Mes: febrero 2009

Los avatares de Chávez

Posted on Actualizado enn

Pasó inadvertido en Bolivia un aniversario significativo en la vida política sudamericana. El 4 de febrero se cumplieron 17 años de la insurrección fallida del Tcnl. Hugo Chávez contra Carlos Andres Pérez. Era la primera intentona militar contra la democracia que sólidamente habían construido Rómulo Betancourt, Rafael Caldera, Rómulo Gallegos, Aristides Calvani, Simón Alberto Consalvi y otros demócratas pura sangre para quienes la democracia genuina, con alternabilidad del poder, era un mandamiento. Esa democracia, que parecía ejemplar cuando los regímenes militares pululaban en la región, perduró imbatida por más de 30 años.

Pero la avalancha de petrodólares disparada por dos shocks petroleros –cuando los exportadores se sentían blindados- empantanó esa democracia en corrupción e ineficiencia. Las acusaciones de sobreprecios y sobornos eran plato diario para los venezolanos. En ese ambiente, surgió un grupo militar de mandos medios del que Chávez era uno de los cabecillas. Con una ideología difusa, el grupo proponía una nueva democracia y extirpar la corrupción. La hora del alzamiento llegó al rayar el 4 de febrero de 1992. Pronto los insurgentes habían tomado la mayoría de las plazas militares del país. La plaza decisiva –Caracas- había sido asignada al Tcnl. de paracaidistas Chávez. Y ¿saben dónde fue derrotada la insurrección? En Caracas. Chávez no logró lo que sus compañeros habían conseguido. Pérez se le escapó en las narices.

Gran parte de la guarnición caraqueña apoyó la institucionalidad que representaba Pérez, electo en comicios que, como en todos los de la democracia venezolana tras la caída de Marcos Pérez Jiménez (1958), parecían exentos de sospecha de fraudes. El joven comandante paracaidista acabó juzgado como manda la ley, sentenciado y encarcelado. Pero las ideas de extirpar la corrupción y la incapacidad administrativa, más visibles con la escasez de recursos que dejaba el fin de la bonanza petrolera, habían calado profundamente en los venezolanos. Acabaron eligiendo democráticamente a un Chávez ya indultado. Para muchos venezolanos fue como saltar de la sartén al fuego.

Con nuevos aluviones de petrodólares, Chávez se afirmó y logró aliados en el continente. Forjó alianzas con Irán y Rusia, apadrinó a Cuba y se peleó con el ex presidente George W. Bush. Pero su país aún está lejos de ser un país desarrollado.

Ahora se le presenta otra situación complicada. Cree -y tal vez con razón- que el destino político y económico de América del Sur yace en Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). Ha conseguido ingresar al bloque comercial, pero para que ese ingreso sea efectivo se requiere la ratificación congresal de los socios. Resulta que una porción importante de legisladores brasileños teme que el ingreso de Venezuela con Chávez perturbe la unidad del grupo. El año pasado, dio un ultimátum para que sancionase el ingreso venezolano hasta septiembre o no se interesaría más en el grupo. En Brasil le contestaron: “Haga lo que quiera. A nosotros nadie nos presiona”.

No ha vuelto a hablar de plazos. Y ahora el senado brasileño acaba de elegir como su presidente a José Sarney, ex presidente de Brasil y social demócrata, reticente al ingreso de la Venezuela de Chávez.

Con el petróleo otra vez en picada, un nuevo referéndum sobre su ansiedad por ser reelecto, un gobierno en Estados Unidos no más dispuesto a aceptar desplantas y las puertas formales de Mercosur todavia cerradas, el horizonte de Chávez se cubre otra vez de nubarrones.

 

El litio de Uyuni vuelve a generar interés

Posted on Actualizado enn


En la carrera para construir la nueva generación de automóviles eléctricos, un hecho surge ante los fabricantes y gobiernos que buscan disminuir la dependencia del petróleo importado: casi la mitad del litio mundial, el mineral necesario para propulsar los vehículos, se encuentra en Bolivia, dice un reportaje del New York Times. Este país puede no estar dispuesto a cederlo tan fácilmente. La crónica está fechada en Uyuni el 2 de febrero, y la firma el corresponsal del periódico para el sur y oeste de Sudamérica, Simón Romero. La ilustran dos fotografías con un paisaje totalmente desolado del lugar.

Firmas japonesas y europeas intentan llegar a acuerdos para explotar ese recurso, pero el sentimiento nacionalista está creciendo aceleradamente bajo el gobierno del presidente Evo Morales, un ferviente crítico de los Estados Unidos, que ya nacionalizó las industrias de gas y petróleo, dice el reportaje del diario neoyorquino,

Agrega: Por ahora, el gobierno habla de controlar el litio muy de cerca y de mantener al margen a los extranjeros. Además, los grupos indígenas en este remoto desierto de sal donde yace el mineral presionan por una porción de la riqueza.

Añade, citando a Francisco Quisbert, de 64 años: “Sabemos que Bolivia puede ser la Arabia Saudita del litio”, dijo el líder de Frutcas, un grupo de recolectores de sal y sembradores de quinua en las orillas del Salar de Uyuni, la mayor planicie salada del mundo. “Somos campesinos pobres, pero no estúpidos. El litio puede ser de Bolivia pero también es nuestra propiedad”.

La nueva Constitución que el Sr. Morales logró que los votantes aprobaran el mes pasado ha estimulado esas posiciones. Un artículo otorga a los indios control sobre los recursos naturales en sus territorios, reforzando su capacidad para lograr concesiones de las autoridades y de las compañías privadas, e incluso bloquear proyectos mineros.

Pero nada de esto disminuye los esfuerzos extranjeros, inclusive de los conglomerados japoneses Mitsubishi y Sumitomo y un grupo dirigido por el industrial francés Vincent Bolloré. En los últimos meses, los tres han enviado representantes a La Paz para reunirse con el gobierno del Sr. Morales en busca de acceso al litio, componente básico para las baterías que propulsan los automóviles y otros productos electrónicos.

“Hay lagos de sal en Chile y Argentina, y un depósito de litio prometedor en el Tibet, pero el premio está claramente en Bolivia”, dijo al diario neoyorquino en La Paz el ejecutivo de la Unidad de Metales de Mitsubishi, Oji Baba. “Si queremos ser una fuerza en la próxima onda de automóviles y de baterías que los propulsen, debemos estar aquí”.

Mitsubishi no es la única que proyecta automóviles basados en baterías de litio. Los vapuleados fabricantes de automóviles en los Estados Unidos apuntalan sus esperanzas en el litio, dice el diario. Uno de ellos es la General Motors, que planea lanzar en 2010 el Volt, vehículo con batería basada en litio y maquinaria a gas. Nissan, Ford y BMW, entre otras industrias, tienen proyectos similares, dice el diario.

La demanda de litio, utilizado hace mucho en pequeñas cantidades en medicinas estabilizadoras del ánimo y en armas termonucleares, ha crecido desde que los productores de BlackBerrys y otros instrumentos electrónicos empezaron a utilizarlo. Pero la industria automotriz tiene el mayor potencial para el litio, según los analistas, dice el diario neoyorquino. El litio permitiría que los automóviles eléctricos conserven más energía y corran más distancia, pues pesa menos que el níquel, también utilizado en las baterías, dice el reportaje.

Estimuladas por el interés de los gobiernos, incluso el de Barack Obama, en mejorar la eficiencia energética y reducir la dependencia del petróleo importado, las compañías privadas dirigen su atención a este desolado rincón de los andes, donde los indios de lengua Quechua subsisten de los restos de un antiguo mar interior, intercambiando la sal que transportan en caravanas de llamas

El servicio geológico de los Estados Unidos dice que, potencialmente, pueden extraerse 5,4 millones de toneladas de litio de Bolivia, cantidad superior a los 3 millones de Chile, 1,1 millón en China y apenas 410.000 en Estados Unidos, informa el reportaje. Estudios de geólogos independientes dicen que Bolivia puede tener aún más litio en Uyuni y sus otros desiertos de sal, si bien la altitud y la calidad de las reservas pueden dificultar el acceso al mineral, añade.

Mientras las estimaciones varían mucho, algunos geólogos dicen que los fabricantes de automóviles pueden tener en las reservas bolivianas materia prima para décadas.

Pero dentro de ese potencial, los extranjeros que procuran extraer las reservas bolivianas de litio, deben navegar a través de las políticas de Morales, 49, que ha coludido repetidamente con inversionistas americanos, europeos e incluso sudamericanos. Morales estremeció al vecino Brasil, con cuyo gobierno tiene relaciones amistosas, al nacionalizar los campos de gas natural en 2006 y procurar un fuerte incremento en los precios, recuerda el reportaje. Llevó a cabo su más reciente nacionalización antes que se votase por la nueva Constitución, enviando tropas para ocupar las operaciones de la gigante petrolera británica BP.

En las oficinas de Comibol, en La Paz, la visión de Morales de combinar el socialismo y defensa de los indígenas, es desplegada prominentemente. Ejemplares de Cambio, el nuevo diario gubernamental, están disponibles a la entrada de las oficinas, donde también están a la vista imágenes de Ché Guevara, muerto en Bolivia en 1967.

“El modelo imperialista anterior de explotación de nuestros recursos naturales nunca más será repetido en Bolivia”, dijo Saúl Villegas, jefe de una división de Comibol que supervisa la extracción de litio, cita el diario estadounidense.”Es posible que aceptemos a extranjeros como socios minoritarios o, mejor aún, como nuestros clientes”, relata el reportaje.

Constitución anulable

Posted on Actualizado enn

La Constitución Política del Estado que el Presidente Evo Morales se propone promulgar hoy sábado es un documento que nace herido de muerte. “Es anulable”, dice el Dr. Willman Durán, ex presidente del Tribunal Constitucional, para luego citar las razones que respaldan su afirmación (http://www.web.el-nuevodia.com/index.php?cat=150&pla=3&id_articulo=934). Es decir, es un documento que carecería de valor en cuanto exista una vigencia plena del estado de derecho en Bolivia, con sus órganos institucionales en funcionamiento, especialmente el Tribunal Constitucional. Durán cree que promulgar el documento es como pretender vender una vivienda que está llena de hipotecas y cuya transferencia legal está prohibida. Otros juristas consideran que incluso el ejemplo de la vivienda es incorrecto, pues legalmente no habría vivienda para vender.

La polémica en torno a este texto magno que regirá la vida de los bolivianos no termina este sábado, que aquí en Santa Cruz amaneció bajo una fuerte tormenta, con rayos y truenos. Parece sólo un capítulo más de una accidentada trayectoria.

No es color rosa

Posted on Actualizado enn

 

La exposición que tiene el gobierno boliviano en países con los que Bolivia tiene relaciones no es buena, por más que el entorno próximo al presidente Evo Morales se esmere en ofrecerle un panorama diferente. Salvo, por supuesto, aquellos paises que el gobierno considera aliados (Nicaragua, Cuba, Venezuela, Irán).

Sugiero ver http://www.humanrightsfoundation.org/ y el informe que emitió en octubre la organización Human Rights Watch, a cuyo representante el gobierno venezolano expulsó en Septiembre pasado. Sigue un extracto del informe:

HRF se hace eco de la muerte de 21 personas y las heridas de cientos de víctimas para señalar que son la consecuencia de las medidas políticas que está apadrinando el Gobierno de Evo Morales.

“Es muy grave que el jefe de Estado de un país signatario de la mayor parte de los tratados de derechos humanos esté convocando literalmente a las personas en su territorio a elegir entre su propio proyecto político y la muerte”, dijo Thor Halvorssen, presidente de la HRF.

Para la ONG neoyorquina la situación sólo puede empeorar, mientras Morales siga haciendo “propaganda de la guerra” e incitando al “odio racial entre bolivianos”. El dirigente populista ha repetido en numerosas ocasiones que no existe una vía intermedia entre su proyecto político y la eliminación política del adversario, algo que ya demostró cuando llamó a “morir” para “defender la revolución” frente a una tercera parte de los bolivianos, que se oponen a su manera de dirigir el país.

HRW menciona los calificativos que el Gobierno ha lanzado contra los Gobernadores de las provincias donde se ha rechazado mayoritariamente y por votación universal la planificación socialista del presidente Morales. Entre ellos se encuentran insultos como racistas”, “fascistas”, “separatistas” o “antipatrias”. Por si fuera poco, los simpatizantes de Evo han multiplicado las agresiones a la prensa.

El indigenismo de Evo Morales ha partido literalmente en dos un país que hasta el momento no tenía graves enfrentamientos raciales. En estos momentos, al igual que en las incipientes revoluciones socialistas, existe un trato diferente por parte del Estado si se proviene del campo o si las raíces del ciudadano en cuestión se encuentran en las ciudades más desarrolladas. Dentro de los jornaleros, son los indígenas los más beneficiados porque son los más fieles seguidores del presidente boliviano.

Según el informe de HRW, “desde el inicio del mandato de Evo morales en el año 2006, es en Bolivia el país donde se ha generado la mayor cantidad de muertes en América Latina por motivos políticos, después de Colombia que enfrenta una larga batalla interna contra la organización terrorista FARC”.

Todas esas víctimas, afirma la ONG neoyorquina, son la consecuencia de “la acción represiva policial y militar y de la acción consentida de los llamados “movimientos sociales” incitados directamente por el poder ejecutivo”.

La espera de Chávez

Posted on Actualizado enn

La espera del presidente venezolano Hugo Chávez para que su país consiga el ingreso pleno al Mercosur se encamina por una senda aún más prolongada. ¿Recuerdan que el año pasado había dado un ultimátum al grupo que conforman Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay para que hasta septiembre se diera curso al ingreso de Venezuela? Es que el congreso de Brasil particularmente el Senado, se negaba a franquearle el paso por considerar que traería problemas más que apoyo al grupo comercial. Esa actitud se endureció con la actitud del presidente venezolano. Pasó septiembre y nada ocurrió. Pues bien, uno de los principales opositores a ese ingreso es el ex presidente José Sarney, quien acaba, esta misma tarde, de ser electo presidente del senado. Uno de los compromisos de Sarney para conquistar los votos que detuvieron las aspiraciones del PT, el partido de Luiz Inacio Lula da Silva, de controlar la Cámara Alta de Brasil fue dificultar la incorporación venezolana. Lo decía el jueves pasado Folha de Sao Paulo. El “fumando espero” del mandatario venezolano tiene todavia para rato.

 

Energía, la guerra no declarada

Posted on Actualizado enn

“…dominaremos el sol y los vientos y los campos para mover nuestros autos y nuestras fábricas. Y transformaremos nuestras escuelas, colegios y universidades para enfrentar los desafíos de una nueva era…” (Presidente Barack Obama, 20 de enero 2009)

La frase no fue dicha para que se la lleve el viento. En 1980, el presidente Jimmy Carter, con los precios del petróleo en disparada, proclamó que el ahorro de energía era el “equivalente moral de la guerra”. Apagó las luces de la Casa Blanca.

Tres años más tarde, el petróleo crujía. La crisis de la deuda hacía quebrar a México y a Venezuela, que se creía invencible con sus reservas monetarias acumuladas durante la bonanza petrolera, le vinieron sin aviso y sin anestesia los años de las vacas flacas. El país que se creía que estaba encaminado –y contaba con las condiciones para eso- a ser una moderna nación industrial en América del Sur, pronto estaba con la mano extendida pidiendo una tregua a sus acreedores. Ya sabemos lo que pasó en Bolivia. Se desató un huracán y comprar un pasaje aéreo Caracas-La Paz-Caracas costaba más de un kilogramo de billetes apretados en fajos de cien. La paridad con el dólar llegó en poco tiempo a 2,8 millones de bolivianos a uno. Fue entonces que alguien dijo “la Patria se nos muere” y empezó a regir un nuevo modelo económico, que acabó con el estado dador de todo, frenó a la inflación, y el país, maltrecho pero de pie, empezó a caminar establemente. Floreció la agroindustria y vinieron inversiones para buscar gas, que permitieron los descubrimientos que después darían lugar al 1 de mayo de 2006.

La declaración de Obama es una señal muy clara por dónde avanza ahora el camino de la única superpotencia militar de la tierra: Depender de los recursos energéticos propios. El presidente Hugo Chávez ya pasó de una actitud semi-beligerante en los primeros días del triunfo de Obama a otra de cautela. Ha acostado la lengua temporalmente en el chinchorro (hamaca). Otros no, aunque es posible que pronto también tengan que colocarla en la payasa (colchón de paja).

Pero es evidente que en medio de la tormenta cuyos vientos ya rugen, yace también el petróleo, que al llegar a $147 el barril, encendió la mecha para el estallido del polvorín. Para Brasil fue una ratificación del empeño que había intensificado tras la ocupación de los campos que explotaba Petrobras en Bolivia. Norman Gall, del respetado Instituto de Economía Mundial Fernand Braudel, nos dice que Petrobras y sus socios planean invertir unos 600.000 millones de dólares (unas 30 veces el PIB boliviano de 2008) en las próximas dos o tres décadas para desarrollar sus nuevos campos de gas y petróleo descubiertos a 350 kilómetros mar adentro, en el mayor desafío de la industria petrolera mundial en sus 150 años de historia (www.braudel.org.br). Se calcula que ahí hay gas y petróleo suficientes para cubrir toda la demanda brasileña de 70 años. También Brasil quiere mover su industria sin los peligros de la energía importada. Todos estos esfuerzos contribuyen a la depresión de precios del petróleo que se advierte en los últimos meses.

Es una guerra por la independencia energética. Aquellos productores de materias primas que no aprovecharon la bonanza financiera de los últimos años y no diversificaron sus economías, tienen un espinoso futuro cuesta arriba.

Puede ser un buen comienzo

Posted on Actualizado enn

La expulsión de Santos Ramírez como presidente de YPFB resulta de las evidencias abrumadoras que pesaban contra la ahora ex primera autoridad de la primera empresa del país. Antes de tomar la decisión, el presidente Evo Morales se reunió con su equipo de ministros con quienes evaluó el problema, que ciertamente tiene otros episodios y sub episodios que gran parte del país ignora. ¿Cuál fue la gota que colmó el vaso e hizo inevitable la decisión presidencial? Pues el presidente Morales ha siempre defendido a sangre y fuego a sus colaboradores.  Y Ramírez era  considerado como su “hermano”, además de ser el segundo hombre del MAS y parte del puñado de fundadores. Sólo horas antes de su destitución había dicho que contaba con la confianza del presidente. Ramírez es, además, senador con licencia, mientras ocupaba funciones ejecutivas.

En una democracia mejor estructurada, decir toda la verdad es una obligación que los dirigentes nacionales no pueden eludir. No es nuestro caso, infelizmente. Sólo como parte mínima del muestrario de interrogantes: ¿Quiénes iban a ser los directamente “beneficiados” con la supuesta coima de $US 450.000? ¿Quiénes fueron los intermediarios facilitadores de este escándalo? El propio Ramírez debe tener mucho para hablar. Finalmente, es difícil creer que hubiese actuado solo. El descubrimiento de este escándalo fue posible por la muerte a balazos del empresario involucrado, a las puertas del edificio donde viven parientes de Ramírez. ¿Fue éste un caso meramente accidental? ¿Qué otras irregularidades han surgido en YPFB que el gran público desconoce?

La del presidente Evo Morales es una medida correcta. Para que su gobierno resulte creíble sin reparos, debe ir mucho más allá. Para comenzar, las sospechas de envolvimiento que pesan sobre su mano derecha, el ministro Manuel Quintana, en el caso de los 33 camiones de Pando que aún está oscuro. La ineficiencia que ronda YPFB tiene a la población ante una frecuente escasez de combustibles. La cuestión de los tractores destinados al desarrollo agrícola y que debían beneficiar a pequeños productores. Los tractores son ahora fierro viejo. El tráfico de cocaína que involucró a parientes de una cercana colaboradora del presidente. En fin, hay muchas cosas en la agenda anticorrupción que el presidente Morales debe acometer. Podemos estar ante un buen comienzo.

Sobre el tema, me han hecho llegar el siguiente comentario de “El País”, de Madrid. (Inadvertidamente coloqué Tarija. Pido las debidas excusas.)

Editorial “El País”, de Madrid (01-02-09)

Evo, prisionero de si mismo

 ¿Alfiles y carceleros? El recambio en YPFB, provocado por las graves sospechas de corrupción en esa institución, ha desnudado la dramática soledad del presidente y el virtual cierre de un círculo político que controlaría sus decisiones. Claramente, el escándalo por el contrabando de 33 camiones (destapado por un funcionario de alta confianza del propio gobierno), que involucra a su ministro de la Presidencia, ex representante de RESDAL (Red de Seguridad y Defens de América Latina, financiada por el National Endowment for Democracy de Estados Unidos) y ex funcionario del Ministerio de Defensa en tiempo de Banzer, ha tenido un desenlace distinto del que afecta a Santos Ramírez, fundador del partido de gobierno y que pertenece a otra corriente politica interna del MAS-IPSP, pese a que en ambos casos los indicios son comprometedores.

Sin embargo, las sospechas de corrupción contra Quintana, que controla el aparato de inteligencia y seguridad del gobierno, afectan y manchan de forma diferente que las que pesan sobre la cabeza de Ramírez. Al confirmar al primero en su cargo y destituir al segundo, Morales parece entender que debe luchar de forma selectiva contra la corrupción. 

Pero lo anterior – que es un síntoma claro de la influencia de un grupo cada vez más poderoso que rodea al presidente – se ve agravado cuando en el recambio el presidente desnuda su dramática orfandad, al nombrar como presidente interino de la estatal a quien desde el Ministerio de Hidrocarburos se ha empeñado en postergar y dilatar cualquier iniciativa para avanzar en la industrialización del gas y en el incremento del consumo interno de este energético, posturas que sólo benefician a las petroleras extranjeras. 

La solución se torna peor que la enfermedad que intenta curar Morales. La “banda” delincuencial que actuó en la Tejada Sorzano no parece ser exactamente la misma que fue presentada por la Policía. Al menos uno de los detenidos denunció maltratos, torturas y abusos en su detención y afirma no tener nada que ver con el asunto. ¿Quienes proporcionaron información a la verdadera banda delincuencial para ejecutar el “operativo”? Los asaltantes y asesinos, según todos los síntomas, no actuaron solos, y los que andan presos no parecen ser todos los que debieran estar.

 YPFB, a la deriva, en manos de Villegas, el que, de acuerdo a Morales Olivera, supo y avaló los cambios de los Anexos D de los contratos petroleros de octubre de 2006. El Ministerio de Hidrocarburos, convertido en repartición marginal, está prácticamente descabezado, lo mismo que la Superintendencia del sector, uno de cuyos funcionarios estaría involucrado en el “operativo” asalto y asesinato que derivó en la destitución de Ramírez. ¡Que felicidad para Petrobras, Repsol YPF y las demás “socias pero no patronas”!

 Si a lo anterior le sumamos que el actual ministro de Defensa, Walker San Miguel, fue otrora representante de Petrobras en Bolivia y que Ashmore/Shell (Enron), estarían logrando ventajosos acuerdos con el Ministerio de Defensa Legal (Hector Arce, que trabajó con la asesoría del abogado Eric San Miguel, hermano del ministro de Defensa), como resultado de una “nacionalización respetuosa” (reducida a efectuar auditorías para ocultarlas)  como el propio presidente de la República ha afirmado, podemos tener completo el cuadro que revela quien realmente controla los hidrocarburos en Bolivia. A los patrones no les gustan las sociedades que quiere nuestro iluso presidente.

 La corrupción se está devorando al gobierno de Evo. No sólo la de 450 mil dólares (resulta hasta extraño que se haya descubierto esa presunta “coima” relacionada a la separadora de líquidos del gas que va al Brasil, precisamente). Es la multimillonaria corrupción, la que usa transferencias bancarias a bancos off-shore. La Unidad de Investigaciones Financieras de la Superintendencia de Bancos no tiene un lente que las alcance, además de estar controlada por el mismo entorno palaciego.

  

Otra vez Bolivia, una voz para reflexionar

Posted on

r

Eslizabeth Burgos, esposa de Regis Debray y pensadora de izquierda a quien no se le encontrarán credenciales de derecha y menos aún oligárquicas, ha escrito el siguiente articulo cuya lectura recomiendo a gobiernistas y no gobiernistas. Se lo encuentra en Analitica.

http://www.analitica.com/va/internacionales/opinion/2179859.asp