Policía y ejército contra manifestantes pro Zelaya

Posted on Actualizado enn

Fuerzas de la policía y del ejército se enfrentaron esta madrugada (04:00, hora boliviana) con grupos de manifestantes partidarios del depuesto presidente Manuel Zelaya, quien se encuentra desde el martes 22 refugiado en la sede de la embajada de Brasil en Tegucigalpa. Las fuerzas del orden dispararon gases lacrimógenos y los manifestantes incendiaron un carro de la policía.  No se sabía de heridos ni de víctimas de la confrontación, que sin embargo agrega algunos grados más a la temperatura política caliente que se vive en el país centroamericano.

El presidente provisorio Roberto Micheletti hizo un llamado a los diplomáticos brasileños para que entreguen a Zelaya, a quien las autoridades hondureñas acusan de sedición por haber pretendido violar las leyes al buscar modificar la Constitución y dar curso a la posibilidad de ser reelecto presidente.

La situación en Tegucigalpa era tensa. Las autoridades locales dejaron a la sede diplomática brasileña desprovista de servicios básicos, en tanto que el presidente Luiz Inacio Lula da Silva, desde la sede de las Naciones Unidas donde se encuentra, pidió a Zelaya que no actúe de manera que lleve a la policía y al ejército, que de acuerdo a Zelaya mantienen rodeado el edificio, a ingresar a la sede diplomática brasileña. Al lugar también han entrado 70 manifestantes partidarios de Zelaya, informa la versión online de O Globo. Fue, al parecer, durante esta irrupción de madrugada que ocurrió el choque con las fuerzas policiales y del ejercito. Pero otras versiones dicen que el choque se produjo cuando la policia procedió a desalojar a los manifestantes de los alrededores de la embajada de Brasil.

El local funciona con generadores de emergencia, pues está privada de agua, electricidad y teléfono.

Los cuatro aeropuertos principales del pais estaban cerrados y el gobierno de Micheletti consideraba extender el toque de queda impuesto ayer durante parte de la tarde y la noche, informó CNN.

Zelaya, según una versión que transcribe O Globo del diario español El País, ingresó por el aeropuerto en un avión de la Fuerza Aérea Venezolana al que se le había negado permiso para el aterrizaje. Sobre la pista se habían posicionado movilidades policiales, pero el avión consiguió aterrizar y de él bajó Zelaya.

Los detalles de la odisea del ex presidente son desconocidos, pero antes de su ingreso a Honduras había viajado por un gran número de países reclamando su derecho a volver a ocupar la presidencia de Honduras.

Hay un detalle que no ha pasado por alto: Contrariamente a cuando intentó ingresar directamente por la frontera de Nicaragua y pisó su tierra por algunos instantes, esta vez el acompanamiento periodistico internacional ha sido el equivalente a este tipo de eventos inesperados. Nada especial. Y, adicionalmente, el presidente Lula, que lo aloja, le ha pedido no hacer cualquier cosa que pudiese provocar una intervención militar o policial al edificio donde se encuentra la embajada. Lula destaco que la acogida que le ha brindado Brasil al depuesto dirigente es la que cualquier gobiernodemocrático le habria ofrecido. Es como haberle dicho:  es nuestro protegido, pero de acuerdo a las normas diplomáticas, por favor nada de proclamas ni llamamientos a sus seguidores; nada que haga peligrar nuestra sede.

El refugio de Zelaya no es muy fácil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .