Día: enero 29, 2009

Indicios de más gas…en Chuquisaca

Posted on Actualizado enn

Pero Petrobras está indecisa por las incertidumbres que reinan en Bolivia

El diario financiero Valor, de Sao Paulo, publicó hoy un amplio reportaje en el que revela que Petrobras puede haber encontrado más gas en Chuquisaca. El campo sería de la magnitud de los campos grandes de Bolivia.

Dice la nota: «Petrobras encontró en Bolivia, a 5.100 metros de profundidad, un sedimento de roca porosa bajo la cual los técnicos de la empresa creen que se encuentra una gran reserva de gas natural».

Agrega que la información fue dada a Valor por una autoridad del gobierno brasileño conocedora de las operaciones de Petrobras en Bolivia. La prospección de la empresa se ubica en el bloque exploratorio de Ingre, en Chuquisaca. En un comunicado, la empresa informo que el proyecto está en fase de perforación. «Por el momento, no es posible hacer ninguna estimación sobre la existencia de hidrocarburos y, por este motivo, no es posible estimar volúmenes ni plazos de producción», dijo la fuente informante al diario brasileño.

Dice enseguida que los trabajos de exploración del bloque Ingre comenzaron a principios de 2008 con un presupuesto inicial de US$ 35 millones. Se esperaba encontrar el área geológica de Pamir Pampi, donde esté el gas, a poco más de 4.000 metros.

«Petrobras llegó a un nivel de 5.100 metros y ahora evalúa el tamaño real del yacimiento y la forma en que será explotado», dijo esa autoridad del gobierno brasileño a Valor, con la condición de no identificarla. «La probabilidad de que allí haya gas es inmensa y también es inmensa que sea del tamaño de San Antonio y San Alberto», dijo. Ambos campos son los mayores productores de gas en Bolivia y están operados, en gran parte,  por Petrobras.

Un funcionario de Petrobras consultado por Valor dijo que si el descubrimiento se confirmase, serán necesarios «a lo menos cuatro años para que ese campo entre en operación». El impacto inmediato para Bolivia sería un aumento de sus reservas, agregó a Valor. Bolivia requiere urgentemente expandir su producción para cumplir sus contratos de venta con sus dos clientes principales, Brasil y Argentina,

Pero si el campo fuese realmente una gran reserva de gas, Petrobras tendrá que evaluar si Bolivia ofrece hoy las condiciones políticas y jurídicas que justifiquen las inversiones necesarias, y cuándo iniciar la producción. El reciente escenario político incierto que prevalece en Bolivia no ha entusiasmado a ninguna empresa, dice Valor, para agregar que en estos días «Petrobras es la única que realiza perforaciones» en el país.

La semana pasada, continúa, el gobierno del presidente Evo Morales estatizó La empresa productora de gas Chaco, de capitales británicos y argentinos. El domingo, los bolivianos aprobaron en un referendo la nueva constitución política de Bolivia que, entre otros puntos, amplía la participación del estado en la economía e impone duras restricciones a las inversiones privadas, en particular a las que explotan recursos naturales, dice el reportaje.

Ante esa nueva carta constitucional, la estatal rusa Gazprom, una de las mayores empresas de gas en el mundo, anunció esta semana que están congelados sus planes de inversión en Bolivia, dice el reportaje. Recuerda que el representante Julio Velázquez dijo, según la prensa boliviana, que la estatal rusa sólo definirá el volumen de inversiones cuando el gobierno boliviano cree una sociedad anónima mixta, instancia que considera necesaria para que la empresa rusa empiece a trabajar en Bolivia. «Como empresa, queremos estabilidad jurídica y la garantía de inversiones de un país serio», dice la cita mencionada por Valor.

Agrega que una fuente del sector energético en Brasil dijo que cree que Petrobras no ha llegado «a la meta ni a la profundidad final de perforación en Ingre», para agregar: «Y si se encontrase gas, no se sabe cómo queda (el descubrimiento) a la luz de la nueva Constitución».

Aun con el clima de inestabilidad y del aumento del control estatal sobre los hidrocarburos, Petrobras sostiene que mantendrá sus planes en Bolivia, dice la versión, y agrega que a fines de 2007 el gobierno brasileño prometió invertir $1.000 millones hasta 2012.

Valor dice que ha sido informada que entre los técnicos de Petrobras en Bolivia circulan rumores de que la empresa no estaría muy interesada en apostar al desarrollo del campo de inmediato, y que una posibilidad sería mantenerlo como reserva hasta que los campos de San Antonio y San Alberto empiecen a decaer. La proyecciones dicen que la producción (de esos campos) estará más débil en 2019.

Pero el argumento técnico no es todo. Bolivia tiene interese en que ese campo ingrese a la producción cuanto antes.

Las autoridades brasileñas dicen que Bolivia sigue siendo muy importante como proveedora de gas, pues la producción de la Bahía de Santos está lejos de empezar. De los 42 millones de metros cúbicos de gas que Bolivia produce diariamente, Brasil compró el año pasado casi 30 millones diarios, dice el reportaje. El volumen cayó a 24 millones a comienzos de año. Como dijo a Valor un funcionario en Brasilia, el asunto es: «Si Brasil dejara de comprar gas de Bolivia, Bolivia iría a la quiebra, entra en colapso en dos semanas. En este momento, es eso lo que está en juego. De modo que ¿será que vale la pena dejar de comprar gas a Bolivia?»