Día: abril 10, 2009

Viernes de espera

Posted on Actualizado enn

La retirada del Congreso de la bancada opositora ha colocado una tranca en la sesión legislativa en la que el gobierno esperaba la aprobación de su proyecto de ley electoral transitoria y por la cual está en huelga de hambre desde el jueves el presidente Evo Morales. Contra todo lo previsto, la reunión del congreso no ha conseguido restablecerse desde anoche, pues no ha habido quórum suficiente para la reanudación, destinada a aprobar los más de 80 artículos uno por uno. Por el momento, parecería que la oposición congresal al proyecto del gobierno tiene la sartén por el mango, por lo menos temporalmente.

Hoy viernes el Presidente del Congreso y a la vez Vicepresidente de la República, Álvaro García Linera, realizó reiterados llamados para que la oposición ausente vuelva a la reunión. No tuvo éxito. Con el feriado de Pascua en curso no se vislumbraba una solución inmediata al impasse. El presidente continuaba el ayuno para presionar por la aprobación de la ley electoral, que regiría las elecciones presidenciales del 6 de diciembre, para la cual es candidato a la reelección. De su lado se ha colocado un millar de dirigentes del partido de gobierno, según cálculos oficiales, en casi todas las ciudades del país. Si la oposición retornase al Palacio Legislativo no sería antes de la próxima semana. Por ahora los opositores parecían agarrar la sartén por el mango, pues por causa del cese de actividades el interés de gran parte de la población estaba centrado en las conmemoraciones de la Semana Santa.

El gobierno dijo anoche que gran parte de las reformas que la oposición reclamaba había sido incluida en el proyecto de ley transitoria, necesaria para las elecciones porque, al haber entrado en vigencia la nueva carta constitucional aprobada en enero,se require de una norma legal para respaldar los comicios. Pero sus legisladores parecían ahora buscar el premio mayor antes de ceder y volver a sesionar: una limpieza completa de todo el padrón electoral.

La oposición reclama un nuevo empadronamiento debido a situaciones insólitas que surgieron en el plebiscito constitucional del 25 de enero. Un número importante de personas documentadamente difuntas figuraba en la lista oficial de empadronados. Hay también denuncias sobre muchos votantes con nombres y números de identidad repetidos, identidades extrañas como individuos cuyos nombres aparecían sólo con una letra X, a veces con XX y XXX, y otros con más de 100 años. La oposición también objeta el llamado “voto colmena” bajo el cual algunas comunidades rurales habrían votado al unísono, sin que se registrase una sola ausencia y con todas las boletas a favor del gobierno. La Corte Nacional Electoral ha admitido que, debido a fallas de registro, hasta un 30% de inscripciones es susceptible de revisión.

El gobierno se ha comprometido a revisar y re-empadronar a algunos cientos de miles, pero los opositores reclaman una depuración completa de la lista de más de cuatro millones de ciudadanos. Al ingresar en huelga de hambre el jueves, el presidente Morales dijo que pedir una revisión total de la lista de empadronados equivalía a no realizar elecciones. La oposición dice que es factible un nuevo empadronamiento y discrepa con la autorización para que los bolivianos residentes en el extranjero puedan votar, pues serían empadronados sin mayores controles por las autoridades diplomáticas designadas por el gobierno.

El órgano electoral no ha conseguido explicar convincentemente cómo sería posible empadronar a más de un millón de bolivianos que residen fuera de su país, con el apoyo de un número limitado de notarios y oficinas, y en cambio no lo sería el empadronamiento total dentro de Bolivia.

Por lo menos dos armas que los dirigentes del gobierno esgrimían hasta ayer habían sido desactivadas: un cerco de campesinos sobre el edificio del Congreso y la renuncia colectiva de los legisladores oficialistas. Nada de eso ocurrió, aunque la sesión del jueves estuvo plagada de incidentes.

Los dos senadores que rompieron las filas opositoras y momentáneamente aceptaron continuar sesionando, exigían un compromiso de los legisladores oficialistas para proseguir con el diálogo con la oposición y avanzar más en la reformulación del proyecto de ley.

-0-

P.S. El diputado opositor Ernesto Justiniano afirmaba hoy en su sitio sobre una supuesta reunión la noche del miércoles entre autoridades del gobierno y el Alto Mando Militar. La versión no tiene ninguna fuente y la he suprimido de esta nota.