Día: abril 20, 2009

Más del Irish Times

Posted on Actualizado enn

Quienes conocen algo del carácter irlandés saben de una cosa: No cejan hasta conseguir lo que procuran. Una nueva nota en el Irish Times anuncia una reunión entre un representante oficial del gobierno de su país y autoridades de la cancillería boliviana, para indagar sobre la muerte del irlandés Mike Dwyer. La nota en la página web de The Irish Times (www.irishtimes.com) informa que Derek Lambe, segundo subsecretario de la embajada irlandesa en Argentina, y el cónsul honorario en Bolivia, Peter O’Toole, transmitirán al ministerio boliviano de Justicia la necesidad de establecer hechos completos sobre el caso.

Subraya que el presidente Evo Morales ha dicho que una investigación internacional sobre la muerte del Dwayer es bienvenida. El Ministro de Estado para Asuntos Exteriores Dick Roche dijo que nada sugería que Dwyer hubiese estado envuelto en cualquier acto criminal.

“Entiendo que el Sr. Dwyer no tenía absolutamente antecedente alguno que sugiriese que tuviese alguna conducta inapropiada o que tuviese cualquier antecedente”, dijo Roche, señala el diario irlandés.

La crónica continúa:

“El cadáver de Mr. Dwyer (24), de Ballinderry, Co Tipperary, fue entregado por las autoridades bolivianas ayer (domingo). Será traído a su tierra natal para enterrarlo a mediados de semana, según una portavoz del departamento de Asuntos Exteriores. En una declaración por la mañana la familia Dwyer dijo que se sentía reconfortada “por el hecho que los restos de Michael están ahora en manos de las autoridades irlandesas, a la espera de la documentación final para repatriarlos”.

“La familia indicó su preocupación por tener los restos cuanto antes y agradeció a los funcionarios de Asuntos Exteriores y a los funcionarios irlandeses en Bolivia y Argentina que fueron de gran ayuda durante un momento difícil. La familia pidió a los periodistas que no la contacten ni la visiten.”

El portavoz de Asuntos exteriores de Fine Gael, el segundo partido político de Irlanda, Billy Timmins expresó solidaridad a la familia y amigos de Dwyer. “Es importante que las autoridades irlandesas establezcan, tan pronto como sea posible, las circunstancias que rodearon el tiroteo. Todo esfuerzo debe ser hecho para repatriar los restos de Michael y su familia debe tener la privacidad que ha requerido”, dijo, citado por el diario irlandés.

La nota agrega algunos antecedentes: “Las autoridades bolivianas han dicho que el Dwyer era parte de un grupo de mercenarios extranjeros que planeaba asesinar a líderes de su país, incluso al presidente Evo Morales. Dos de los otros supuestos mercenarios fueron también abatidos el jueves pasados junto a Dwayer, en tanto que otros dos fueron arrestados. La policía mostró un conjunto de armas diciendo que pertenecían al grupo.”

Los primeros informes de la prensa boliviana sugerían que Dwayer y sus compañeros fueron abatidos por la policía boliviana durante un tiroteo de 30 minutos en un hotel en Santa Cruz en la madrugada del jueves.

Luego trae el siguiente detalle: “Algunas fotografías han mostrado el cuerpo de Dwyer en ropa interior, lo que sugiere que en ese momento habría estado durmiendo. Un computador encontrado en el hotel supuestamente lista a cinco personas que serían el blanco de los supuestos mercenarios. Sin embargo, el nombre del presidente Morales no aparecía en la lista en tanto que sí lo estaba el de un destacado dirigente opositor. No obstante, las afirmaciones de Morales aseguraban que el grupo estaba en Bolivia para matarlo y lo vinculaba a un plan de sus opositores políticos. Los funcionarios irlandeses que deben encontrarse con sus equivalentes bolivianos hoy en La Paz buscarán evidencias de que, como se ha sugerido, Dwyer estaba armado y que junto con los otros miembros del grupo se envolvió en un tiroteo.”

Refiere también que los cuerpos de Dwyer y las otras personas fueron colocados en bolsas negras de plástico y llevados hasta la morgue en una camioneta. “Una fotografía de uno de los cuerpos, dice, muestra las manos atadas.

Luego trae la siguiente información sobre Dwyer: “Las autoridades bolivianas sostienen que una de las personas muertas, Eduardo Rozsa Flores, era el líder del supuesto complot. El Irish Times tiene entendido que Dwyer trabajaba para Rozsa Flores como guardia de seguridad. El irlandés egresó del Instituto de tecnología Galway-Mayo. Había trabajado como guardia en una firma de Galway mientras estaba en el instituto y comenzó a trabajar a tiempo completo tras su graduación. Fue a Bolivia en noviembre pasado para un entrenamiento de tres meses.”

De inmediato agrega otra información sobre Dwyer: “Al parecer se encontró con Rozsa Flores en enero y se le ofreció trabajar con él. Se asegura que la familia Dwyer estaba interesada en saber el tipo de trabajo de la firma de Rozsa Flores y lo que Dwayer sabía de ese trabajo. Un portavoz de la familia dijo que había muchas preguntas sin respuesta. Rozsa Flores era periodista, nacido en Bolivia con nacionalidad Croata y había luchado en las guerras de los Balcanes.”

La crónica finaliza así: “Zolgtan Brady, editor de la revista para la cual Rozsa Flores escribía en Hungría, dijo que éste había ido a Bolivia en la primavera pasada para “luchar contra su gobierno comunista” y por la independencia de la provincia (departamento) de Santa Cruz. Descartó la posibilidad de que Rozsa Flores fuese un asesino a sueldo.”

Tarjeta roja para Evo

Posted on Actualizado enn

  

Havelock,USA- El futbol no sólo es el más popular de los deportes sino un gran fenómeno político-social-económico mundial, que puede ejercer influencia más allá del ámbito cerrado de los grandes
estadios, los nuevos templos de idolatría de la humanidad del siglo 21, de cambio y transformación para mejor y para todos, y no de cambalache, como el siglo 20. Pues bien, en esta otra realidad global, Evo Morales recibe tarjeta roja. El 6-1 de Bolivia sobre Argentina, rumbo al Mundial del 2010 en
Suráfrica, sirvió, una vez más -Lenin dixit-, como un opio de los pueblos.

Controversia rodea balacera en Bolivia

Posted on Actualizado enn

Con este título el diario The Irish Times informa a su público, una de las mayores audiencias entre los medios informativos de Irlanda, sobre los acontecimientos del jueves pasado en Santa Cruz. La nota firmada por Tom Hennigan y Conor Lally es informativa, pero es interesante percibir que ese medio también observa “confusión y controversia” en las informaciones sobre el episodio. Para los lectores familiarizados con la lengua inglesa, toda la crónica puede ser leída en www.irishtimes.com.

El irlandés muerto ha sido identificado como Michael Dwyer, de Ballinderry, Co Tipperary, de 24 años. Su familia, informa el diario, entregó una declaración el fin de semana diciendo que todos estaban en shock y devastados por “la trágica muerte de un hijo y hermano querido”.

El padre de Dwyer, Martin, es electricista y su madre ingeniera farmacéutica. El matrimonio tiene tres hijos más: Aisling (25), Ciara (21) y Emmet (14).

El portavoz de la familia, Dermot Ryan, dijo que los Dwyers no tienen claros los acontecimientos que rodearon la muerte violenta y por ahora están abocados a llevar de vuelta el cadáver del joven a su país. “Hay muchas historias diferentes”, dijo Ryan. “Creo que durante mucho tiempo no saldrá mucha luz sobre esto, y probablemente nunca saldrá. La familia trata de no guiarse por ninguna especulación”, dijo, citado por el diario irlandés.

Un portavoz del Departamento de Asuntos Exteriores dijo respecto a la repatriación de los restos: “Normalmente, estas cosas llevan un tiempo independientemente de las circunstancias que rodearon la muerte. Es muy difícil trasladar un cadáver de un país a otro”.

Las otras dos personas muertas junto con Dwyer fueron identificados como un húngaro y Eduardo Rózsa Flores (49), de quien la policía dice que era el líder del grupo.

Periodista conocido oriundo de santa cruz, Flores tenía pasaporte Croata y luchó en el conflicto de los Balcanes. No había estado en Santa Cruz por más de 10 años, según su familia. Fue enterrado el viernes por la tarde en Santa Cruz. En el funeral, su hermana dijo a los periodistas locales: “No creo que mi hermano fuese un terrorista. Era un escritor”.

En una conferencia de prensa el jueves, el Vicepresidente Álvaro García Linera dijo que el grupo planeaba desestabilizar al gobierno izquierdista boliviano y que había intentado asesinar a Evo Morales, el primer presidente indígena de Bolivia.