Día: abril 13, 2010

El ególatra

Posted on Actualizado enn

Un texto de Teodoro Petkoff, el político venezolano que, desde la izquierda radical, abrazó la democracia. Bajo el mismo título, fue publicado en el diario que dirige, Tal Cual, este lunes.

-0-

Chacumbele (*) decía el domingo que aquí no puede haber reconciliación con sus adversarios “porque no han cambiado”. Se refería a la Iglesia, a Fedecámaras, a los partidos políticos “viejos y nuevos”.

¡Hay que ser caradura, c…! Aquí el único que no ha cambiado es Hugo Chávez.

Sigue repitiendo su mismo discurso, echando los mismos cuentos, sobre todo, las mismas mentiras y cobas. Todos los sectores que mencionó ciñen sus conductas al texto constitucional, Chávez no.

Chávez ha hecho de la Constitución un trapo sucio, que viola cada vez que le da la gana.

Ninguno de esos sectores participa de políticas golpistas, Chávez sí. Sigue siendo el mismo golpista de 1992, empeñado en dar tintes épicos y revolucionarios a una triste asonada militar contra un gobierno democráticamente elegido. Ninguno de los actuales dirigentes de los sectores que mencionó tuvo nada que ver con el 11 de Abril. Pero Chávez continúa hablando igualito que entonces. No ha cambiado. La oposición ha participado en todos los procesos electorales.

Chávez no entiende la significación política de eso.

Manuel Rosales reconoció el triunfo de Chávez en 2006 y ante tamaño gesto político Chávez se hizo el loco. No cambia nunca.

Porque el único cambio que Chávez reconocería en sus adversarios es que estos lo apoyen. En su mollera autoritaria y autocrática no cabe la idea de que la gente tiene derecho a estar en desacuerdo con él. Pero para ese ególatra de librito eso es un delito. Para él, el derecho democrático a disentir no existe. Y menos aún si se trata de disentir de él. Por eso arremete con una rabia que no puede disimular contra Henri Falcón, contra el PPT, contra Luis Fuenmayor y sus acompañantes, no porque están en la oposición sino porque desde el chavismo reivindican una idea democrática y antiautoritaria de gobierno, es decir una idea totalmente contraria a lo que hace Chávez desde el gobierno. Eso lo saca de quicio

(*) Apodo con el que se refiere al presidente Hugo Chávez.