Día: julio 9, 2010

Incluir el rio Lauca en la Agenda

Posted on Actualizado enn

El diplomático Ramiro Prudencio Lizón ha escrito un artículo que aquí reproducimos con plena autorización. Trata del Lauca, una de las heridas que aún no restañan en las difíciles relaciones entre Bolivia y Chile desde la guerra de 1879. Prudencio propone colocar el tema del Lauca en la agenda que el gobierno asegura que guía la relación de Bolivia con nuestro vecino, en vista que el tema de mar con soberanía ha sido eliminado por Chile. Dice el diplomático:

-0-

Como se tiene conocimiento, existen trece puntos en la Agenda bilateral boliviano-chilena que se tratarían en la Comisión de Consultas Políticas que se llevará a cabo en La Paz, los días 12 y 13 del mes en curso, entre ellos, el problema marítimo boliviano.

Pero sorprendentemente, el presidente Piñera ha manifestado  que su gobierno no negociaría la cuestión marítima con soberanía.  Es decir, reduciría ese tema a buscar mayores facilidades de tránsito, mediante quizás la concesión de alguna zona franca.

Ante este retroceso, que determina en concreto la eliminación del punto 6º relativo al mar,  sería conveniente que éste sea reemplazado por otro referido al problema del río Lauca ya que Bolivia no puede perderlo todo.

Cabe recordar que el Lauca es un río internacional de curso sucesivo que nace en las ciénagas de Parinacota, en Chile, y luego pasa a Bolivia, donde recorre unos 150 kilómetros hasta desembocar en el lago Coipasa.

Pues bien, el día 14 de abril de 1962, el presidente chileno Jorge Alessandri ordenó la apertura de las esclusas de la obra de derivación, para que escurran las aguas del Lauca hacia el valle de Azapa, en Arica.  Nuestro país respondió ante este acto con la ruptura de relaciones diplomáticas y con una queja a la OEA, destacando la existencia de una “amenaza de agresión a su integridad territorial por parte del Gobierno de Chile”.

Pese a que la OEA emitió una resolución al respecto, el gobierno boliviano de la época consideró que el organismo interamericano no había apoyado plenamente a Bolivia y decidió suspender su asistencia al Consejo de la OEA y a los organismos de ese sistema.  Dos años después, nuestro país retornó al seno de la organización, pero el problema del Lauca quedó archivado.

Han pasado 48 años de esos tristes sucesos.  Y en esos largos años, poco se conversó sobre el asunto.   Primeramente se efectuó una gestión ante el presidente Frei Montalva, y luego otra ante Allende.  En ellas se vio la posibilidad de conformar una comisión mixta técnica encargada de estudiar  cuánta agua utilizaba Chile del Lauca.  Si sobrepasaba el 50%, el resto lo compensaría económicamente.  En cuanto al gobierno del general Pinochet,  se puede decir que el tema del río Lauca quedó incluido en la negociación iniciada en Charaña para solucionar el problema marítimo nacional.  Entonces dicho  gobierno propuso ceder un corredor al norte de Arica con una compensación territorial.  Pero además agregó otras tres condiciones: 1) Desmilitarización del Corredor;  2) Compensación territorial por el mar adyacente al Corredor; y,  3) Aceptación de la utilización chilena de todas las aguas del río Lauca que nacieran en su territorio.

Pero Bolivia rechazó estas condiciones adicionales, las mal llamadas “tres aristas”; señalando que la compensación territorial era ya demasiado sacrificio.  Ante ello  se determinó que la cuestión del río Lauca sería tratada en forma separada.  Lamentablemente, luego vino la ruptura de relaciones diplomáticas, en marzo de 1978, y tanto el asunto marítimo como el del río Lauca quedaron  sepultados.

Con posterioridad a la negociación de Charaña,  Bolivia continuó insistiendo en negociar sobre el problema marítimo, pero nunca más habló del Lauca. Como nuestro país ya no planteó dicho tema, ni en negociación directa ni  mediante un organismo internacional, Chile consideró que ello le daba derecho  a usar no sólo el porcentaje desviado inicialmente, sino mucho más.  Posiblemente ahora aprovecha más del 90% de las aguas del Lauca.

Al haberse retirado en la realidad el problema marítimo de la Agenda de nuestras relaciones con Chile, es deber de nuestro Gobierno incluir por lo menos en ella, la actual situación del río Lauca, porque nuestro país no puede ni debe permitir que prosiga este irregular estado sin recibir una adecuada compensación.

La salud del presidente

Posted on Actualizado enn

El presidente Evo Morales está con problemas estomacales desde el miércoles, cuando por primera  vez corrió la información. No se conocen los detalles del malestar y es extraño que los medios no se hayan preocupado por hacer mayores averiguaciones. En otra oportunidad dije que la salud de un Primer Mandatario es una noticia de importancia primaria y que toda la sociedad debe estar enterada. Esta vez ha habido anuncios oficiales, sin pormenores, y la prensa no ha desarrollado la noticia para ofrecer al público un informe completo. ¿Quién puede descifrar el término “malestar estomacal”? Puede significar muchas cosas, desde un simple aflojamiento del estómago hasta una constipación o muchas otras cosas.  ¿Qué dicen los médicos del Sr. Presidente?

El Mundo trajo la noticia escuetamente ayer, jueves, pero en vano procuré mayores detalles en la edición de hoy.