Enredados

Posted on Actualizado enn

En la jornada:

-El ejército marcha sobre el oriente y tal vez 1.500 soldados llegan a Montero para reforzar la vigilancia sobre las fronteras de Brasil y Paraguay. Lo dice el gobierno, pero no logra disipar los temores de que se trate de una invasión punitiva tipo la que se dio en Pando en septiembre del año pasado. Por el momento, las tropas permanecen en Montero, aumentando las aprehensiones que su presencia en la región provoca. La historiadora Paula Peña hizo un recuento histórico de las veces en que Santa Cruz se ha visto ante las Fuerzas Armadas: en 1877, 1891, 1924 y las acciones de milicianos del MNR en la década de 1950 y la de los llamados movimientos sociales en 2008, cuando amenazaban invadir la ciudad.

-El Embajador de Hungría Matyás Józa es convocado por la cancillería tras su declaración de que fue maltratado el súbdito húngaro sobreviviente del episodio sangriento del jueves 16 de abril. El canciller interino Juan Ramón Quintana le pide explicaciones y el diplomático, según el ministro, asegura que nunca dijo lo que los medios dijeron que dijo: que Elod Toasó, sobreviviente del episodio, fue golpeado cuando los policías lo condujeron fuera de la habitación donde, hasta poco antes, dormía. El abogado del detenido dijo que pedirá exámenes para determinar si a Toasó le inyectaron algún fármaco e insistió en que los derechos humanos de su defendido habían sido violados. El Ministro Quintana dijo que los medios bolivianos habían hecho una “distorsión malintencionada” de las declaraciones del embajador.

-Y el viceministro a cargo de la coordinación con los movimientos sociales, Sacha Llorenti, anuncia que Bolivia acudirá a todas las instancias jurídicas internacionales para enjuiciar al periodista húngaro Andras Kepes, quien recibió una extensa declaración del súbdito boliviano-húngaro Eduardo Rozsa Flores y la guardó, en un “silencio cómplice”, durante ocho meses. El compromiso del periodista era divulgar la entrevista en caso que el declarante muriese. El gobierno dice que en sus declaraciones Rozsa Flores anuncia que viene a Bolivia para defender Santa Cruz y lograr su independencia. El Viceministro Llorenti, dice que el periodista actuó como un “encubridor” pues debía haber denunciado el contenido de la primicia a las autoridades húngaras y éstas hacerla conocer a las bolivianas.

El viceministro está ingresando a un terreno delicado que toca ángulos éticos y el sigilo en torno a la fuente. No revelarla es un compromiso de honor de todo periodista. Varios son los que, en esta profesión, han preferido la cárcel a revelar la identidad de sus fuentes y las anotaciones de sus entrevistas. En esta cruzada, el viceministro se las verá con la prensa independiente europea.

Quizá lo simpático de esta jornada fueron las damas cruceñas vestidas en uniforme militar atigrado –botas, pantalones, chalecos, gorro de béisbol, cantimploras y armas, de juguete, claro, que desfilaron por la plaza principal y desafiaron al Ministro de la Defensa, Walker San Miguel, que había dicho que era ilegal el uso de uniforme de la moda militar, a que las arrestase. (La moda puede pegar, pues por lo menos un ex constitucionalista –Diego Arázola- desfiló en traje de fajina, al lado de la marcha femenina.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .