Día: enero 8, 2009

Las cartas se dan la vuelta

Posted on Actualizado enn

Version actualizada con los resultados de la misión que viajó a Brasilia el jueves y viernes.

Cuando los presidentes de Bolivia y Brasil discutían las posiciones de sus paises tras la toma de las instalaciones de Petrobrás por el ejército boliviano, el dirigente brasileño le dijo a su colega: “No me amenacen con la espada del gas sobre mi cabeza. Pues yo puedo amenazarles también con la espada del mercado de Brasil para el gas sobre la cabeza de Uds.” Lula quería decir: Si Uds. son nuestros principales proveedores de gas, no olviden  que Brasil es el único mercado real que Bolivia tiene para su gas. Evo Morales no le creyó o no le prestó atención.

Esta semana la contra-amenaza de Brasil ha empezado a materializarse. Ha mostrado dos puntas de los ases que tiene en la mano: su propia y –por causa de las lluvias- abultada producción de energía hidroeléctrica. La segunda punta ya está anticipada: los precios bajarán un 40% o 50% a partir de abril.

Como hace seis años el entonces presidente Sánchez de Lozada, Evo Morales procurará convencer a su vecino que no reduzca los precios. Al mismo tiempo, una misión corre desesperada a Buenos Aires para tratar de lograr que Argentina compre lo que Brasil deje de comprar.

Además, el gobierno procurará persuadir a Petrobrás que apresure las inversiones prometidas para siquiera mantener los actuales volúmenes de producción, escasamente suficientes para cubrir los volúmenes contratados por Brasil, cubrir el mínimo que se le entrega a Argentina, y satisfacer, con muchas dificultades, las necesidades del mercado interno. La escasez que el país ha sufrido exhibe dramáticamente la ineficiencia de YPFB. (http://elnuevodia.info/versiones/20090108_007692/nota_315_742766.htm)

En los comentarios de los interlocutores no faltará alguien que diga: Oigan, el proyecto de CPE de Uds. dice en su artículo 351 que “el Estado asumirá el control y la dirección sobre la exploración, explotación, industrialización, transporte y comercialización de los recursos naturales estratégicos (hidrocarburos, minerales en todos sus estados, el agua, el aire, el suelo y el subsuelo, los bosques, la biodiversidad, el espectro electromagnético y todos aquellos elementos y fuerzas físicas susceptibles de aprovechamiento”) a través de entidades públicas, cooperativas o comunitarias, las que podrán a su vez contratar a empresas privadas y constituir empresas mixtas”. ¿Qué tipo de negocio es el que nos ofrecen si hasta la electricidad de los rayos, si alguna vez es dominada, será propiedad “indivisible e imprescriptible del pueblo boliviano”? Allí no valdrán las contorsiones de los funcionarios bolivianos. Verán entonces que ese proyecto les amarró las trenzas de los zapatos unas con otras y que no pueden caminar porque se caen.

Desde la toma boliviana de las instalaciones de Petrobrás el 1 de mayo de 2006, Brasil tomó una decisión estratégica: No depender más del gas boliviano en las proporciones que inicialmente estimó. La decisión comprendía disminuir rápidamente esa dependencia y neutralizarla. Esa decisión haría que en un algún momento quien repartiese las cartas del juego fuese el propio Brasil, y no más Bolivia. El momento sobre el que el gobierno ni siquiera se percató, empieza a llegar. Y lo hace en el peor momento: cuando bajan los precios de los minerales y de todas las exportaciones bolivianas, en precio y volumen y se encogen las remesas de los bolivianos que trabajan en el exterior.

El supuesto blindaje financiero del que hasta hace poco se jactaba el gobierno puede bien pronto estar a prueba.

P.S. CORRECCION: Por un error, que lamento y por el que pido disculpas, hasta hoy aparecía el nombre Santos Ramírez, en el antepenúltimo párrafo. He corregido el error y menciono genericamente a “los funcionarios bolivianos”.

Las cartas siguen en el otro lado

Las gestiones realizadas por la misión boliviana que viajó a Brasilia esta semana no han logrado cambiar  esencialmente el cuadro que se ha presentado para la economía boliviana, y para su renaciente industria petrolífera estatal, con la decisión brasileña de comprar menos gas natural de Bolivia. Es como quien dice: “Te voy a comprar menos, pero en aras de nuestra relación ese “menos” será inferior al que te  había dicho. Será el 20% y no el 30%.”

La ecuación no cambia porque el punto central es que en abril los precios bajarán drásticamente, pues se ajustan a los niveles del período anterior.  Bolivia todavía goza de los precios del trimestre que acabó a fines de septiembre, cuando los precios del petróleo batían récords históricos. Pero Brasil aparece con el rostro comprensivo de los avatares bolivianos y Lula podrá venir a Bolivia la próxima semana con la expresión de quien ha evitado un daño mayor. Probablemente el 20% era el porcentaje que Petrobrás tenía en mente. No por  casualidad ese porcentaje coloca al conglomerado brasileño en el límite del “take or pay”, que obliga al comprador a pagar por todo lo contratado si reduce sus compras a niveles inferiores a lo pactado. En este caso, el nivel mininmo es el 20% menor. O sea, son los 24 millones o 25 millones de metros cúbicos diarios que, en total, Brasil ha decidido comprar por el trimestre (¿será sólo por el trimestre?) en vez de los 31 millones de metros cúbicos que compraba hasta el año pasado.

Del resto, no hay  nada que Brasil pueda hacer. Los precios han bajado. Pagó sin chistar cuando los precios estuvieron altos. Si Bolivia no supo ahorrar para soportar el invierno de los precios bajos, no es su problema.

En realidad, el problema más importante siguen intacto: ¿De dónde conseguir inversiones para que aumente la producción y Bolivia pueda, vía ventas más voluminosas, compensar los precios bajos? Al enfrentarse a Petrobrás y a las demás petroleras y a todo lo que oliese a capitalismo, Bolivia alejó a los inversionistas. Ahora podrá gritar, pero sus gritos los llevará el viento. Nadie puede venir con la rapidez necesaria para auxiliarla. Tal vez Chile podría ayudar, pero vender gas a ese pais ha sido prohibido por un referendum.  ¿Y ahora?

Semejanzas no casuales

Posted on

Hay un comentario del diplomático politólogo argentino Emilio J. Cárdenas que vale la pena leer. Se lo encuentra en

http://www.economiaparatodos.com.ar/ver_nota.php?nota=2378

Se intensifica el debate

Posted on Actualizado enn

Desde el lunes, los principales canales de televisión han comenzado una radiografía del proyecto de CPE del partido de gobierno. Es un capítulo muy importante de la vida política boliviana. He visto la exhibición de las fallas tectónicas de ese proyecto y la dificultad de sus articuladores de proporcionarle sostén racional.

Uno de los protagonistas de los debates del martes, el constituyente Román Loayza, debió imponer el silencio a un grupo de incondicionales que le hacía eco y barra aplaudiéndolo. Debió hacerlo cuando uno de los expositores, Marcial Fabricano, indígena que se opone al proyecto le dijo: “Ese es el lenguaje de Uds. Gritos, amenazas y palos. Esos son sus movimientos sociales…Este proyecto pisotea al pueblo”.

Loayza, quien no puede articular sus pensamientos de una manera inteligible, confunde conceptos y se mueve con las ideas en un arbitrario zig-zag, trataba de defender a esos movimientos. No logró una defensa sólida. El cruceño Marcial Fabricano, lució estoico, firme en su NO al proyecto, pero tambaleó cuando le vino una pregunta del Beni, de una “Sonia”, cuyo apellido quiso saber, ignorando que entre las reglas del debate estaba la de que quienes llaman por teléfono para formular preguntas, no están obligados a dar sus nombres completos.

También en el debate del martes, canal PAT, la prefecta chuquisaqueña Savina Cuéllar, defendió la capitalidad para Sucre con vigor emocionado. El representante gubernamental Gustavo Torrico, pálido ante las cámaras, no parecía contar con la fuerza racional para justificar y defender la acción de los llamados “movimientos sociales”, ni el cerco al congreso, ni la distribución sin control de cheques girados por Venezuela ni las irregularidades –no contestadas hasta ahora- de la asamblea Constituyente, desde la sobrevida que recibió hasta su cambio de vientre para irse a Oruro y abandonar Sucre.

El día anterior, el ministro Romero, una de las estrellas del gobierno, también había parecido débil ante las andanadas de los críticos al proyecto del MAS. Pero contuvo los ataques con dosis considerables de calma.

En otro canal, el programa Que No Me Pierda presentó el miércoles a la un tiempo diva de la TV de Santa Cruz, Claudia Bern, quien ante las cámaras se cortó gran parte de su largo cabello como una manera de protestar contra el proyecto y asumir una actitud por el NO. Si la moda cunde, desaparecerán las cabelleras largas de las plazas y pasarelas de moda de Santa Cruz.

Los primeros encuentros han sido un jugoso material para los diarios, que tuvieron allí materia prima abundante para desmenuzar e informar al público. No vi ninguno que lo hiciera.

Un retrato crítico de Venezuela

Posted on Actualizado enn

 

El Universal, de Caracas, trajo este miércoles el artículo de un periodista que me pareció interesante pues ofrece una visión lejana de la mayoría de los ojos bolivianos, para muchos de los cuales Venezuela es todavía una referencia.

http://eluniversal.com/2009/01/07/opi_art_el-chavismo-ha-cumpl_1210731.shtml

En la jerga venezolana, “chimbo” significa algo artificial, mal hecho, torcido.