Día: junio 20, 2009

Fue el primero…

Posted on Actualizado enn

Escuchaba el otro día el himno a Chuquisaca cuando me llamó la atención un “ritornello” que, al ser entonado, posiblemente encienda las alarmas regionales chuquisaqueñas pues habría que ponerlo a salvo de la viveza gubernamental para desarrollar fuentes de conflicto. Dice la estrofa: “Fue el primero, fue el primero, en la lucha marcial”, etc. Como también escuché estos días, un “spot” publicitario del gobierno sobre el 16 de julio que proclama que esa fecha de 1809 fue el comienzo de las luchas independentistas, me pareció legítimo advertir a los chuquisaqueños contra algún intento de metamorfosear la letra de su himno para readecuarla a la historia que orwellianamente se pretende re-escribir. (¿Qué se diría? ¿Que no fue el primero, aunque mayo llegue antes de julio?)

Fue en los años de la primaria y la secundaria que aprendimos todos los himnos cívicos, especialmente los departamentales. Y en las clases de historia nos inculcaron la noción de que el primer grito libertario de América se dio en Chuquisaca, hace 200 años y unos días, bajo un repique de campanas cuyas ondas sacudieron las fibras de la independencia de todo el continente.

El disparatado episodio de querer modificar unas palabras del himno cruceño porque habla de “la España grandiosa” (ojo: es la misma de las 700 ambulancias) sin examinar todo su contexto histórico y significado de las palabras, nos hace pensar que en Bolivia se viven tiempos de… disparates.

Igualmente disparatado es el veloz despido del general retirado Gildo Angulo de la superintendencia de YPFB Transporte a pocas horas de criticar la indemnización de unos 300 millones de dólares pagada a la empresa, nacionalizada hace un año. La indemnización, según Angulo, incluyó unos 50 millones de dólares en impuestos que debían haber sido deducidos de la indemnización y que ahora serían cubiertos por la empresa nacionalizada. El gerente dimitido desafió al presidente de YPFB, el ex ministro Carlos Villegas, a un debate en el congreso, donde prometió comprobar, “documentos en mano”, la veracidad de sus afirmaciones. Angulo, quien en entrevistas en la TV reiteró lealtad y amistad al presidente Morales y dijo que el mandatario era engañado por sus colaboradores, corrió el mismo destino de otro general retirado. El general César López fue dimitido del cargo de Presidente de la Dirección Nacional de Aduanas hace unos meses, a poco de haber denunciado el aún oscuro contrabando de 33 camiones en Pando, semanas antes de los episodios sangrientos del 11 de septiembre en ese departamento. Su esposa fue ferozmente golpeada y perdió un ojo. La conclusión que puede extraerse de ambos casos es que una denuncia mayúscula sobre irregularidades en la administración del estado puede tener como retribución peligros físicos, un viaje no previsto a La Paz y una temporada en el penal San Pedro.

Otro caso que hace arquear las cejas ocurre en la comisión de derechos humanos de la Cámara de Diputados que ordena apresar a funcionarios chuquisaqueños, incluso a la Prefecta Savina Cuéllar, para que declaren…en La Paz. Sobre hechos ocurridos en Sucre. Un diputado oficialista estuvo tan sorprendido con la contradicción en una instancia que debe preservar los derechos humanos y que, sin embargo, los pone en peligro que decidió no firmar ninguna orden de aprehensión. Bienvenidos al surrealismo del Siglo XXI!

Aclaración necesaria

Algunos lectores me han hecho notar, correctamente, que la estrofa citada es del Himno a Cochabamba. Es  cierto y lamento la confusión, que no modifica el concepto bajo el cual se inspira el artículo: el disparate de querer modificar el himno a Santa Cruz por una conveniencia política equivocada, así como el disparate de querer disminuir la importancia que tuvo el grito libertario del 25 de mayo de 1809. Sin remotamente desmerecer el heroísmo de los patriotas paceños, el 25 de Mayo ocurrió antes del 16 de Julio.

Desliz informativo

Posted on Actualizado enn

 El mundo periodístico enfrenta frecuentemente desafíos que ponen a prueba la fortaleza profesional de quienes en él actúan. La precipitación por salir adelante con las que parecían ser fotografías excepcionales  de la tragedia del Airbus de Air France que se estrelló en el Atlántico llevó a un canal boliviano de televisión a cometer un desliz que bien pudo ser evitado. Los editores de PAT creyeron que las imágenes que llegaban por correo electrónico eran efectivamente fotografías del desastre aéreo tomadas por un pasajero dotado, uno debe asumir, de  sangre fría y equilibrio físico extraordinarios en sus segundos finales bajo una fatal turbulencia. En verdad, eran imágenes tomadas de la popular serie televisiva estadounidense Lost, también difundida en Bolivia.

La noticia ha sido fuente de comentarios en las ultimas horas y ha traído de vuelta las reflexiones que debe hacerse todo periodista antes de acoger una supuesta primicia. Un principio que prima entre los editores es parecido al Principio de Peter (“Si algo puede resultar errado, resultará errado”): Si una supuesta noticia tiene rasgos de improbabilidad, casi siempre será improbable. En este caso, los editores podían haberse preguntado lo que se sugiere en líneas anteriores: ¿Habría alguien con tanta sangre fría en los segundos finales de su vida como para filmar escenas? Si la respuesta fuese sí, venía una segunda pregunta: ¿Es posible mantener un cierto equilibrio para filmar en un momento de precipitación vertiginosa hacia la muerte? Si la respuesta fuese igualmente afirmativa, habría una tercera pregunta: Es plausible suponer que otros canales y organizaciones informativas recibieron la misma información y, de ser correcto, ¿la difundieron? Una llamada a algún canal de TV de Brasil o de Francia habría aclarado la cuestión. Pues uno debe peguntarse  si una noticia tan importante está siendo ignorada -o difundida- por los noticieros de los países más interesados, Brasil y Francia.  Y, por último, la verificación definitiva: El accidente del  Airbus ocurrió de noche, por todas las informaciones disponibles. Las de la serie eran de un avión que se estrellaba durante el día. Entonces ¿por qué creer  que eran de la nave francesa?

Recuerdo hace unas tres décadas un grupo de universitarios difundió la especie del aterrizaje de una nave espacial en Catavi y los reporteros preguntaron si valía la pena hacer un viaje a causa de algo que podía ser la noticia del año, o tal vez la noticia de la humanidad. La respuesta fue negativa. ¿Habría alguna razón para que una supuesta nave espacial se estacionase en Catavi cuando podía hacerlo, también supuestamente,  en algún centro mundial donde sus tripulantes pudiesen contactar científicos, gobernantes y periodistas que divulgasen su misión? El supuesto aterrizaje era una broma de celebración de los estudiantes de medicina de una universidad, que estaban en su semana de festejos.

Vean cómo difundió la noticia que ahora nos ocupa un diario limeño.