Día: julio 6, 2009

Multiplica y sigue

Posted on Actualizado enn

Por lo ocurrido en los últimos días y las últimas semanas, los decomisos de cocaína siguen un curso geométrico. Las incautaciones son cada vez mayores que las anteriores, en un circuito que hace ver la magnitud que ha adquirido el problema del narcotráfico en el país. La Fuerza de Lucha contra el Crimen anunció el fin de semana el descubrimiento del que probablemente era el mayor centro productor de cocaína. Una narco-usina. O un “complejo” industrial, al parecer dirigido y controlado por colombianos, que producía 100 kilos de cocaína por día o unas tres toneladas por mes.

El descubrimiento ocurre a pocas semanas del informe de Naciones Unidas sobre el crecimiento de las plantaciones de coca y producción de la hoja, tras la descertificación final de Bolivia por parte de Estados Unidos y su expulsión del sistema de preferencias comerciales andinas (ATPDEA).

En el filo de la navaja

Posted on Actualizado enn

Las jornadas del sábado y el domingo han crispado los nervios del hemisferio y han puesto a la región a sólo un fósforo de una conflagración mayor. Cualquier error de los protagonistas puede llevar ahora a América Central y del Sur a un conflicto cuyas proporciones no parecen haber sido debidamente evaluadas.

El torbellino ha llevado a la OEA a sitiar diplomáticamente al régimen de Roberto Micheletti y a endosar el restablecimiento “inmediato y seguro” de Manuel Zelaya. Fueron actitudes rápidas para una organización a menudo criticada por su burocracia, lentitud e ineficiencia política. La sesión del viernes/sábado fue una oportunidad para que los cuadrados militantemente al lado del gobernante depuesto exhibiesen melodramáticamente sus coincidencias no sólo con Zelaya sino con el socialismo que preconiza Hugo Chávez. Faltaron las voces de cautela que generalmente provienen de Canadá, Brasil, naciones del Caribe, y hasta de México para preservar la no intervención, y la ausencia de la brújula de Estados Unidos. Enfrascado en establecer los límites de su relación con Rusia y caminando lentamente sobre un terreno que aún no le es familiar, Barack Obama parece no haber reparado todavía en la magnitud de la brasa que parece destinada a caerle sobre las manos.

La sesión de la OEA del viernes hasta el amanecer del sábado mostró la defensa emocionada de Cristina Kirchner a la voluntad de las urnas y al cierre de ojos para lo que ocurre después. Las encuestas y las calles no deben ser una excusa, dijo, para colocar en entredicho a los regímenes producto de elecciones. Bajo ese argumento, Collor de Melo no habría sido jamás juzgado por el congreso brasileño, mucho menos apartado del cargo, ni el propio Sánchez de Lozada habría tenido que renunciar. Habló de la noche negra de Videla, Pinochet y de otros. Y Lugo, de Paraguay, y Correa, de Ecuador, se explayaron en subrayar las bondades de la democracia y entusiastas aplaudieron a Kirchner, quien se curaba en salud tras la derrota sufrida en las elecciones parciales del domingo antepasado. Se notó la ausencia del presidente Morales y de su canciller.

Para hondureños, nicaraguenses y venezolanos, ya había un culpable: la CNN, el sistema televisivo estadounidense que ha estado transmitiendo día y noche los episodios de una de las peores crisis de América Central y del sistema interamericano. El presidente Daniel Ortega la acusó de conspirar porque ha incluido en sus programas la voz del gobierno de Micheletti y la de analistas que hablan de las irregularidades atribuidas al gobierno de Zelaya que llevaron a la crisis en curso. Y el de Venezuela fue más amplio. Colocó al Washington Post y al New York Times dentro de la que llamó “dictadura mediática”.

Sin que nadie se lo hubiese explícitamente propuesto, el ritmo veloz impreso a la resolución de la OEA para expulsar al régimen de Micheletti ha fortalecido el germen del debilitamiento de los regímenes populistas en el hemisferio. Pues ahora, por coherencia, no podrán pasar indiferentes ante la sala de la organización donde, en Washington, el alcalde Caracas Antonio Ledezma, cumple una huelga de hambre en protesta contra las que llama irregularidades del gobierno de Hugo Chávez para volver inoperante su gestión edilicia. ¿No les parece familiar este reclamo? ¿No lo hemos escuchado ya por estos lados? La organización tampoco podrá taparse los oídos ni cubrirse los ojos cuando escuche denuncias sobre irregularidades electorales, sobre persecución y encarcelamiento de opositores, sobre las acciones de jueces omnipotentes para favorecer a algún gobierno o algún funcionario.

Los militares hondureños dieron la oportunidad para que se forme un frente internacional rara vez visto en el planeta. Al eyectar de Honduras a Manuel Zelaya en pijamas despertaron en la región un instinto primordial de conservación, pues evocaron los años del plomo. Pero todo tiene anverso y reverso. Ahora hay reclamos en todo el hemisferio para ver no solamente el resultado que se quiere subsanar sino fundamentalmente escudriñar el conjunto de la crisis y apuntar con igual esmero a los factores que le dieron origen.