Día: mayo 30, 2009

Justicia al borde del colapso

Posted on Actualizado enn

La magistrada Silvia Salame, agobiada por presiones y voz solitaria en el propósito de mantener abierta la última ventana del Tribunal Constitucional, se apartó de sus funciones esta semana, para solaz de quienes buscaban su alejamiento de la institución llamada a verificar la constitucionalidad de las decisiones de los poderes del Estado. Hace dos años habían renunciado los otros magistrados del tribunal, y la magistrada quedó apenas como un símbolo de la institución. El tribunal tenía pendientes 4.177 causas. La cesación del Tribunal Constitucional se suma a la agonía de la Corte Suprema de Justicia, cuyo presidente está suspendido por decisión de la Cámara de Diputados, donde el partido de gobierno, el MAS, tiene mayoría. Descabezada, la Corte Suprema no tiene quórum para pronunciarse sobre causas. La legalidad se encuentra ahora en un yermo.

Las nuevas autoridades serían designadas sólo el año que viene, después de las elecciones para designar un parlamento plurinacional. El nuevo tribunal también tendrá un carácter plurinacional y sus miembros serán elegidos por voto popular.