpres informados de Bolivia, dijo desde La Paz algo que puede haber sonado fuerte en los oídos del círculo de mayor poder en el gobierno: “Nunca nos quisieron imponer una ley así, ni los militares nos trataron de esta manera”.

Los periodistas paceños se las ingeniaron para ingresar a la Plaza Murillo, un recinto hasta ahora casi enteramente exclusivo del partido de gobierno en momentos de crisis,  y lograron poner en jaque durante horas la decisión del gobierno de ver la ley rápidamente aprobada. Eso ocurrió pese a que un extremo de la plaza se encontraba un grupo significativo de “masistas” que gritaban consignas a favor de la ley.  Por momentos, La Paz parecía vivir uno de los momentos de mayor tensión de los últimos años. Masistas y periodistas estaban separados por piquetes de policías, en medio de una tensión creciente. Un periodista de TV denunció que la policía trataba de alejar de la plaza a todos sus colegas.

La oposición generalizada que ha provocado ese proyecto,  capaz de degenerar en incautación de medios y encarcelamiento de periodistas, ha creado una unanimidad opositora en el país. Sólo la militancia “dura” del Movimiento al Socialismo (MAS) parecía defender el proyecto.  El movimiento de los periodistas desbordó las fronteras y veinticuatro organizaciones internacionales, desde la Freedom House hasta la Sociedad Interamericana de Prensa, dirigieron una carta al Vicepresidente García Linera, presidente del Poder Legislativo, para que sean excluidos de la ley los dos artículos polémicos”: el 16 y el 23. Pocas veces Bolivia provocó un interés tan amplio y desde un ángulo controvertido. Marco Dipp, presidente de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), leyó desde Sucre y al lado de periodistas en vigilia unos y en huelga de hambre otros, el texto de la carta enviada a García.

En Santa Cruz marchó todo El Deber, inclusive su director y propietario, el octogenario pero físicamente firme Pedro Rivero Mercado, con pancartas que mostraban la frase que imprimieron en sus primeras páginas los miembros de la ANP: No hay democracia sin libertad de expresión. Entretanto, en la Plaza 24 de Septiembre persistía una huelga de hambre que hasta esta noche tenía a diez periodistas en ayuno y a decenas que los rodeaban haciéndoles compañía.

En los centros urbanos de todo el país había grupos en huelga de hambre. No había una cifra exacta de los que ayunaban. La Paz y Santa Cruz parecían ser los que tenían el mayor número. Pero la movilización era una de las más grandes de la historia del periodismo boliviano.

Los periodistas de La Razón, de La Paz, el único miembro de la ANP cuya primera página fue normal, decidieron entrar en huelga de “brazos caídos” y, a partir del viernes, publicar solamente material de las agencias noticiosas que sirven a ese diario.

Los senadores de oposición que participaban en el debate de la ley dramatizaron su labor vestidos con trajes de reos, como una manera de mostrar que en el país “se está encarcelando a una de las libertades más caras del ser humano”, dijo uno de ellos. Hacia la media noche, la ley había sido aprobada “en grande” y se venía el debate en detalle, artículo por artículo. Como el MAS tiene dos tercios asegurados en el Legislativo, la aprobación de la ley parecía inevitable. La pregunta que muchos se hacían en el país era qué ocurrirá después. Y quiénes, con el andar del tiempo, se beneficiarían más de esa ley. Con la volatilidad política de Bolivia, la pregunta era pertinente.

Periódicos en blanco

Posted on Actualizado enn

Actualización

Los diarios bolivianos decidieron hacer frente a la Ley Contra el Racismo y la Discriminación, con potencial de desembocar en la censura, incautación de los medios y dar un golpe fatal a la libre expresión. Decidieron dar batalla con la mejor arma que tienen para defenderse: mostrar de una manera inequívoca al país los peligros de aquella ley, en etapa final de aprobación en el Senado. Mañana circularán con su primera página en blanco y con sólo una frase: No hay democracia sin libertad de prensa, informó la Asociación Nacional de la Prensa (ANP). Algunos pusieron colores a la palabra democracia. Unos pocos dejaron toda la página en blanco.

Los diarios afiliados a la ANP son veinticinco y la insólita medida se suma a una cadena de huelgas de hambre y protestas de periodistas que se colocan mordazas blancas y negras en ciudades bolivianas. En Santa Cruz había anoche siete periodistas en ayuno, frente a la Plaza 24 de Septiembre, sector norte. Durante la noche realizaron vigilias, pronunciaron discursos y cantaron himnos patrióticos en demanda de lo que los especialistas consideran como uno de los derechos más fundamentales del ser humano: su libertad de ser informado. Hasta las ocho de la noche,  78.000 personas habían firmado libros reclamando la derogatoria de los artículos 16 y 23 de esa ley.

El anuncio de la dramática decisión de los medios lo hizo en PAT, a través del programa No Mentirás, el Secretario Ejecutivo de esa institución, Juan Javier Zeballos, conocido periodista, ex corresponsal de Reuters durante muchos años. “Hemos hecho todo lo posible, hemos argumentado de toda manera, mostrando los peligros que esta ley representa para la libertad no solamente nuestra sino de la sociedad boliviana como un todo”, dijo Zeballos.

El hecho no tiene precedentes en la prensa mundial. Ha habido  páginas con espacios en blanco, expresión de la censura que había en Brasil en la década de 1970, y recientemente en Venezuela, pero nunca ví ni jamás supe de páginas en blanco con la impresión de una sola frase para expresar el drama en el que está envuelta la prensa.

Los dirigentes de esa organización y de los gremios de la prensa dijeron que habían hecho cuantos esfuerzos les fueron permitidos para mostrar al gobierno que esa ley, de la forma en que está propuesta, es una guillotina sobre el cuello de la libertad de expresarse libremente. Lo dijeron también esa noche los periodistas en huelga de hambre en Santa Cruz (siete en total), mientras medidas semejantes eran anunciadas entre los periodistas de Tarija y Sucre.

El martes, el nuevo y repentino presidente de la Comisión de Constitución y Justicia del Senado, Eugenio Rojas, reapareció como invitado por el mismo programa esta noche. Allí había estdo la noche del martes. Esta vez tenía a su lado al presidente de Confederación de Ayllus y Markas del Kollasuyo, el mallku Rafael Quispe.

Al escribir esta entrada, el camino parecía abierto para nuevos acontecimientos.

La presentadora Sisi Añez,  mostró las portadas de los diarios de mañana al senador, quien esta noche se mostró menos callado y procuró dar un peso argumental a su intervención. Sin embargo, divagó gran  parte del tiempo. “Están en su derecho. Ellos son dueños de los medios y pueden decidir lo que van a poner”, dijo. “Los medios confunden. Dicen que no  hay libertad y  hay libertad…”

El dirigente Quispe ingresó al ruedo y dijo que el gobierno no respetaba la CPE pues cualquier medida legislativa debía ser previamente consultada con los pueblos indígenas. Leyó el artículo 15 de la CPE y consideró que la frase que traerán los diarios era una forma de expresar descontento. “Pediré a la Asamblea Legislativa que escuche al pueblo”, dijo. “El tema de fondo es acallar a los hermanos que pensamos distinto…quieren imponernos un comunismo cerrado, desde que Fidel Castro dijo que el comunismo está en decadencia”. Luego dijo algo que debe haber hecho pensar a muchos que lo escuchaban: la mayor discriminación la practica el Estado, cuando por peso o estatura no permite que campesinos ingresen a la policía o al ejército. Y prosiguió: ¿Acaso tenemos seguro de salud? Al campo nos envían médicos aprendices. Cuando hablamos la verdad nos dicen que somos de USAID, que somos de derecha…Este no es el proceso que habíamos buscado.

La presentadora mostró imágenes de trabajadores del periódico La Razón quienes, en la calle y todos vistiendo camisas rojas, gritaban contra la discriminación. “Contra el racismo sí; contra la prensa no”, era el estribillo que repetían. De esa manera quería enfatizar que los periodistas no estaban contra la ley en su conjunto sino en los aspectos susceptibles de vulnerar la libertad de prensa y de expresión.

Al lado de la presentadora estaba el secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Prensa de Tarija, Marcelino Arredondo, quien lanzó una pregunta pesada: ¿Seguirán degollando perros? El senador no respondió. Pero destacó que la discriminación se manifiesta de varias maneras, inclusive en las entrevistas de trabajo y otorgación de empleo. Cuando se solicita una secretaria, dijo, por ejemplo, se habla de “buena presencia”.

Arredondo subrayó que los periodistas estaban en huelga y promovían marchas en actitud de conciencia, no porque los dueños lo impusieran, como había sugerido el senador. En Santa Cruz, para ese momento, dos diarios –El  Sol y El Día- habían colocado pancartas en la pared de la pared del edificio donde se lleva a cabo el ayuno. El periodista tarijeño dijo que en su ciudad los periodistas planean realizar el jueves una marcha con la máxima concurrencia, al igual que los de la Federación de Santa Cruz.

El senador desdeñó las críticas a la ley asegurando que se trataba de mejorar a Bolivia. “De aquí a cuatro o cinco años lo veremos”, dijo.