Día: julio 30, 2010

El Top Secret no fortalece a la superpotencia

Posted on

La entrega más reciente de la Columna Global de Ted Córdova-Claure:

Havelock,USA – Pese haber creado una monstruosa burocracia de inteligencia y contraespionaje desde la administración de George Bush, no se puede afirmar que la superpotencia esté ganando la guerra global contra el terrorismo islámico.

Top Secret Americ fue el título de un reportaje de periodismo investigativo de The Washinton Post que tomó dos años. El reportaje, firmado por la laureada periodista Dana Friese y William M. Arkin, un columnista especializado en trabajos en profundidad, explica algunas de las tareas puestas en marcha después del ataque terrorista a las torres gemelas de Nueva York el 11 de septiembre del 2001.

A partir de entonces y con la mira de proteger a EE.UU de otro ataque se comenzó a ensamblar una formidable y pluri-billionaria maquinaria de inteligencia e investigación global guiada desde Washington y se contrató  a más de cien empresas especializadas en seguridad, transportes o telecomunicaciones.

El reportaje del Washington Post informa que tras el ataque fueron contratadas más de 850.000 personas y que actualmente trabajan 1.271 organizaciones gubernamentales y casi 2.000 compañías privadas especializadas en programas antiterroristas, seguridad nacional y espionaje en unos 10.000 lugares a lo largo y ancho de los Estados Unidos.

Sólo en Washington y sus alrededores, han sido construidos o están en construcción más de 30 complejos para espionaje “top secret”y ocupan el equivalente a tres pentágonos, dice la publicación. Para esta compleja y gigantesca operación fueron contratados miles de agentes traductores de lenguas y de dialectos árabes y analistas de la historia del Oriente Medio. En la lista de contrataciones figuran firmas de transporte, seguridad, soldados y expertos en tecnologías modernas de comunicación.

Con todo,  hay expertos que afirman que la superpotencia no es más segura. Continúan las “guerras sociales”, el narcotráfico y sus ramificaciones. El terrorismo islámico continúa con su guerra encarnizada en Irak. La guerra contra el talibán no se está ganando. Pero los políticos en Washington, incluyendo al presidente Obama, no lo admiten. Es top secret.

TEDDYCORDOVA@GMAIL.COM

www.tedcor.wordpress.com