Día: abril 18, 2010

Recelos en Paraguay

Posted on Actualizado enn

Los países no son islas, aunque los gobiernos de algunos querrían que lo fueran. El Diario ABC de Asunción publicó el sábado un editorial de primera página sobre lo que denomina “armamentismo boliviano”. Algunos párrafos:

Bolivia se arma hasta los dientes en las barbas de Lugo

En recientes declaraciones a la prensa, el embajador ruso en La Paz, Leonid Goluvev, ratificó los términos del acuerdo convenido a principios de abril entre el presidente boliviano Evo Morales y el primer ministro ruso Vladimir Putin, sobre cooperación militar y comercial entre ambos países. El embajador confirmó que una delegación boliviana estará en Moscú próximamente para avanzar en los temas acordados en principio, que incluye un préstamo millonario para comprar aviones y misiles rusos. Rusia también ofreció a Bolivia la posibilidad de cooperar en el desarrollo de la energía atómica para supuestos “usos pacíficos”, así como para la explotación de uranio, entre otras cosas. Más allá de la indiferencia cómplice del presidente Lugo sobre la amenaza que el armamentismo boliviano pueda tener en la región, el mismo configura un claro peligro para nuestro país. En este escenario de manifiesta indiferencia gubernamental por la defensa nacional, lo que cabe es que el Congreso y la clase política dirigente –de todos los colores– su plan la peligrosa omisión del Ejecutivo ante la crisis en ciernes y fuercen un cambio de rumbo en la política de defensa nacional.

En recientes declaraciones a la prensa, el embajador ruso en La Paz, Leonid Golubev, ratificó los términos del acuerdo convenido a principios de abril, en Venezuela, entre el presidente boliviano Evo Morales y el primer ministro ruso Vladimir Putin, relativo a cooperación militar y comercial entre ambos países. El embajador ruso confirmó que una delegación boliviana estará en Moscú entre el 26 y 28 de abril próximos para avanzar en los temas en principio acordados entre ambos gobiernos: un préstamo de 150 millones de dólares para equipar y modernizar a las fuerzas armadas bolivianas, incluida la compra de aviones y de misiles tierra-aire para defensa aérea.

El embajador ruso manifestó sin ambages: “Nosotros no tenemos ningún miedo a Estados Unidos”, al tiempo de puntualizar que Bolivia es una “punta de lanza” para que su país tenga mayor influencia económica y política en América Latina, independientemente de lo que Estados Unidos pueda pensar al respecto. Reiteró que su país está en condiciones de atender la demanda de material bélico del ejército boliviano por la “simpatía” que tiene el gobierno de Dimitri Medvedev por el del presidente Evo Morales.

A más de apoyo militar, Rusia ha ofrecido a Bolivia la posibilidad de cooperar con ella en el desarrollo de la energía atómica para supuestos “usos pacíficos”, así como para la explotación de uranio. Además, se ha mostrado dispuesta a modernizar unos 16 aeropuertos y establecer un centro de mantenimiento regional de aeronaves de fabricación rusa, tanto militares como comerciales, al servicio de diferentes países de la región.