Mes: agosto 2009

Pol Pot sudamericano

Posted on Actualizado enn

COLUMNA Global-por Ted Córdova-Claure/Corresponsal en USA

Havelock-USA- En 1970 se produjo uno de los genocidios mas degradantes del siglo 20, cuando una mentalidad con distorsionada visión de la historia pretendió llevar a su nación a nivel cero para justificar su lucha anti-imperialista -o antioccidental. Hoy parece que el presidente Evo Morales, llevado por su fundamentalismo indígena, quiere hacer lo mismo en el corazón de Suramérica.

En 1970, el líder Pol Pot del Jmer Rojo, la guerrilla comunista de Camboya, aprovechó la coyuntura de la retirada de tropas norteamericanas de territorio camboyano, en ese momento presionadas por la guerra en el vecino Vietnam, y ocupó el país y la capital, Pnom Phen, mientras el gobernante, príncipe Sihanouk, se refugiaba en China.

Pol Pot quería recuperar los tiempos de Gloria de Angkor, una ciudad acuática, que era una maravilla de la ingeniería. Dominaba todo el sudeste de Asia, en torno al delta del rio Mekong,  con una cultura agrícola cuya base eran los arrozales. Era un imperio desconocido, cerca de un milenio antes de la Era Cristiana. Los templos y monumentos que todavía se pueden apreciar en el Angkor actual, virtualmente tragados por la selva y maleza que engulleron la ciudad, aún están allí, lo mismo que el sistema de canales. Lo que ya no existe es la dinámica cultura del arroz, que Pol Pot quiso revertir para aplicar su secante comunismo estalinista, borrando todo vestigio de la Camboya que se desarrolló con la influencia del colonialismo francés, la adopción del budismo y la influencia de los vecinos pueblos de la península Indochina. Para lograr su objetivo,   Pol Pot buscó el nivel cero y, matanza de por medio, y dejó los “killing fields”. La tergiversada interpretación indigenista de Evo Morales, aderezada por los consejos de un ex terrorista de Sendero Luminoso y de su ideólogo de almohada, que no es otro que su propio Vicepresidente,  le llevan anunciar demagógicamente la creación de un estado comunitario, con la nociva cultura de la coca, para reemplazar a la republica de Bolivia. En las elecciones de este diciembre, sólo los votantes bolivianos pueden evitar el insensato retorno a un pasado ya diluido por el curso de la historia y la necesidad de progreso para los pueblos./BIP

 teddycordova@gmail.com

Lo que dijo Frei

Posted on

Algunos lectores me han dicho que querrían una transcripcion más amplia de las afirmaciones del Sr. Eduardo Frei en Santiago, a las que se alude en la entrada del pasado domingo. Transcribo párrafos centrales de la información que el jueves trajo la edición digital de El Mercurio.

Frei afirma que proyectos “bolivarianos” debilitan la institucionalidad democrática

 –El martes, el canciller Mariano Fernández había criticado el “populismo” y “autoritarismo” de algunos líderes de América Latina. Y había evitado puntillosamente mencionar a algún mandatario o país por su nombre. Consideración que ayer no tuvo en cuenta el candidato de la Concertación, Eduardo Frei, al exponer en el mismo seminario sobre integración de América Latina, organizado por el Ejército.

 

–Frente a una audiencia compuesta por diplomáticos y militares, Frei expuso su crítica mirada sobre el escenario regional. Y la administración de Hugo Chávez en Venezuela fue uno de sus principales blancos.

Sobre el “proyecto bolivariano” del líder caraqueño, el senador DC dijo que “tiene una concepción de contagio y de expansión hacia la región. Cuando su activismo político cruza la línea y se transforma en intromisión en los asuntos internos de otros Estados, como ya ha ocurrido en algunas ocasiones, inevitablemente se generan contiendas diplomáticas y militares”.

–En ese contexto, abordó lo que es una crítica recurrente a la administración caraqueña. “Existe la tendencia a modificar las reglas de la institucionalidad democrática en función de ambiciones personalistas”, indicó Frei, y nombró como ejemplos concretos de dichos casos a “Honduras, Venezuela y otros, para decir las cosas por su nombre”.

–El abanderado oficialista también lanzó cuestionamientos a otro de los gobiernos alineados con Chávez: el de Evo Morales en Bolivia. El candidato criticó los “ánimos democráticos refundacionales” que -indicó- han abierto una tendencia a la “desintegración nacional (…) como lo hemos visto en diferentes etapas en Bolivia”.

–Desde el mismo podio que ocupó el día anterior el candidato de la Alianza, Sebastián Piñera -quien sólo hizo un análisis centrado en aspectos económicos-, Frei advirtió sobre el complejo escenario que enfrentará Chile en el ámbito limítrofe.

–Junto con la disputa en La Haya con Perú, Frei dijo que Chile deberá iniciar una lucha “en el plano de la opinión pública” con Bolivia, debido a que -señaló- ese país llevará ante organismos internacionales su reclamo de salida soberana al Pacífico. Según argumentó, la nueva Constitución paceña “eleva a rango constitucional la demanda marítima y exige que ella sea presentada en un determinado plazo en los organismos internacionales”.

La nueva Carta Magna boliviana no habla de plazos ni de organismos internacionales para defender la demanda marítima. Sólo califica como “objetivo permanente” el obtener una salida con “soberanía”.

Con el Silala hemos topado…

Posted on Actualizado enn

El gobierno del presidente Evo Morales enfrenta estos días  una decisión que puede marcar su destino y su paso por la historia. Las aguas del Silala, que aprovecha Chile desde hace más de 100 años, contienen  los elementos de una dinamita con mecha encendida.

El gobierno boliviano intuye que está ante una situación compleja. El idilio con Chile no ha tenido resultados tangibles y levanta el Silala como un trofeo.   La actual presidenta chilena se irá este fin de año y anticipa que con quienquiera que la suceda  las cosas no serán iguales. Por exteriorizar imprudentemente esa sospecha, el presidente tuvo que pagar disculpas al contado a Chile y Argentina. Aun si el sucesor resultase el candidato de la Concertación, de la que el gobierno  boliviano se siente aliado, hay indicios de que el idilio se derrite.  La versión digital de El Mercurio trajo el 6 de agosto (noten la fecha)  expresiones críticas del candidato oficial Eduardo Frei a los “ánimos democráticos refundacionales” que en Bolivia –continuó la versión digital- han abierto una tendencia a “la desintegración nacional (…) como lo hemos visto en diferentes etapas en Bolivia”.  Las palabras de quien puede ser el próximo presidente chileno son importantes  también  por el escenario donde fueron dichas: ante un seminario sobre integración latinoamericana organizado por el ejército de Chile.

El informe de la cancillería boliviana sobre las negociaciones respecto al Silala y a un acuerdo que firmarían los dos países dice:

“3: El acuerdo inicial establece que del volumen total del agua del Silala que fluye a través de la frontera  (100%), el 50% corresponde inicialmente al estado plurinacional de Bolivia, es de su libre disponibilidad y lo podrá utilizar en su territorio o autorizar su uso a terceros en Chile. Este porcentaje será incrementado a favor de Bolivia, en función de los resultados de los estudios conjuntos que se lleven a cabo en el marco del presente acuerdo. El acuerdo inicial establece que las aguas de libre disponibilidad de Bolivia podrán ser aprovechadas por Chile. En tal caso, el estado plurinacional de Bolivia será compensado por las personas jurídicas de derecho público o privado que se constituyan en aprovechatarias (sic) de dichas aguas en Chile de manera inmediata al celebrarse los contratos respectivos”.

 Es decir,  el 50% “corresponde” a  la plurinacional Bolivia, y sólo inicialmente. Como concesión agrega que el porcentaje aumentará como resultado de estudios conjuntos.

Informes responsables dicen que en un principio se afirmaba que Chile pagaría anualmente unos 6,2 millones de dólares y que hasta ahí el acuerdo valía la pena pues sería señal de buena voluntad. Ahora parece que serán sólo tres y se teme que al ritmo en que decrece la oferta, se llegará a sólo un cuarto del cálculo original.

Nota final: Cuando los generales Banzer y Pinochet discutían una propuesta que daría a Bolivia un acceso limitado al Pacífico, el dictador chileno subrayó que ambos países tenían un problema de opinión pública. Básicamente se trataba de la opinión boliviana, que debía modificar su percepción respecto a Chile y la guerra de 1879. Chile había delineado la suya mucho antes, cuando su ministro plenipotenciario Abraham Konig espetó que la victoria consagra derechos.  “Chile ha ocupado el litoral y se ha apoderado de él con el mismo título con que Alemania anexó al imperio la Alsacia y la Lorena… Nuestros derechos nacen de la victoria, la ley suprema de las naciones…”

Una voz desde Venezuela

Posted on Actualizado enn

 Teodoro Petkoff, hombre de izquierda con pensamiento propio, trajo este martes el siguiente comentario sobre el cierre de emisoras en Venezuela.

 Política Hitleriana

Todavía seguía cayendo lluvia radiactiva de la bomba atómica lanzada por la Fiscal con su Ley Maldita, cuando el gobierno, al día siguiente, cerraba 34 emisoras de radio y aprobaba en la Asamblea Nacional la Ley Orgánica de Procesos Electorales (LOPE).

Todo conduce a pensar que la Ley Maldita será aprobada sin cambiarle una coma.

Porque la brutalidad de la “ofensiva” oficialista, más que para intimidar y/o desmoralizar a los sectores opositores, está dirigida, literalmente, a aterrorizar a sus propios sectores más moderados.

El gobierno está apuntando a encerrar en un anillo de hierro el ejercicio de todos los derechos civiles, políticos, económicos y, en suma, meramente humanos que, en principio, nos garantiza la Constitución Nacional.

La suma de leyes aprobadas y por aprobar conforma, prácticamente, una nueva Constitución, muy diferente a la “vigente”. En vista de que fracasó la pretensión de Chacumbele de lograr la aprobación de los venezolanos para su proyecto de reforma constitucional, lo está intentando por la vía hitleriana de hacer aprobar leyes que van en el sentido de la reforma negada.

Alguna gente nos pregunta por qué atribuimos más peso a la inspiración hitleriana que a la comunista o marxista-leninista en la conducta de Chávez.

Porque los comunistas, donde quiera que alcanzaron el poder, desde el principio, salvo una efímera primavera, establecieron la dictadura y las reglas de juego. En materia de libertad de expresión y de prensa, de una vez dijeron: “Aquí no hay más voz que la nuestra”.

En el caso de Hitler, este ganó las elecciones en 1933, dentro del marco de un Estado democrático, y ya en marzo de 1934 pidió y obtuvo del Reichstag una Ley Habilitante que de allí en adelante, a punta de decretos-leyes, le permitió, “legalmente”, destruir el Estado democrático y sustituirlo por uno totalitario.

Es el proceso que ha seguido Hugo Chávez –sin que con esto pretendamos decir que es nazi en cuanto a filosofía política, pero sí un aprovechado discípulo en cuanto a la utilización de toda clase de martingalas supuestamente legales para liquidar el Estado democrático, desde la cabeza de éste, es decir, desde el gobierno.

Por otra parte, casi nadie se dio cuenta de que en su discurso de toma de posesión, en 1999, Chávez mencionó a Hitler, dentro del contexto del anuncio de la convocatoria de la Constituyente, alertando que ésta no debía ser enredada en la “trampa constitucional”, tal como los republicanos de Weimar habrían podido hacer con los designios del Führer, si éste lo hubiera permitido.

Ahora bien, ¿diez años después, esta conducta es una demostración de fuerza? No. Son actos de fuerza, porque la tiene en lo institucional y militar, pero no demuestran fortaleza sino la aprensión de quien sabe que la base popular se está derritiendo y que es “ahora o nunca”.

O nos doblega ahora o ya no lo podrá hacer jamás. El balón está en el campo de quienes no queremos vivir en una sombría sociedad totalitaria.

Juego Pesado

Posted on Actualizado enn

    

El informe del Congreso de Estados Unidos sobre el agravamiento del narcotráfico en Venezuela, junto a otro informe parecido respecto a Bolivia, y la información de un video de Colombia del que se concluye que las FARC contribuyeron financieramente a la campaña que llevó a la presidencia a Rafael Correa, han colocado la disputa geopolítica en el continente en una nueva escala. De acuerdo al informe sobre Venezuela, este país se ha convertido en eje del narcotráfico, pues por allí pasaría la mayor parte de los cargamentos originados en Colombia y Bolivia rumbo a Estados Unidos y Europa. Eso explica en parte la agria reacción del presidente Hugo Chávez al calificar a Estados Unidos como el mayor narcotraficante del mundo, así como los repetidos denuestos del presidente Evo Morales a Estados Unidos y a su agencia antinarcóticos, la DEA.

El tema del narcotráfico trasciende alineamientos entre naciones e ideologías. Colocarlo sobre el mapa de una nación es un paso para declarar “paria” a esa geografía. Muchos recordarán que el régimen del general García Meza empezó a apagarse a partir de un hecho informativo que lo estremeció. Newsweek, la segunda mayor revista de Estados Unidos, colocó en su portada un título al lado de una foto del dictador: “Cocaine coup”. La crónica detallaba los lazos del gobierno golpista con los carteles de la droga. El informe actuó como dominó y poco a poco se cerraron las puertas que mantenían con vida al régimen militar. Nadie se atrevía a darle la mano. Una década después, la acusación de narcotráfico apuntó hacia Panamá y Manuel Noriega. El ex hombre fuerte panameño purga una sentencia en una prisión de Estados Unidos.

El informe sobre Bolivia ha sido corroborado por datos de la fuerza especial de Lucha Contra el Narcotráfico. En la primera mitad de este año, las incautaciones de cocaína sumaron 15 toneladas. Un aumento del 25% sobre las 12 toneladas del mismo período el año pasado. La atmosfera creada por ese y otros informes se ha vuelto aún más pesada con el anuncio de que la campaña por la reelección del presidente Morales recibirá un “aporte” de 20.000 kilos de coca, una libra por cada uno de los 40.000 trabajadores de la coca. (El número supera al de Comibol en sus días como mayor fuente de trabajo y empleo en Bolivia).

Si de algo no precisaba el presidente Morales era de informes que llegaron a todo el mundo diciendo que su campaña estará apuntalada por aportes en coca. Sus seguidores le han hecho un flaco favor. Sería la primera campaña presidencial declaradamente subvencionada por la coca. La novedad podría ser registrada en el Guinness Book. En principio uno trataba de pensar benignamente y que quizá había sido una baladronada equivalente a la del “zar” de la droga que en los años de 1980 ofreció pagar la deuda externa de Bolivia a cambio de la libre producción y comercio de cocaína. ¿Recuerdan? Pero el anuncio ha sido repetido, debatido y defendido por líderes del gobierno. Sólo anunciar una campaña subvencionada con hoja de coca dice mucho de los tiempos que vive Bolivia.

En esta nueva escala el gobierno debe caminar de puntillas. El episodio de las contribuciones evidencia que hay más coca porque crecieron las áreas de cultivo. Si el gobierno pretende evadir la cuestión con contra-acusaciones, como la de que Estados Unidos es responsable del golpe en Honduras y que tiene “pruebas” que no presenta, atizará la hoguera.