Argucias transandinas

Posted on Actualizado enn

Por su importancia, transcribo algunos conceptos de la carta de un amigo, versado en temas de relaciones exteriores.

-o-

“…es difícil creer que haya un “montón” de propuestas para invertir en Bolivia.  La única que hay es la de Gas Atacama. Y éste es un asunto muy obscuro, porque el presidente de YPFB declaró no tener conocimiento de ello.  Y lo seguro es que tampoco lo tenga el ministro de hidrocarburos.

Cabe la pregunta, ¿cómo se han contactado los agentes de esa empresa chilena con nuestro Presidente?  Es un misterio.  Pero se puede inferir que el contacto provino del gobierno chileno.  Mejor dicho, de la propia Bachelet.
Sabemos que los chilenos son duchos y han comprendido que no pueden fácilmente negociar el asunto del gas de Estado a Estado.  Hay mucha resistencia interna contra Chile.  Entonces, la Sra. Bachelet habría sugerido a Evo que este tema se tratara con una empresa privada.  De este modo, si éste fracasa, el gobierno chileno no perdería nada. 

Además, el asunto del pago de la deuda histórica del Silala también debe ser idea del gobierno Bachelet.  Porque a dicha empresa no se le habría ocurrido nunca meterse en ese entuerto.  Además, el gobierno de Chile, oficialmente, no puede pagar la mencionada deuda porque nuncar reconocerá que Bolivia sea dueña del 100% de las aguas del Silala.  Mientras que Gas Atacama puede pagar unos cien millones de dólares a Potosí y todos quedarían contentos.  Y así, el pueblo boliviano podría aceptar que la empresa chilena no sólo adquiera el gas nacional sino que se entremeta en las tierras chapacas o cambas.  (Y cuando una empresa chilena se mete en alguna parte no sale más de ella…)
Creo que es conveniente que se realicen mayores análisis de este delicado asunto. Lamentablemente perdimos la oportunidad de hacer un gran negocio con Chile en base a la concesión del puerto de Patillos para poder exportar el gas no sólo a ese país sino también a ultramar.  Ahora terminaremos por hacer un pésimo negocio con esa empresa privada. 

Así también obramos en el pasado.  Suscribimos un excelente tratado de paz en 1895, donde Chile nos garantizaba la concesión de una salida al mar.  Pero le pusimos tantas trabas que al final quedó anulado, y pronto Chile nos exigió un tratado sin puerto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .