De Lula a Evo, un mensaje con espinas

Posted on Actualizado enn

Corrijo: 1 de mayo de 2006 No no 2005)

El presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva envió el pasado viernes 6 de marzo un mensaje espinudo a su colega boliviano Evo Morales. Lo hizo al inaugurar una planta de procesamiento de gas en el estado costeño de Espírito Santo, parte de los esfuerzos brasileños por alcanzar la autosuficiencia energética a corto plazo.

Al inaugurar la obra, Lula dijo: “Hoy estoy aquí feliz de la vida. Si Petrobras continúa de la manera en que está, va llegar el día en que voy a ir a donde Evo Morales para decir: ‘Evo, querido, ahora nosotros podemos dejarlo libre para que venda el gas a quien quiera. El Brasil no precisa más. Somos autosuficientes. Es lógico que Brasil va a continuar comprando estratégicamente, pues a nosotros no nos interesa crecer cercados de pobres. Tenemos que desarrollarnos juntos. Pero yo voy a decirle eso sólo para que tenga una dimensión de que en la relación entre dos países es importante que las personas comprendan que cuanto menos peleamos, más producimos”. La frase fue citada por la mayoría de los medios informativos brasileños.

Al inaugurar esa planta, Lula dijo que este mismo año Brasil estará produciendo 18 millones de metros cúbicos de gas natural por día, dos tercios del volumen que actualmente compra de Bolivia (24 millones de metros cúbicos por día).

Las palabras del mandatario brasileño tienen otros mensajes. Pero es difícil determinar si el presidente Morales los interpretará correctamente o si sus asesores le hablarán de ellos con claridad. Pero como en política se debe partir de la peor de las hipótesis para de ahí mejorar condiciones, es evidente que en pocos años más Brasil estará en plena capacidad de cortar la cuerda cada vez más delgada de su dependencia energética de Bolivia, apenas le parezca mejor a sus intereses. Hay que prepararse para ese momento. La proposición es cuesta arriba cuando la producción de gas está estancada y no hay inversiones, ni posibles compradores externos a la vista.

Así estamos al cabo de casi tres años de la intervención de los campos que operaba Petrobras. A propósito, el día del tercer aniversario, el 1 de mayo, Lula piensa estar presente junto a todos los directores de Petrobras en la primera perforación en el campo marítimo Tupi, cuenca de Santos, en la capa pre salada, a unos 6.000 metros de profundidad. Se estima preliminarmente que ese campo tenga tanto gas natural como para cubrir gran parte de las necesidades de Brasil durante algunas décadas. La fecha escogida para esa ceremonia no es por nada al azar. (Es parte de la respuesta del estado brasileno a la accion boliviana del 1 de mayo de 2006.) Y la producción de petróleo puede llegar, inicialmente, a 15.000 barriles por día para, aun en la fase de experimentación, después pasar a 30.000. En 2010 podría estar produciendo 100.000 barriles por día.

La declaración del presidente brasileño fue precedida por un anuncio que hizo el miércoles (Marzo 4) el diario financiero Valor: Petrobras rompió ese día su récord diario de producción petrolera dentro de Brasil, al extraer 2.012.654 barriles. Su anterior récord eran 2.000.414 barriles, extraídos en la Navidad de 2007.

Con los nuevos volúmenes de producción, a los que se sumarán la producción en ascenso de varios campos de sus yacimientos marítimos costeros, Brasil puede en cualquier momento este año empezar a exportar crudo. Y esto es también un alerta para Venezuela.  (Lula tiene un encuentro con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca el 14 de este mes.)

“Cuando lleguen al pico de producción las tres nuevas plataforma (P-41, P-52 y P 54), aumentarán en 460.000 barriles diarios de petróleo la capacidad de producción instalada de los campos nacionales”, dijo una nota de la empresa, reproducida por Valor.

Otra plataforma cuya entrada en la fase de producción también está prevista para este año es Ciudad de San Mateus, en el campo de Camarupim, cuenca de Espírito Santo, capaz de generar hasta 10 millones de metros cúbicos de gas por día, un poco menos de la mitad (24 millones de m3) de lo que actualmente Petrobras compra diariamente de Bolivia.

Vale la pena tener en cuenta todos estos datos, que revelan el ímpetu con el cual se desarrolla la industria petrolífera de nuestro vecino gigante. Ese ímpetu revela lo que los geólogos siempre dijeron pero que no tuvieron oportunidad de confirmar sino a partir de unos 10 años atrás, cuando Brasil enterró el modelo monopólico estatista y decidió asociarse con capitales extranjeros para encontrar petróleo en su vasto territorio. En ese lapso ha casi triplicado su producción de crudo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s