Mes: diciembre 2008

Del cardenal a los comisarios

Posted on Actualizado enn

En su homilía del domingo, el cardinal Julio Terrazas ha dicho que el país “se está convirtiendo en el espacio donde están dominando los narcotraficantes, sin Dios y sin ley”. Agregó: “Hay que hacer un esfuerzo para que Bolivia no sea el centro donde se acumula la droga, y con la droga el crimen y la maldad y la falta de perspectiva para salir por un horizonte más claro del lugar donde nos encontramos”.

(Las palabras del cardenal provocaron un corto  circuito en el gobierno. Mientras el Ministro del Interior, Alfredo Rada, dijo que habían sido vertidas en un marco de auténtico sentimiento cristiano y que las suscribía, el Viceministro para los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti, declaró que ese tipo de afirmaciones no le causaban sorpresa pues el purpurado “está tomando posiciones estrictamente políticas”, de acuerdo a la versión difundida por la agencia oficial ABI.  La colisión de opiniones oficialistas fue exhibida en la noche en el programa televisivo Sin Letra Chica.  ABI dijo que Llorenti hablaba “a nombre del gobierno del presidente Evo Morales”.  En una búsqueda rápida que realicé de las transmisiones informativas de la agencia oficial, no encontré mención alguna a las declaraciones del Ministro del Interior. Actualización, a las 23:50)

La apreciación del cardenal viene precedida de numerosos informes que dan cuenta del aumento de la producción de coca y cocaína en el país. Fue emitida sólo días después de la emboscada de presuntos cocaleros a una patrulla de la unidad policial de lucha contra el narcotráfico, tras la cual el jefe de la lucha anti-narcotráfico, Felipe Cáceres, admitió que el crimen ha conseguido infiltrarse entre los productores de coca, la propia policía y la vanguardia sindical cocalera. Es decir, hay una penetración vertical, de abajo hacia arriba o de arriba para abajo.

En la emboscada murió un policía y siete resultaron heridos (http://elnuevodia.info/versiones/20081201_007656/nota_257_721435.htm) y http://www.eldeber.com.bo/2008/2008-12-01/vernotaseguridad.php?id=081201004036).

Los desafíos al gobierno suman y siguen. Este dominó de eventos tiene lugar a pocas semanas de la expulsión de la DEA, la agencia anti-narcóticos de los Estados Unidos, y del compromiso del gobierno ante la comunidad internacional de luchar a brazo partido contra el narcotráfico. Éste, con una veintena de encapuchados (cómo cunde la moda), de acuerdo a los informes de la prensa, le ha partido el brazo con la emboscada sobre la patrulla de UMOPAR, que destruía depósitos de macerar coca para convertirla en droga. Los encapuchados emergieron del monte, dicen las versiones de prensa, lo que permite suponer que los “maceradores” tienen una estructura armada para proteger sus actividades y desanimar a los encargados de reprimirlos. Este lunes la policía informó que detuvo a dos supuestos atacantes.

Como van las cosas, las esperanzas gubernamentales de una “certificación” de Bolivia para volver a acceder a los beneficios de exportación hacia Estados Unidos tendrán que sentarse a esperar. Porque, con todos estos episodios, será difícil convencer a la comunidad internacional que Bolivia está luchando exitosamente para combatir el narcotráfico o reducirlo. Tal vez estemos ante una misión destinada a la nueva OEA que propone el presidente Morales.