Un estado plurinacional

Posted on Actualizado enn

Con este subtítulo el analista político argentino Emilio J. Cárdenas analiza episodios actuales en su país, en Bolivia y Venezuela. Sólo transcribo la parte relativa a Bolivia. El texto completo del artículo puede ser leído directamente en el sitio Economía para Todos.

Bolivia: un “estado plurinacional” 

Bolivia es, hasta 2010, uno de los 47 miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En la página web de ese organismo se describe concretamente al país como un “estado plurinacional”. Esto es, por lo demás, lo que en líneas generales surge del insólito y caótico texto la nueva Constitución del país, a la que, desde las columnas de La Nación acaba de referirse el colorido Carlos Escudé como un auténtico (y preocupante) “Viva la Pepa”. Tiene razón. Es así. Y, como veremos a continuación, lo cierto es que desgraciadamente cada vez hay más episodios concretos que lamentar, que así lo acreditan. 

El más reciente, que describiremos, es realmente de terror. Le puede pasar a cualquiera. Incluyendo a los visitantes. Este es el caso de un indígena del Beni: Marcial Fabricano, que acaba de ser flagelado impune y salvajemente. 

Esto es lo que pasa cuando ex profeso se atrasan (varios siglos) las agujas del reloj y todos los calendarios. Inevitablemente. Vamos a ver más de estas cosas, presumiblemente. Con todo lo que significan como desprecio a la dignidad humana. 

Fabricano es un hombre mayor, ex dirigente indígena de la llamada Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (CIDOB). Fue azotado por personeros de la llamada “justicia comunitaria”, que es, según queda visto, inhumana, atávica y salvaje. Como consecuencia de la agresión sufrida, fue trasladado de urgencia para ser atendido primero a la clínica de Trinidad y de allí Santa Cruz, en muy mal estado. 

El 6 de mayo pasado pobladores indígenas de la reserva forestal Isiboro Sécure (en el Beni) que militan en el partido de gobierno (el MAS) decidieron “retener” (eufemismo utilizado para referirse al crimen conocido como “secuestro”) a Fabriciano para aplicarle una “sanción” presuntamente aplicada -meses antes- por una asamblea (“ampliado”) campesina, por “traición” a su raza. 

El castigo aplicado fue de una “arroba” (50) de inhumanos azotes o latigazos en la espalda. La víctima estaba en el lugar de visita como funcionario público, representando al Prefecto del Departamento. Ese fue su error. Carísimo. 

Consumado que fuera el horroroso atropello, el nuevo presidente de la CIDOB (del MAS), un tal Adolfo Chávez, quien primero había aplaudido el hecho, reconoció luego que la dura flagelación realmente fue “un exceso”. 

Fabriciano fue azotado por una turba, con saña sin par, hasta que quedó tendido en el suelo, en la más profunda inconsciencia. 

Pero Chávez “no pudo con su genio” y acotó (tratando de excusar a los partícipes del delito) que la “traición” de Fabriciano tiene que ver con pensar distinto. Porque ella, dijo, se remonta a una década, cuando Fabricano cometiera el “error” imperdonable de trabajar para el gobierno de Jorge (“Tuto”) Quiroga, entre el 2001 y el 2002, del cual fuera Viceministro de Asuntos Campesinos. 

Pese a lo cual, según Chávez, la aplicación del “chicotazo” (pena aprobada por la justicia comunitaria) fue exagerada. La intolerancia llevada a su máxima expresión, con mente criminal por cierto. 

El presidente de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, Jorge Sueiro, condenó el episodio; también el representante del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Dennis Racicot; y la Iglesia Católica, así como la Human Rights Foundation. 

Hasta la belicosa Ministra de Justicia, Celima Torrico, aseguró a los medios que la justicia comunitaria nada tenía que ver con el episodio, recordando que la Constitución garantiza la “integridad física” de las personas. “Tarde piaste”, Celima. De horror, por cierto. 

Como si el castigo inhumano propinado a Fabricano fuera poco, los indígenas decidieron (motu propio) “desterrar a Fabriciano. En paralelo, la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano emplazó (también motu propio) a la justicia ordinaria a abstenerse de investigar el hecho. Increíble, pero ésta es la realidad boliviana en la “era” de Evo Morales. Una que ha detenido primero y retrasado después la marcha de la civilización.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .