Naufraga el diálogo

Posted on Actualizado enn

El diálogo promovido por el presidente de Costa rica y Premio Nóbel de Paz Oscar Arias empezó a naufragar este domingo al cabo de 24 horas de haberse reiniciado como una tentativa extrema de evitar que los bandos en conflicto se enfrenten y se abra paso a una posible guerra civil. La paz en Honduras daba esta noche pataleos para convencer a los protagonistas de la crisis de volver a la mesa de negociaciones promovida por Arias, quien pedía por lo menos 72 horas más para evitar lo peor.

El líder costarricense había propuesto un gobierno provisional que presidiría las elecciones programadas para el 29 de noviembre. Zelaya sería restituido en el cargo, pero habría una amnistía general para todos los involucrados en los acontecimientos del 28 de junio en adelante. Los comicios podrían incluso ser anticipados y Zelaya se comprometería a no hablar más de la “cuarta urna” que abriría las puertas para amplios cambios constitucionales, inclusive la posibilidad de su reelección. Fue esta posibilidad la que precipitó que la Corte Suprema a declarase ilegal la consulta que Zelaya se preparaba a realizar, alegando que la constitución hondureña prohíbe expresamente no sólo la reelección sino intentar implantarla. Y en el epílogo de esta porción de acontecimientos, ocurrió el golpe contra Zelaya y su traslado a Costa Rica en pijamas y el juramento de Roberto Micheletti como presidente interino.

El Plan Arias no tuvo acogida del gobierno de Micheletti y los partidarios de Zelaya acusaron a sus rivales de intransigencia. El depuesto presidente también declaró “agotada” la instancia a cargo del presidente costarricense y reclamó apoyo internacional para retomar el poder a la fuerza. Su pedido no tendrá eco. Probablemente sólo Nicaragua y Venezuela estén dispuestas a darle apoyo para una acción de fuerza, siempre que la comunidad internacional (Estados Unidos y la Unión Europea) decidan contemplar el episodio de brazos cruzados. Esta hipótesis no tiene asidero, pues hasta ahora resulta claro que lo que quieren es una solución negociada. Los partidarios de Zeaya preparan ahora un paro general el jueves que viene. En términos político-sindicales, huelga general suele representar la puerta para una insurrección generalizada. Lo que significaría que la paz en ese país centroamericano puede estar rota irremediablemente a partir del jueves. A menos que los factores decisivos en el juego en disputa actúen de manera diferente y reencaminen la búsqueda de un arreglo pacífico. La semana empieza agitada en el campo externo, pues a la situación hondureña se agrega otro juego pesado que ha empezado a jugarse: los informes que sitúan a Venezuela como un país clave para el narcotráfico y los que aseguran que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia apoyaron financieramente a Rafael Correa para que llegase a la presidencia de Ecuador. Estos elementos mantendrán atentas a las cancillerías del hemisferio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.