Día: agosto 12, 2010

Potosí y Oruro: Al rojo vivo

Posted on Actualizado enn

Actualización: No hay diálogo mientras el Presidente Morales no presida reunión en Sucre

Ministros del gobierno, encabezados por el de Autonomías, Carlos Romero, intentaron dar inicio a las reuniones de Sucre y llegaron a proponer tres comisiones: limítrofes, Karachipampa e infraestructura. No lo consiguieron. Los delegados potosinos, con  Celestino Condori a la cabeza, dijeron que no habría tal diálogo mientras no apareciese en la reunión el presidente Morales para escucharlos. No apareció. Canal 7 transmitió durante unas dos horas los forcejeos verbales entre los ministros y los delegados, que se turnaron para hablar: reprocharon duramente a los ministros; les dijeron que eran derechistas y que no le decían la verdad a su presidente. Condori les dijo que les hablaba con “la rabia y la decepción de mi pueblo” y agregó: “…una autoridad no debe tener miedo”. Otro dirigente potosino les dijo que ellos exigían la presencia del presidente siguiendo las enseñanzas que él les había impartido durante los bloqueos que realizaban contra los “gobiernos neoliberales”: forzarlos a discutir en el lugar del conflicto. El más sereno y más articulado de los ministros -Romero- fue el más abucheado. Les recordó a los delegados que ninguno de los ministros era de la derecha y que la huelga general indefinida era una medida confrontacional y conspirativa. Y refregó algo que ciertamente no fue del agrado potosino:  Quiénes los apoyan públicamente? Los comités  cívicos de Santa Cruz y de Tarija. “No somos sus enemigos”, exclamó. Les recordó que  los ministros trabajaban 15 horas al día, siete días de la semana, 30 días al mes y 365 días al año y con salarios reducidos para cumplir objetivos para el pueblo que eligió al gobierno . Los dirigentes, que formaban un grupo de unas doscientas personas, no se inmutaron y le preguntaron reiteradamente: Cuándo vendrá Evo?  Ellos mismos se dieron la respuesta y anunciaron que permanecerán en el local donde se desarrollaba el encuentro -en el que también había una delegación orureña- en huelga de hambre hasta que llegue el presidente. Es decir, de la anunciada reunión salió un nuevo piquete de huelga de hambre.

Hablaba Condori y replicaba algunas afirmaciones de los ministros, cuando la TV Boliviana suspendió sus transmisiones anunciando que el diálogo había comenzado. No era cierto. Por lo menos en ese momento, no había diálogo pues los potosinos insistían que el presidente se hiciese presente. Y cuando menos hasta entonces, las imágenes de la TV habían sido una plataforma valiosa para los líderes potosinos, que proyectaban hacia el país -pues otros canales tomaban la imagen y el sonido del canal oficial- las posiciones de su departamento y zarandeaban verbalmente a los ministros que los soportaban estoicamente. Otros veces, en tiempo de elecciones, iban a Potosí tres y cuatro veces por semana, dijeron a sus interlocutores.

La situación no era halagueña para nadie. Parecía que el nudo gordiano a cortar en el encuentro era sólo la presencia del presidente Morales. A partir de ahí, todo podría encaminarse. O descarrilarse del todo.

Los delegados de Oruro observaron, prudentemente, en silencio, el ajetreo.

-0-

En Potosí, los gritos y denuestos contra el presidente Evo Morales subieron de tono este jueves, mientras en Oruro la gente empezó a fastidiarse con  la persistencia del conflicto y sus dirigentes cívicos dieron plazo hasta el domingo para que el gobierno lo resuelva…ratificando las posiciones orureñas en la región. La actitud de los dirigentes cívicos de Oruro puso en evidencia el dilema en que se encuentra el presidente y para el cual no aparece una salida inmediata. Las huelgas de hambre pululan en la Villa Imperial y en Santa Cruz (al son de guitarras y del huayño “Potosino Soy”), al igual que en Cochabamba y La Paz. En Cochabamba el ex vocero presidencial Alex contreras anunció que también se sumaría al ayuno, a favor de Potosí, su departamento natal (Radio Fides).

Oruro no tiene todavía quién le ayune, por lo menos fuera de su capital, pero sus dirigentes escuchados por los canales de TV se mostraron seguros de poder demostrar que la zona en disputa, al parecer rica en minerales y roca caliza, pertenece a su departamento, que está en “emergencia”.

El presidente Evo Morales por fin, en el décimo sexto día de bloqueos y de huelgas de hambre con más de 2.000 participantes en Potosí, habló y acusó al MNR, al MIR, UCS y a sus enemigos políticos incrustados en movimientos cívicos, de haber promovido el movimiento. “Una reivindicación se convierte en conspiración contra este proceso” que él encabeza, dijo. “Qué culpa tiene el Evo de estas diferencias limítrofes… Probablemente vienen desde hace 185 años”, dijo. “Lo que quieren es desgastar al Evo Morales como sea”.

Entretanto, una comisión de dirigentes potosinos en unas cuarenta movilidades (Cadena A) llegaba a Sucre paran reunirse con el presidente y ministros del gobierno. Pero la reunión parecía herida de muerte pues los potosinos exigían la presencia del Primer Mandatario, que al cerrar la noche del jueves no aparecía en la capital. Celestino Condori, el principal dirigente cívico, tuvo dificultades en salir ante la presión de la multitud, ante la que, al final, aseguró que todos los delegados retornarían a Potosí si el presidente Morales no se hacía presente en Sucre.  Es posibilidad estaba muy distante y el conflicto sólo parecía crecer.