Día: julio 25, 2010

Jornada de vigilia-Exito relativo

Posted on Actualizado enn

Actualización

La jornada del lunes fue intensa y de final relativamente feliz  para la libertad de prensa. Ante la firmeza  del periodista, cubierto sólo  por la fuerza moral de la movilización de los hombres de prensa en Bolivia y en muchas otras latitudes que estuvieron atentos a lo que acontecía en La Paz, los jueces dejaron retornar a Santa Cruz a José Pomacusi, el director de Poder y Placer y del popular programa televisivo No Mentirás. Al parecer quedó libre de cargos. El fiscal Marcelo Soza  se vio por primera vez con un ejército pacífico de hombres de prensa que en todo el país consideraban que en la audiencia había puesto en juego la libertad de movimiento y decisión de una profesión difícil y sacrificada, que por sus características suele entrar con frecuencia en colisión con el poder.

El periodista dijo que había explicado a la juez y al fiscal que su presencia en La Torre se debía a razones puramente profesionales, pues debía escuchar y ver la presentación de encuestas preparadas por firmas serias y conocidas en Bolivia y otros países. Uno de los acusados por el fiscal había dicho que vio a Pomacusi en una de las reuniones de La Torre donde, según el gobierno, se tramaba apoyo a una supuesta actividad magnicida, terrorista y separatista. Pomacusi informó a sus colegas, al concluir la audiencia, que por lo que él sabía había asistido a reniones en una casa de campaña en favor de la autonomía departamental y que cumplía exclusivamente una tarea profesional. También dijo que uno de los fiscales lo había interrogado por los titulares y contenido de algunos artículos en la revista. Que los fiscales interroguen a periodistas por los titulares y contenido de los trabajos que realizan no es normal en ninguna parte del mundo, pues puede representar una actitud intimidatoria para la libertad de prensa y un intento de acallar las voces críticas.

Esa preocupación la expresó la legión de colegas que acompañó a Pomacusi. Pedro Rivero, de El Deber, subrayó ante las cámaras y micrófonos de los reporteros que en los periodistas quedaba la impresión de que se había tratado de una forma de intimidación a los hombres de prensa. Por qué se tiene que indagar sobre titulares y contenido? Para eso hay una Ley de Prensa y tribunales de ética a los que quienes se sientan afectados pueden recurrir, dijo ante las cámaras en la fiscalía paceña. Marco Dipp, presidente de la ANP, que agrupa a casi veinte publicaciones impresas bolivianas, dijo que el fiscal se había salido del marco de la investigación. Y Juan Javier Zeballos, también director de la la entidad, subrayó que la convocatoria y las indagaciones sobre titulares y contenido suponían un quebrantamiento de la libertad de expresión y que, por lo demás, hay instancias dentro de la misma oprensa -los tribunales de ética y de honor- para recurrir legalmente.

Ha quedado abierta una cuenta: la de las fatigas, las angustias familiares del periodista. Es una cuenta abierta que no se podrá cuantificar.

=0=

Este lunes los periodistas volverán a estar de vigilia en todo el país, a la espera de la voluntad del fiscal Marcelo Soza en torno al colega José Pomacusi, cuyo delito, en los ojos del fiscal, fue haber asistido a reuniones informativas en La Torre, el lugar de Santa Cruz visto por las autoridades como sinónimo de conspiración, separatismo y propósitos magnicidas.

Pomacusi irá a la sede del gobierno con dinero de su propio bolsillo, como todos los que deben ir a La Paz dentro del extenuante proceso llamado “caso hotel Las Américas”. Esta vez irá precedido por una cadena de pronunciamientos de todas las organizaciones periodísticas que defienden la libertad de prensa. La Asociación Nacional de la Prensa ha reclamado solamente justicia real para su afiliado, director de la revista Poder y Placer. La mayoría de los diarios ha escrito contrariada por la orientación de apariencia ciega que el fiscal otorga a las investigaciones que vuelve sospechoso a toda persona que de una forma u otra tuvo alguna relación con el supuesto grupo de Eduardo Rózsa o entidades en las que estuvo presente. Y la Asociación de Periodistas de Santa Cruz se ha declarado en alerta ante lo que pueda ocurrir hoy, que considera una manera de amedrentar a la prensa.
Imagínense si el periodista hubiese entrevistado a Rózsa en esos días. La jornada estará marcada por la incertidumbre para los que buscan informar al país.

Un “bolivianista” ganador del Maria Moors Cabot

Posted on Actualizado enn

Acabo de recibir la noticia de que Norman Gall, un eximio “bolivianista”, recibió en Nueva York hace pocos días el Maria Moors Cabot Prize por su excelsa labor como periodista en América Latina. Bolivia ha sido uno de los focos de atención de Gall, director del Fernand Braudel Institute of World Economics, con sede en Sao Paulo (www.braudel.org.br). Como periodista y economista, Gall se ha distinguido a  lo largo de 50 años de carrera por la seriedad y profundidad de sus trabajos, reconocidos en gran parte de los medios académicos del continente.   Es uno de los investigadores más serios que he conocido. En Bolivia tiene muchos amigos, desde los tiempos en que empezó a investigar temas de la industria minera, en la década de 1970, y, años después, el fenómeno de El Alto, como motor de un capitalismo indígena entonces todavía incipiente.

Al anunciar el premio,  uno de los de mayor prestigio en el universo periodístico (en Bolivia sólo recuerdo en este momento a un periodista que lo recibió: Huáscar Cajías, el director fundador de “Presencia”) el directorio de la Escuela de Post-Grado de la Universidad de Columbia, destacó:

“La trayectoria de Norman Gall a lo largo de medio siglo de reportajes, análisis y comentarios sobre las Américas, no tiene paralelo en su amplitud, alcance y calidad. Esculpió su periodismo desde Nueva York, donde nació, hasta San Juan y Caracas (y Bolivia) hasta en su metrópolis adoptiva Sao Paulo, donde vive desde 1977. Gall va allende los titulares para buscar las tendencias políticas, económicas y sociales subyacentes y las fuerzas que configuran los acontecimientos que acaban en las primeras páginas. En sus escritos percibía la devastación de la región amazónica en la década de 1970, las vulnerabilidades del monolítico PRI mexicano en la de 1980 y, más recientemente, la naturaleza autoritaria del proyecto boliviariano de Hugo Chávez y las debilidades institucionales puestas al descubierto en Brasil con un mayúsculo escándalo de corrupción que sacudió al gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva en 2005. Los trabajos de Gall han sido publicados en los más respetables y más influyentes diarios y revistas en Estados Unidos, América Latina y Europa.   En la última década, unió al mundo periodístico y la investigación a fondo al fundar el instituto Fernand Braudel , en el que escribe y publica en impresos y on-line informes en profundidad sobre temas claves que son frecuentemente citados o plenamente reproducidos por diarios en la región”.