Potosí: Décimo día

Posted on Actualizado enn

Al cumplirse el décimo día de  movilización, huelga general y bloqueo de caminos en el departamento de Potosí  crece entre los potosinos la sensación de que el gobierno del presidente más votado por ese departamento no le presta oídos y lo ignora. No se ha sentido ningún contrapeso capaz de desmentir esa convicción o cuando menos de aminorarla. En Potosí no aparece el gobierno nacional en ninguna parte.  Eso puede ser fatal para el respaldo casi unánime del que el gobierno gozaba en la región que sostuvo a Bolivia (y a la corona española)  durante siglos. De una u otra manera, todos los demás departamentos están observando atentamente lo que ocurre en Potosí.

La magnitud del problema que el gobierno tiene al frente fue dramatizada por el Ministro de Autonomías, Carlos Romero, al anunciar que «Oruro también está en emergencia». El ministro negocia hasta ahora sin interlocutor, como un actor sin público desde los albores del conflicto. Lo menos que podía esperarse en estos días de aniversario patrio era un conflicto de la magnitud que ahora enfrenta a dos departamentos.

Romero reiteró su iniciativa para reunir en Sucre a los dos departamentos. Fue la enésima vez que pidió a los dirigentes potosinos trasladarse hasta la capital constitucional para discutir con sus pares orureños los problemas limítrofes departamentales y otros que han dado lugar al conflicto. El pedido de negociar continuaba cayendo en saco roto también por enésima vez.

El presidente Evo Morales también reiteró su silencio en torno al problema. No había  dicho una sola palabra pública hasta pasada la medianoche de sábado para domingo pese a haber hablado de casi todo estos días, desde que volvió del exterior donde recibió un doctorado Honoris Causa. Los sociólogos y los historiadores tendrán un problema por descifrar cuando les toque abordar este problema en particular y dar luces a su audiencia sobre lo que ocurrió en Potosí entre fines de julio y agosto de 2010. Por qué?  Una realidad es que han pasado demasiados días, entre ellos la fiesta cívica nacional, y el problema no se ha apaciguado. A estas alturas, será difícil un arreglo que devuelva  rápidamente la armonía de Potosí con el gobierno y el departamento vecino y la restablezca en los niveles previos al conflicto.

Un hecho importante es que el movimiento potosino está ahora encabezado por su gobernador,  Félix González Bernal, quien está en huelga de hambre y ha dicho que ha cortado la comunicación con sus colegas de partido, el Movimiento al Socialismo, pues siente que lo han abandonado.

Ahora se puede afirmar que todo Potosí está levantado. Hay entre 200 y 300 personas en ayuno en más de 30 piquetes en la Villa Imperial, según los informes que llegan de Potosí. Al bloqueo de caminos se agrega la toma y cierre del aeródromo (Potosí sólo tiene eso), lo que agrava la situación de un número determinado de turistas, que no consiguen salir de la ciudad bloqueada. El grado de tensión al que se ha llegado no había ocurrido en los últimos cinco años. El diario La Patria, de Oruro, destacó en su principal titular del sábado que los festejos del Dia de la Patria habían resultado amargos ante la inclusión de Bolivia por parte de Estados Unidos entre los países que no cooperan o cooperan mínimamente en la lucha contra el narcotráfico y por causa del conflicto en Potosí.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.