Día: febrero 5, 2009

No es color rosa

Posted on Actualizado enn

 

La exposición que tiene el gobierno boliviano en países con los que Bolivia tiene relaciones no es buena, por más que el entorno próximo al presidente Evo Morales se esmere en ofrecerle un panorama diferente. Salvo, por supuesto, aquellos paises que el gobierno considera aliados (Nicaragua, Cuba, Venezuela, Irán).

Sugiero ver http://www.humanrightsfoundation.org/ y el informe que emitió en octubre la organización Human Rights Watch, a cuyo representante el gobierno venezolano expulsó en Septiembre pasado. Sigue un extracto del informe:

HRF se hace eco de la muerte de 21 personas y las heridas de cientos de víctimas para señalar que son la consecuencia de las medidas políticas que está apadrinando el Gobierno de Evo Morales.

«Es muy grave que el jefe de Estado de un país signatario de la mayor parte de los tratados de derechos humanos esté convocando literalmente a las personas en su territorio a elegir entre su propio proyecto político y la muerte», dijo Thor Halvorssen, presidente de la HRF.

Para la ONG neoyorquina la situación sólo puede empeorar, mientras Morales siga haciendo «propaganda de la guerra» e incitando al «odio racial entre bolivianos». El dirigente populista ha repetido en numerosas ocasiones que no existe una vía intermedia entre su proyecto político y la eliminación política del adversario, algo que ya demostró cuando llamó a «morir» para «defender la revolución» frente a una tercera parte de los bolivianos, que se oponen a su manera de dirigir el país.

HRW menciona los calificativos que el Gobierno ha lanzado contra los Gobernadores de las provincias donde se ha rechazado mayoritariamente y por votación universal la planificación socialista del presidente Morales. Entre ellos se encuentran insultos como racistas», «fascistas», «separatistas» o «antipatrias». Por si fuera poco, los simpatizantes de Evo han multiplicado las agresiones a la prensa.

El indigenismo de Evo Morales ha partido literalmente en dos un país que hasta el momento no tenía graves enfrentamientos raciales. En estos momentos, al igual que en las incipientes revoluciones socialistas, existe un trato diferente por parte del Estado si se proviene del campo o si las raíces del ciudadano en cuestión se encuentran en las ciudades más desarrolladas. Dentro de los jornaleros, son los indígenas los más beneficiados porque son los más fieles seguidores del presidente boliviano.

Según el informe de HRW, «desde el inicio del mandato de Evo morales en el año 2006, es en Bolivia el país donde se ha generado la mayor cantidad de muertes en América Latina por motivos políticos, después de Colombia que enfrenta una larga batalla interna contra la organización terrorista FARC».

Todas esas víctimas, afirma la ONG neoyorquina, son la consecuencia de «la acción represiva policial y militar y de la acción consentida de los llamados «movimientos sociales» incitados directamente por el poder ejecutivo».