Día: noviembre 16, 2009

Fracasos de Chávez

Posted on

Este es el más reciente comentario de Teodoro Petkoff sobre la política exterior del presidente Hugo Chávez, tomado de Tal Cual, el diario caraqueño que dirige, de su edición de hoy lunes.  Petkoff fue fundador del Movimiento al Socialismo (MAS), en Venezuela, a fines de la década de 1960, tras desencantarse del modelo soviético que aplastaba con la  fuerza de sus tanques las demandas de Europa Central por la autonomía política. Rompió con el PC venezolano después de la invasión soviética de Checoslovaquia, en abril de 1968.

-0-

 ‘El liderazgo interno de Chávez y su delirio de liderazgo continental van palo abajo’

Si en algún ámbito de la política se puede decir de Chávez que él mismito se está matando es en el internacional latinoamericano. No es que esté aislado, pero él hace todo por perder relevancia. No estará bailando en un ladrillito, pero es obvio que no es el rey de la sala, como él mismo y algunos de sus gobiernos clientes creyeron que podía ser.

Para empezar, Correa no le paró lo más mínimo al enfurruñamiento de su colega venezolano y acaba de restablecer relaciones diplomáticas con Colombia. Es lo que menos hubiera querido Chávez, en medio de la faramalla belicista que tiene armada con nuestro vecino occidental. Los hechos próximos dirán si el ecuatoriano está dispuesto a recuperar la sutil distancia que siempre trató de mantener respecto de Chávez, hasta que su propio conflicto con Colombia lo forzó a buscar el contexto del Alba, donde, hasta aquel momento, se había negado a inscribirse. En todo caso, el hiperlíder ya debe haber registrado que Correa es un aliado, pero con autonomía de vuelo.

En Argentina, las elecciones parlamentarias marcaron el principio del ocaso del proyecto Kirchner, el cual avanzará un poco más ahora en diciembre, cuando el parlamento entre en sesiones con su nueva correlación de fuerzas, contraria a la pareja de chulos que se han vivido a Chacumbele a placer. Puesto que la posibilidad de que el Señor K regrese a la presidencia luce bastante remota y la Señora K tendrá que calarse un congreso adverso, la relación especial que Chacumbele fabricó en Argentina comienza a desteñirse.

En Honduras, más allá del rechazo que merece el golpe militar ­no sólo por razones de principios sino por su absoluta falta de pertinencia política­, para Chacumbele el saldo es la pérdida de esa otra cabeza de playa que había logrado establecer en Centro América, donde también el gobierno izquierdista de Mauricio Funes, en El Salvador, se había deslindado tajantemente de él.

Chacumbele, quien pedía la intervención del imperio, fue complacido; éste no sólo se metió sino que lo lanzó al hombrillo, con todo y Alba.

Estos hechos, más la premonición que lo embarga de que en Chile, gane quien gane, no tendrá allí un presidente amistoso y que Lula ya le ganó la batalla del liderazgo, mientras que en Uruguay es poco probable que Pepe Mujica, si gana, como es probable, no va a alterar la sobria línea internacional de Tabaré Vásquez, explican, tanto como sus tribulaciones endógenas, la rabia que muestra por estos días Chacumbele en relación con Uribe y Colombia.

La razón que tuvo inicialmente al oponerse al acuerdo colombo-yanqui (en lo cual lo acompañamos en su momento), la perdió al hacer de tema tan delicado parte de su campaña electoral, con un lenguaje de matón que, en este particular, lo ha dejado bastante aislado. No sólo su liderazgo interno va palo abajo sino que el delirio que alguna vez alimentara, de un liderazgo continental, se evidencia ya claramente como lo que siempre fue: una espuma palabrera y vacía, sin más sostén que la chequera petrolera y una audacia tan chacumbélica como irresponsable.

Brasil tras su reciente apagón: ¿Y ahora?

Posted on

 Un análisis del diario Valor, de Sao Paulo, publicado este lunes, exhibe los aprietos energéticos del vecino gigante tras el apagón que ocurrió hace unos días y que puede llevar a Brasil a empeñarse en disminuir también su dependencia de la represa hidroeléctrica bi-nacional de Itaipú. Firmado por el periodista Sergio Leo, el trabajo empieza:

“Ni se soñaba con la posibilidad de un apagón enorme cuando los diplomáticos brasileños dijeron a Valor, en julio, que Brasil tendría que empezar a imaginarse un escenario de mayor dependencia de la energía de Itaipú. El contexto de esa previsión no era de apagón, sino de negociaciones para reducir el voltaje de los planteamientos paraguayos sobre la energía de la presa binacional. Se firmó un acuerdo en esa ocasión que, coincidentemente, debe tener un próximo capítulo estos días, cuando aún se discuten las causas del colapso energético de la semana pasada.”

“Las autoridades paraguayas han sido informadas que hasta mañana, tras una larga disputa burocrática en el gobierno brasileño, deben seguir rumbo al congreso las “notas reversales”

que oficializan el acuerdo suscripto en julio. Bajo ese acuerdo, Brasil triplicará el valor de la compensación que paga a Paraguay por el uso de la energía correspondiente a Paraguay y abre la posibilidad de permitir que el vecino venda directamente en el mercado libre de Brasil la energía a la que tiene derecho (actualmente, la mitad de la producción de Itaipú es vendida exclusivamente a Electrobrás”).

Agrega que los diplomáticos decían en julio que Brasil tiene que aceptar la idea de que la mitad de la energía que genera Itaipú es, por derecho, de Paraguay, pues posee las aguas que alimentan la usina. Evidentemente, la idea de renunciar a la enorme dependencia respecto a Itaipú, una de las fuentes más baratas de energía para Brasil, nunca tuvo gran acogida en el país, subraya Leao. Y luego comenta:

“Como ocurrió con el gas de Bolivia, Brasil necesitó de un evento traumático para percibir que no conviene confiar en exceso en una sola fuente para cubrir ciertas necesidades energéticas. Casi el 20% de la energía que consume Brasil viene de Itaipú y, por lo visto la semana pasada, la interrupción del suministro, sea por problemas de generación, sea por corte de transmisión, puede paralizar el país y chamuscar al gobierno de turno.

Los problemas boliviano y paraguayo son diferentes, claro. En caso de Bolivia, se vio que el combustible entregado por el vecino país podría ser suspendido o perjudicado por acciones de su gobierno. Petrobrás aceleró un plan de autosuficiencia y hoy el problema boliviano es de baja demanda de gas por parte de Brasil, que salió ganando con la crisis. En el caso paraguayo, el gobierno vecino no representa ni representó una amenaza, pero el apagón expuso una fragilidad en la red eléctrica brasileña.”

Paraguay dice que el apagón, sufrido por los dos países, fue por problemas de transmisión. Además, no cree que Brasil vaya a reducir su dependencia de Itaipú, por su creciente demanda de energía para apoyar el desarrollo veloz de su economía. Propone, más bien, unificar las redes energéticas de los dos países para permitir su uso mejor. Por de pronto, el presidente Fernando Lugo parece haber cumplido su promesa electoral: conseguir un mayor pago de Brasil por la energía de Itaipú. Ahora quiere que se le permita vender a terceros países. El deseo se traba con la falta  de líneas de transmisión y por la prohibición expresa del acuerdo de Itaipú. El presidente Lula da Silva ha admitido, como parte del acuerdo de julio, discutir esta prohibición, subraya Valor. Y enseguida advierte:

“Los problemas de Paraguay no se resolverán con más dinero de la venta de energía. Necesita pasar por una difícil e imprevisible modernización institucional, capaz de garantizar estabilidad a los potenciales inversionistas. Ante ese desafío, la energía barata de Itaipú es un buen activo para atraer inversiones y permitir el avance económico del vecino país, que, de otra forma, amenaza con volverse una fuente creciente de exportación de problemas al Brasil, desde el tráfico hasta la emigración.”

Concluye: “El choque con la realidad que trajo el apagón puede, tal vez, facilitar discusiones que tengan como ingrediente la idea de reducir paulatinamente la necesidad brasileña de energía de Itaipú. Sería una nota positiva en la cacofonía de ruidos sin destino en que se transformó del intento del gobierno de minimizar el impacto político del apagón”.

Monotonía

Posted on Actualizado enn

La nueva encuesta presentada esta noche por la firma Mori,  en la red Uno de TV, confirma la condición ampliamente favorita de Evo Morales para las elecciones del 6 de diciembre. El candidato y presidente amplía su ventaja, de acuerdo a esta muestra nacional entre 1.007 ciudadanos: 52% versus 47% hace dos semanas. El resultado final, si se excluye a los “no sabe, no responde” y a los que dijeron que votarán  en blanco, sería aún más amplio: 62%, frente a sólo 21% de Manfred Reyes Villa y un escuálido 10% para Samuel Doria Medina.  

El constitucionalista cruceño Carlos Hugo Molina, que ofició como uno de los analistas de la encuesta, reiteró lo que otros observadores han dicho repetidas veces: la oposición en Bolivia se ha movido en estas elecciones comandada por el instinto del avestruz: esconder la cabeza ante la realidad y procurar ver un panorama estático, que no vario respecto al de otros años.  Esa creencia de que pueden seguir bajo el signo de  “business as usual” ha llevado a los dirigentes opositores a creer que la elección del 6/12 es igual a otras del pasado y que hay que luchar para preservar las parcelas de poder. Poco más o menos, las palabras de Molina ante la teleaudiencia fueron: “La oposición no entiende que en Bolivia se ha dado un vuelco y que si quiere oponerse al MAS, debe cerrar sus filas”. Una opinión similar habían tenido los que, una semana atrás, analizaron otra encuesta, con resultados muy parecidos.

Como se van perfilando los comicios, la etapa final de esta campaña puede ser  terriblemente monótona.  La candidatura de Reyes Villa, de acuerdo con la encuesta, es arrasada incluso en Cochabamba, donde el dirigente de Convergencia Nacional fue prefecto y alcalde. Su región le habría dado la espalda y el apoyo que de ella recibe, de acuerdo a la muestra, no llega a la mitad de lo que obtuvo en el referéndum revocatorio de enero pasado. Morales sólo tiene una derrota nítida en Santa Cruz y en Pando. Y el de Pando es un caso de estudio, por la persistencia del gobierno en apuntalarse en ese lugar que ocupa militarmente desde septiembre del año pasado y a la oposición tenaz que todavía enfrenta en el departamento menos poblado del país. Es un distrito emblemático de la oposición al gobierno del presidente  Morales.

Juntos, Reyes Villa y Doria suman más de un tercio de los consultados, pero el efecto de una candidatura unitaria podría haberlos beneficiado.

Desconozco si los encuestadores de las firmas que están midiendo las opiniones electorales de los bolivianos han incluido en sus consultas a aquellos lugares donde el apoyo al presidente es irreductible: el altiplano profundo, Achacachi, por ejemplo. Los pobladores de esos lugares no han admitido la presencia de candidatos que no sean del partido de gobierno.

La candidata del MAS un escaño en el senado por Santa Cruz, Gabriela Montaño, agarró los datos de la encuesta para refregar en los oídos de la audiencia opositora que su partido es el único partido político con una  “presencia consolidada” a lo largo y ancho del país. Irreplicable. En Tarija y Chuquisaca, reductos de prefectos opositores al gobierno, Morales  también triunfaría, pero con márgenes ajustados. En La Paz y Oruro sería un “tsunami”.

Los próximos veinte días pueden acentuar la monotonía que empieza a caracterizar a los resultados de las encuestas o, en un caso dramático casi excepcional, modificar el horizonte y generar resultados más parejos.