Día: mayo 16, 2009

Y ahora, ¿quién detiene esta ola “justiciera”?

Posted on Actualizado enn

La Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente de Bolivia (CIDOB), algunos de cuyos miembros y dirigentes han sido responsables por la flagelación de Marcial Fabricano, ha anunciado que, en base a la nueva constitución, no se someterá a ninguna justicia que no sea la de los propios indígenas. Al igual que los ocupa-casas de la Provincia Omasuyos que devastaron la residencia de Víctor Hugo Cárdenas y atacaron a la familia del ex Vicepresidente, los justicieros del Beni han advertido que no admiten interferencia en sus métodos salvajes. Y amenazan con volver a azotar al dirigente indígena beniano en caso que osare retornar a su región.

El escudo y la lanza de los justicieros originarios es la nueva constitución, que coloca a la justicia de las comunidades indígenas en el mismo nivel que la justicia tradicional. A menos de cuatro meses de aprobada la CPE, los indígenas de la CIDOB y de Achacachi se sienten omnipotentes para aplicar sus “usos y costumbres” e implantar una nuevo (macabro) principio: Un delito sí justifica otro.