Día: abril 21, 2009

Otra visión sobre Chávez en Trinidad

Posted on Actualizado enn

El diario Tal Cual, en Caracas, que dirige Teodoro Petkoff, un personaje de la historia contemporánea venezolana al que no se le pueden atribuir credenciales de derecha, trae esta semana el siguiente análisis. La primera nota es del analista Simón Boccanegra, y el segundo es de Petkoff.

Simón Boccanegra – Cachumbele en Trinidad

Este minicronista no sabe si Chacumbele se dio cuenta o no de que ni Ecuador ni Paraguay -por no hablar de Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, Panamá, República Dominicana, Guyana, gobiernos todos de centro-izquierda-, secundaron sus posiciones en la Cumbre de Trinidad.

Desde luego, ninguno de los demás gobiernos del continente y del Caribe tampoco. Sólo le hicieron coro y no muy duro porque también estaban descolocados , Daniel Ortega y, con alguna reticencia, Evo Morales. También el primer ministro de Dominica, quien junto con el señor Zelaya, de Honduras, son unos catchers que ni Yogi Berra. 
Pero lo de Chacumbele es de coger palco. Se la pasó semanas amenazando con desplegar toda su “artillería” en Trinidad, obviamente contra el imperio; reunió al Club Tíramealgo, en Cumaná, para cuadrar la estrategia y después bastó que Obama le diera la mano para que todos los arrestos anti-imperialistas se volvieran sal y agua. Desde luego, nadie puede objetar la buena educación y en sana lógica uno debería sentirse bien por la conducta civilizada de nuestro Presidente.


Lo normal es que la gente se salude. Lo que pasa es que la boconería se paga muy caro. Si no hubiera hablado tantas pistoladas previamente, la breve conversa entre el Presidente gringo y el nuestro no habría pasado de un tip anecdótico, perdido entre las noticias de la Cumbre, como seguramente ocurrió con los hand shakings entre Obama y otros presidentes. Pero las bravuconadas anteriores hicieron noticia de un Chacumbele melifluo e irreconocible. Uno habría esperado de nuestro gallo que le hubiera dicho “ignorante” a Obama en su cara. Pero, qué va. Todo fueron zalemas y I want to be your friend. 


Sobriedad y mesura habrían estado más en consonancia con el rol que se atribuye Chacumbele.

 

Teodoro Petkoff: Respuesta unitaria

 

Chacumbele no tiene ni idea de cómo su prestigio se está arrugando en el mundo, cual piel de zapa. Todavía cree que se la está comiendo, mientras por todas partes crece la percepción de Chávez como un tiranuelo bananero.


Los desmanes dictatorialistas de su gobierno no pueden ser disimulados y cada vez se hace más cierto, respecto de Hugo Chávez, aquello que dijera Lincoln de que no se puede engañar a toda la gente todo el tiempo.


Internacionalmente resulta difícil de tragar la implacable persecución a que está siendo sometido Manuel Rosales, quien fuera el candidato presidencial opositor en 2006; tampoco se entiende cómo el ex ministro de la Defensa y “Héroe de la Revolución”, general Raúl Baduel, es hoy un preso político, acusado, como Rosales, de “corrupción”. Los casos se parecen tanto a medidas y acusaciones similares, perpetradas contra sus opositores por diversos dictadores, que resultan familiares para quien siga la historia del continente. Pero lo que menos se entiende es la insólita designación a dedo de una “autoridad regional” que pretende anular la decisión electoral que llevó a Antonio Ledezma a la Alcaldía Metropolitana.


El hedor hitleriano que despide el nombramiento de la gauleiter para Caracas trasciende las fronteras. Por ello luce como muy oportuno el acto unitario de partidos políticos de oposición y varios gobernadores y alcaldes de sus filas. El país estaba reclamando esa señal. La sensación de que el gobierno está actuando como río en conuco, sin que se hiciera visible una respuesta unitaria de la oposición, se hacía ya insoportable.


No es porque no haya habido respuestas, pero, en algunos casos, parecían provenir sólo de los afectados. Así, Un Nuevo Tiempo, protestando y defendiendo a su líder, Rosales; así, Antonio Ledezma, bregando, ante instancias jurisdiccionales y en la calle, por los derechos de los electores, que no sólo de los suyos.

La decisión, presentada el domingo pasado, de conformar una suerte de plataforma unitaria, con un plan de acción específico, que contempla acciones concretas en distintos frentes, debe ser saludada. Sin embargo, ya se sabe que la prueba del pastel está en comérselo. Las experiencias unitarias de la oposición casi no han ido, hasta ahora -con todo lo importantes que ellas han sido–, más allá del terreno electoral.

Pero, esta experiencia debería ser suficiente para comprender que, donde quiera que se ha producido una acción unitaria, ella ha dado frutos positivos.
Las alcaldías y gobernaciones ganadas son la prueba de ello. Pero donde quiera que las pulsiones divisionistas se han impuesto, el resultado ha sido catastrófico. Para la oposición partidista deberían estar siempre muy vivas las experiencias de Valencia, Maracay, Cumaná y del estado Bolívar.

Las victorias en esos sitios, que se escaparon por el boquete de la división, le habrían dado una mayor, e incalculable, consistencia cualitativa a la oposición.
Las derrotas fueron tan funestas como la abstención en 2005, en las elecciones parlamentarias. No olvidar estas lecciones del pasado ayudaría a darle norte franco a la propuesta de acción unitaria.

Era un grupo de 17: Prensa irlandesa

Posted on Actualizado enn

El grupo con el que Mike Dwyer vino a Bolivia era de 17 personas, dice la más reciente información de The Irish Times en su versión online. Dwyer, 24, es uno de los que murió el jueves pasado durante una acción de la policía boleiviana en Santa Cruz. Son persistentes las versiones de que se trató de una ejeución. El presidente del Senado, Oscar Ortiz, cree que “cada vez está más claro que no hubo enfrentamiento, no hubo tiroteo directamente han ido a matar a esa gente que estaba durmiendo, porque claramente la prensa ha mostrado las imágenes de las habitaciones, no hay señales de enfrentamiento no hay tiros en las paredes”, dijo el legislador a periodistas de Santa Cruz.

El número de personas con el joven irlandés es un nuevo elemento que se suma a los múltiples detalles que surgen en torno al episodio violento de la semana pasada. La versión que ha dado el gobierno y que ha abrazado el presidente Evo Morales continúa navegando en aguas turbulentas de duda. Al escepticismo en torno a la versión (con dos ejes: que hubo un tiroteo y que el grupo pretendía asesinar al presidente) se han sumado los países de los que los tres abatidos el jueves tenían nacionalidad: Irlanda, Croacia y Hungría. Todos quieren una versión comprobadamente cierta de lo que pasó.

El Irish Times no precisa de dónde viene la información sobre el grupo de 17, ni las nacionalidades de sus integrantes, menos sus identidades. Solamente dice que ha conocido el dato, sin revelar fuentes.

“Fuentes próximas a la familia Dwyer han dicho que Dwyer les informó que estaba yendo a Bolivia para un entrenamiento de tres meses vinculado a su trabajo en la industria de seguridad. Dwyer sugirió a la familia que estaba yendo a Bolivia bajo instrucciones de un empleador allí”, dice el diario, que agrega un detalle importante: “Sin embargo, ahora se ha sabido que (Dwyer) pagó por su vuelo a Bolivia y no hay información a estas alturas que estaba en Bolivia realizando un curso para una compañía”. La familia ahora trata de contactar a algunas de las personas irlandesas con las cuales viajó a Bolivia. “Parece, agrega, que Dwyer se separó del grupo y tomó un trabajo local”.

También informa que tras su llegada a Bolivia, Dwayer colocó fotografías suyas y con otras personas de apariencia caucásica en su sitio en Bebo.

El joven irlandés había trabajado por siquiera dos empresas irlandesas de seguridad antes de viajar a Sudamérica a fines del año pasado y había sido empleado a medio tiempo por la Integrated Risk Managament Serives (IRMS), dice The Irish Times. La empresa es conocida en Irlanda y Dwyer ya no trabajaba en ella cuando vino a Bolivia. La empresa tampoco había enviado a persona alguna a este país, dice la versión. En Bolivia, se le habría ofrecido trabajar con Eduardo Rozsa Flores, otro de los muertos el jueves.

Entretanto, en Bolivia ha surgido una marcada irritación entre dirigentes cívicos de Santa Cruz y empresarios privados por afirmaciones del vicepresidente García Linera, quien había sugerido que había empresarios involucrados en un supuesto complot. El prefecto cruceño Rubén Costas leyó al mediodía una declaración de repudio contra quienes intentan involucrar a grupos cívicos y empresariales en actividades. Y en Trinidad, el prefecto beniano Ernesto Suárez replicó al Vicepresidente recordándole su pasado en la clandestinidad y su envolvimiento en actividades por las que estuvo preso durante cinco años.

La propia Iglesia Católica pidió que los episodios de violencia de la semana pasada sean esclarecidos “de una manera contundente”, para que las especulaciones no tengan cabida.