Día: junio 28, 2009

El golpe en Honduras

Posted on Actualizado enn

El golpe militar en Honduras ocurrido esta madrugada pone en evidencia los riesgos de poner a prueba la resistencia de los mecanismos democráticos donde la democracia, por diversos factores, es todavía débil. Por lo que se sabe, el presidente Manuel Zelaya, contra el parecer de la Corte Suprema de Justicia, decidió llevar a cabo este domingo un plebiscito (sus seguidores lo llaman “una encuesta”) sobre la modificación de la constitución, en un paso que le abriría las puertas a su reelección. Cuando el Alto Mando Militar se pronunció contra la consulta, el comandante en jefe fue destituido. El jefe militar resistió. Y en pocas horas Zelaya era de hecho secuestrado y llevado en un avión militar a Costa Rica. Poco después, el Congreso designaba como sustituto a su presidente, Roberto Micheletti, acusando a Zelaya de cometer ilegalidades.

Nada justifica la interrupción del orden constitucional, pero el hemisferio se encuentra ahora ante una controversia legal. ¿Qué hacer cuando las autoridades del Poder Ejecutivo desobedecen los criterios del Poder Judicial e imponen su voluntad? Un golpe no es solución, pero lo ocurrido en Tegucigalpa debe constituirse en una poderosa lección sobre los regímenes democráticos en el hemisferio. No respetar la independencia de poderes es jugar con fuego, que tarde o temprano quema a quienes lo atizan.

El presidente venezolano Hugo Chávez denunció el golpe y en una declaración advirtió que quien sea que ocupe la presidencia en lugar de Zelaya, “sea Micheletti, pelelete o gorilete, lo derrocaremos”.

La OEA se reunió de emergencia y decidió condenar la acción de los militares y exigió la restitución inmediata y segura del mandatario depuesto, a la par que desconocer a cualquier régimen emergente de la acción de fuerza de la mañana de este domingo. Sobre gobierno de Michelletti, que en la noche decretó el toque de queda, se cernía un aislamiento internacional. Estaba prevista la activación de la Carta Democrática de la OEA que, curiosamente, según destacaron comentaristas en la TV, fue ignorada cuando se decidió revocar la expulsión de Cuba del sistema democrático del hemisferio. La carta prevé un bloqueo colectivo a cualquier régimen que no respete la democracia ni los derechos humanos. En los comentarios por la TV había una velada exigencia de respeto a las leyes del juego democrático y se acusaba a Zelaya de buscar perpetuarse en el gobierno. Pero quienes estaban en las calles, cerca del area del Palacio de Gobierno, exhibian una solidaridad militante con el gobernante depuesto y, en las imagenes mostradas por la televisión, zarandeaban a los soldados fisicamente y de palabra, en cuanto tenian la oportunidad.

El 29 de noviembre habrá elecciones presidenciales en Honduras.

La semana empieza otra vez agitada. Esta vez la democracia esta en vilo. Hay que indagar por que.