Mes: junio 2010

“Los mataron como animales”

Posted on Actualizado enn

Las viudas de los cuatro policías asesinados por “comunarios” de los ayllus de Potosí  recogieron este viernes los cadáveres y reclamaron en un solo grito: Justicia. Y desde el dolor profundo que sentían reclamaron porque no recibieron ayuda de nadie,  ni del gobierno ni de la Presidencia del Estado Plurinacional.  Este crimen monstruoso será recordado como una marca indeleble en la historia contemporánea de Bolivia. No se sabe si habrá alguna acción de la justicia que se conoce en todo el mundo, salvo en esos “nichos” que la practican a su manera y en la forma más salvaje.

En la versión reprisada de PAT, via el programa No Mentirás, una de las viudas exclamó: “Los mataron como animales”. Estaba en el velorio que se organizó en Oruro para las víctimas de la llamada “justicia comunitaria”. Ella y las otras tres viudas dijeron que sólo lograron la entrega de los restos cuando tras firmar un documento con una serie de “garantías” para los asesinos, entre ellos no abrir ningún juicio ante la justicia ordinaria. Cuando los restos fueron llevados a la morgue de Oruro, unas decenas de personas se reunieron frente al local exigiendo castigo para los asesinos.

Los diarios traerán los informes forenses sobre el estado de los cadáveres que dirán cómo fueron asesinados, incluso cuándo y en qué orden ocurrió el cuádruple crimen. Uno de los asesinados tenía sólo 20 años. Espero poder compartir en este blog aquellos informes.

Con la entrega de los cadáveres acabó un primer capítulo de esta tragedia, que comenzó hace trece días. Lo que venga ahora pondrá a prueba la sinceridad de quienes aseguran que en Bolivia se practica la justicia.

Negociaciones sin mar

Posted on

Con autorización del autor, registro el siguiente artículo. El Dr. Prudencio es un agudo conocedor del tema y vale la pena leer el comentario que sigue:

Cual nuevo flamante internacionalista, el general Freddy Bersatti, ex Cónsul General en Chile y actual senador, ha efectuado comentarios determinantes sobre la marcha de las conversaciones que el gobierno de Evo Morales lleva a cabo con Chile tanto sobre la cuestión marítima nacional como sobre las aguas del Silala.

Respecto al primer problema, el general Bersatti se atreve a manifestar que “por negociaciones no vamos a recuperar el territorio (marítimo)”.  No sé si él piensa que sólo con una guerra se obtendría una costa con soberanía.  Y luego señala que se está trabajando para lograr una reintegración marítima y que se está avanzando mucho en ella.

¿Qué entiende Bersatti por reintegración marítima?  El mismo lo aclara: “implica hacer uso del mar como lo tiene Uruguay, como lo tiene Argentina, queremos tener el mar en esas mismas condiciones”.  Al respecto, pareciera que el general no conociese lo obtenido por esos países en Chile.  En primer lugar, el Uruguay casi no utiliza los puertos chilenos.  Y en cuanto a la República Argentina, este país los emplea para importar mercancías del extremo oriente, pero en condiciones inferiores a las que tiene Bolivia por los puertos de Arica y Antofagasta ya que tiene que pagar por el almacenaje.

Es indudable que Bersatti se contentaría con una simple zona franca.  Pero Chile ya ofreció varias de ellas, una muy importante en el puerto de Patillos, pero nunca mencionó que eso significaría la solución del tema marítimo.

Al leer los comentarios del general Bersatti sobre nuestro más delicado problema con el país trasandino, da la impresión de que él fuese el portavoz de la posición chilena.  Por ello, quizás sea innecesario que Chile envíe un nuevo cónsul general para apoyar su posición ya que Bersatti  está realizando eficazmente ese trabajo.

Haciendo un recuerdo de nuestra historia, algo parecido sucedió en el siglo diecinueve, aunque al revés, cuando el presidente Melgarejo nombró embajador (Ministro Plenipotenciario) de Bolivia en Chile, a don Aniceto Vergara Albano, quien hasta ese momento lo era de Chile en Bolivia.  Pero, naturalmente, Vergara Albano siempre se preocupó primero de su país antes que del nuestro.

Evidentemente, no creemos que el general Bersatti esté al servicio de Chile. Es un pundonoroso militar y estamos seguros que su mayor anhelo es defender los intereses de nuestra nación.  Pero, lamentablemente, tiene una supina ignorancia de la posición tradicional boliviana sobre el tema en cuestión.  Posiblemente, cuando estuvo en misión en Santiago, trató de obtener información de nuestra Cancillería y no la habrá recibido porque en ella ya nadie conoce la historia de nuestras relaciones con Chile.  El régimen actual se ha esmerado por despedir a todos los antiguos funcionarios, quedando los actuales casi en pañales en lo que respecta a la política exterior del país.

Es menester que tanto Bersatti como nuestra Cancillería tengan presente que existe una solución concertada con Chile en base a la cesión a Bolivia de un corredor al norte de Arica, con continuidad territorial desde nuestro país hasta la costa.  Esa solución fue aceptada por Chile en las negociaciones llevadas a cabo en 1950, 1975 y 1987.

De esas negociaciones, se debe destacar sobre todo la de 1975, ya que mediante  nota de 19 diciembre de dicho año, Chile hizo el ofrecimiento oficial de entrega del corredor al norte de Arica con total dominio.  Además, hasta el año 2005, los gobiernos chilenos que se sucedieron siempre han reiterado su oferta del citado corredor.  Sólo el gobierno de la señora Bachelet cambió de rumbo y ello se debió porque hubo una fuerte reacción adversa en el pueblo chileno cuando se conoció en ese país el nuevo contrato de venta de gas boliviano a Argentina, donde se reitera insensatamente la cláusula de la “molécula de gas”, es decir que Argentina continúe comprometiéndose a no vender gas boliviano a Chile.

Si por un asunto tan circunstancial como es el caso de la “molécula de gas” Chile ahora desconoce sus compromisos sobre el corredor al norte de Arica, es muy triste que el actual gobierno de Evo Morales decida aceptar esta nueva posición chilena y romper con ello toda una trayectoria política de más de cien años de lucha por alcanzar al mar con plena soberanía.

Acosado por el fantasma del narcotráfico

Posted on Actualizado enn

Columna Global por Ted Cordova-Claure
Havelock, USA- El folclórico presidente indígena de Bolivia se siente acosado por el narcotráfico y pide ayuda para enfrentarlo. Lo paradójico  es que toda su vida política la hizo en torno a su vinculación con la planta de coca, materia prima de uno de los más difundidos y nocivos alcaloides del planeta: la cocaína.
Pese a su vinculo con los cocales y consiguientemente su indirecta -o clandestina-, asociación con el narcotráfico, el presuntuoso Evo aspiraba al premio Nobel de la Paz y a liderar un movimiento ecologista global.
Su principal defensa ha sido acusar a EE.UU. como fuente principal del consumo y tráfico de drogas, y en eso no se equivoca el presidente boliviano. Pero ese argumento no lo salvará de su inexorable deterioro.
En los primeros días de junio, la prensa boliviana informó que el presidente Evo Morales vinculó a  Estados Unidos con el narcotráfico y no recibirá  en audiencia al secretario adjunto del Gobierno de ese país para Asuntos de Latinoamérica, Arturo Valenzuela, quien se reunió con el canciller David Choquehuanca, incompetente para el cargo y obsecuente seguidor de Morales, quien, además de sentirse rebasado por las mafias de la droga, sigue “acullicando’, masticando hojas de coca y extrayéndole con su saliva el nocivo clorhidrato, que según, estudios científicos, lleva al embrutecimiento y la decadencia física y mental. Evo, ladinamente,  busca el apoyo norteamericano para que lo ayude contra el narcotráfico, que ahora quiere dominarlo./BIP

nteddycordova@gmail.com
www.tedcor.wordpress.com

Petkoff y el PIB venezolano

Posted on Actualizado enn

El más reciente comentario de Teodoro Petkoff sobre el desdén del presidente Hugo Chávez hacia los porcentajes del Producto Interno Bruto, que de enero a marzo cayó el 5,8% en Venezuela, un descenso de una magnitud raras veces visto en el mundo:

Enterado de la brutal caída de la actividad económica en el primer trimestre de este año (5,8%) dijo el presidente, en uno de esos arranques de niño malcriado que a veces le dan, que a él no le importa Producto Interno Bruto. ¡Vaya frase desafortunada! Si Chacumbele cree que el PIB es apenas una cifra estadística bueno es que se vaya enterando de que el PIB es gente, la gente que habita este país. El PIB son trabajadores formales e informales; el PIB son empresarios pequeños, medianos y grandes; el PIB son campesinos y agricultores y ganaderos; el PIB son desempleados. En fin, ¿para qué seguir? Todo el mundo sabe lo que es el PIB, menos, al parecer, el presidente de la República.

Por eso no le importa si crece o decrece.

Pero ocurre que al PIB si le importa el gobierno. Al PIB si le importa saber si el gobierno trabaja para crear empleo o para provocar desempleo. Al PIB le importa mucho si el gobierno encarece el costo de la vida o si, por el contrario, protege el bolsillo de la gente, es decir del PIB. A este le importa saber si el gobierno maneja con prudencia la plata del país o si la despilfarra y, encima, no pocos de sus funcionarios se la roban.

Dijo alguno de los bufones de la corte que el precio del dólar no era asunto de romperse la cabeza porque 90% de los venezolanos no ha visto nunca en su vida un billete verde de los del Norte. Es posible que así sea. Sin embargo, ese venezolano que nunca ha visto un dólar ya está suficientemente enterado de que las caraotas o el arroz, el azúcar o la leche, y hasta la carne, vienen de otros países y que se pagan con esos dólares que él nunca ve y que cuando el precio del dólar sube hay que pagar más bolívares por dólar para comprar lo que se importa de afuera. Por tanto, ese venezolano que nunca ha visto un dólar pero que consume y sabe que su consumo forma parte del PIB, ya está bastante persuadido de que el alza en el costo de la vida, o sea, la inflación, la produce ese gobierno al cual no le importa el PIB.

El PIB, o sea la gente, ha oído demasiadas veces el cuento de los “especuladores” y sabe que ya es un disco rayado para tratar de excusar la ignorancia y la incapacidad de los gobernantes.

Al gobierno, es decir a Chacumbele, no le importa el PIB, pero el PIB sabe que si ese numerito que dice que la inversión descendió CASI 30% en este primer trimestre de 2010, eso explica porque de diciembre pasado a esta parte más de cien mil venezolanos (según dice el turco Eljuri, quien maneja los averages) perdieron el empleo. Dijo Chacumbele que a él no le importa que se caiga la producción de automóviles, mientras la agricultura crezca. Para empezar, la agricultura y la ganadería no están creciendo. Ya el PIB agropecuario ni siquiera entra en los registros del Banco Central, así estará de hundido. Pero, ¿no se le ocurre pensar que a los once mil trabajadores de las automotrices y sus familias, que son parte del PIB, sí les importa mucho que la producción de vehículos sea boyante? El PIB, contrariamente a lo que cree Chacumbele, no es estúpido, por eso está cada vez más bravo. Bravo con el gobierno, precisamente porque a este no le importa el PIB.