Mes: diciembre 2008

Cuatro países rechazan el Informe Mattarollo

Posted on Actualizado enn

 

El diario Estado de Sao Paulo dice en su edición de este sábado que Colombia, Perú Uruguay y Paraguay rechazan el informe del delegado argentino Rodolfo Mattarollo sobre los acontecimientos en Pando. El documento será puesto formalmente en tela de juicio en la reunión cumbre de Sauípe, en el estado costeño de Bahía el martes venidero. La nota, fechada en Brasilia y firmada por la periodista Denise Chrispim Marin dice que al poner el documento bajo sospecha se da un tiro de gracia a la iniciativa del presidente Evo Morales de crear una comisión permanente de defensa de los derechos humanos por parte de UNASUR.

El rechazo al informe echaría también un balde de agua fría sobre la primera misión política del naciente organismo de integración sudamericana. Y no tendría más el peso que el gobierno quiere darle en sus campañas propagandísticas. Estaría faltando a la verdad si dice que el informe cuenta con el aval de UNASUR. Y la organización no permitiría eso. Ahora hay que esperar la palabra que vendrá de Bahia.

El documento de la Misión Mattarollo arriesgó la conclusión de que los enfrentamientos que se registraron en Pando en septiembre derivaron en una masacre, de la que responsabilizó a las autoridades que entonces tenían el departamento bajo su mando: el prefecto, ahora prisionero del gobierno en La Paz, Leopoldo Fernández. Más aún, afirmó que fue un delito a ser juzgado por la justicia ordinaria, como quiere el gobierno.

El documento, sobre el cual este blog escribirá durante la semana, ha sido unánimemente rechazado por las organizaciones cívicas de Santa Cruz, Tarija, Beni y Cochabamba, que lo consideraron parcializado con el gobierno. Éste ha utilizado el documento para lanzar una campaña propagandística a su favor. Pero el rechazo de cuatro países, una acción ante la cual es probable que Brasil mantenga una actitud neutra, lo inhabilita, pues las normas de UNASUR ordenan consenso total para la aprobación para sus decisiones.

El informe fue presentado por el propio Mattarollo en una ceremonia en el Palacio de Gobierno el día 3 de este mes.

La nota de O Estado de Sao Paulo dice que fuentes de Itamaraty, la cancillería brasileña, calificaron la actuación de la comisión de UNASUR como “un papelón” y parcial y apresurado su informe final. Las críticas de los diplomáticos brasileños apuntan especialmente al relator Mattarollo. Entre las deficiencias que Itamaraty encuentra en el informe, dice O Estado de Sao Paulo, están tres omisiones. La primera, dice, es que las dos primeras víctimas de la supuesta masacre fueron de la oposición al gobierno de Morales. La segunda omisión es no haber mencionado que el Ministro de la Presidencia Ramón Quintana estuvo en Porvenir antes de la matanza para movilizar a los seguidores al gobierno (se refiere a las concentraciones previas al referéndum revocatorio y a aquel acto público en el que prometió prometido “enterrar” al entonces prefecto pandino.) Y una tercera omisión citada por el diario es que muchos campesinos simpatizantes de Morales estaban armados antes del enfrentamiento.

Las maniobras ruso-venezolanas

Posted on

Contada por Tal Cual, el diario de Teodoro Petkoff

Mientras el palo va y viene en lo de la enmiendita, tenemos noticias de las inefables maniobras navales ruso-venezolanas. Fue casi un choque de civilizaciones. La primera gresca se presentó cuando nuestros marinos, que tras diez años de “revolución socialista” no se han desprendido de las malas mañas operativas que adquirieron a punta de maniobras con la flota del imperio (del otro), pretendieron operar con base en ellas.

¡ Niet!, dijo el ruso –lo cual, dentro de poco, a medida que vayamos entrando en la órbita del imperio ruso, todos sabremos que significa “No” y que suena más o menos Ñet y que en este caso podría traducirse “Ni de vaina”-. ¡ Bolshoi provokatsia!, continuó rugiendo el marino ex soviético.

“¡Mayor provocación!” ¡Imagínense! Venirle a los herederos del gran imperio soviético con el POV (Procedimiento Operativo Vigente) de la OTAN. Así que las maniobras se hicieron con la normativa rusa.

El segundo rifirrafe se armó a propósito de los cubanos. Dimitri, el oficial ruso que tiene cubículo en nuestra Comandancia de la Marina, en San Bernardino, trataba de explicar a sus colegas rusos que nuestros marinos querían llevar unos oficiales cubanos como “intérpretes”. ¡ Niet!, volvió a sentenciar el jefe ruso. Dimitri tuvo que explicarles a los venezolanos que los rusos no entendían cómo maniobras con Venezuela tenían que contar con la presencia de oficiales de otro país. Fue inútil explicarles a los rusos que ahora somos un solo país con Cuba, llamado Venecuba. Los rusos pedían que les mostraran la nómina de la ONU para ver si en verdad existía ese país. ¡ Kubinski niet!, así que los cubiches se quedaron en tierra.

El tercer peo se armó cuando Chavez pretendió subir al Almirante Chabanenko con su “anillo de seguridad”. Chávez, desde luego, pensaba que estaba subiendo a una piragua nicaragüense. No imaginaba que los rusos pudieran oponerse a su megalomanía. Se armó un zafarrancho y aunque a los matones de Chávez no los dejaron subir, el orgullo patrio salió fortalecido porque uno de los rusos quedó sangrando por la nariz partida.

Pero lo definitivamente petrobananero fueron los ejercicios. Nosotros teníamos que participar con dos de nuestras seis fragatas. Como se sabe, cuatro de ellas, si salen del muelle, se hunden. Tocó a la F21 y la F22 representar la camiseta vinotinto. A la F22, por así decir, se le espicharon los cauchos y no pudo desatracar.

A duras penas tuvo que salir de emergente la F24, y casi remando, la llevaron al sitio de las maniobras. Lo más militar de éstas fue un ejercicio llamado “Hoover”, que consistió en un helicóptero ruso que se mantuvo durante un rato a metro y medio de la cubierta del transporte T-81. Lo demás fue rutina de boy scouts. El acceso a Pedro el Grande no fue permitido. Los rusos son muy celosos y seguramente no querían que los inexpertos ojos de nuestros marinos comprobaran el “deplorable” estado en que se encuentra su buque insignia, según palabras del almirante Kasatonov, comandante de la Marina rusa.

Para colmo, los rusos, que después de 800 años de zarismo y 70 de totalitarismo comunista, son muy puntillosos en materia de protocolo, no dejaron de expresar su molestia por el recibimiento a Medvedev. Chávez, ocupado como estaba desbarrando sobre economía en la reunión del ALBA, no se sintió obligado a recibir a su homólogo y le mandó a un tal Carrizales, que los rusos no sabían quién era (y nosotros tampoco) para que lo atendiera. Medvedev casi se vuelve a montar en su avión.

Uno no puede dejar de recordar el cáustico humor del presidente Soublette. Una vez le hablaron del “Ministerio de Guerra y Marina” y él comentó, zumbón: “Será de Guerra y Goleta”. Eso mismo.

El contraataque del Presidente

Posted on Actualizado enn

Apuntala a Quintana y humilla a periodista

El presidente Evo Morales asumió el martes por la noche, al cabo de días de silencio hermético, una defensa intransigente de su Ministro Secretario General de la Presidencia, Ramón Quintana: le ratificó su confianza y, al atacar a los medios de comunicación por enésima vez en sus tres años de gobierno, humilló a un periodista del diario La Prensa. La humillación al periodista Rafael Ramírez ocurrió en el Palacio de Gobierno, emblema de todo el poder político de Bolivia, y con público de lealtad juramentada.

Visto en las imágenes que transmitió la televisión, el presidente reaccionó histérico blandiendo un ejemplar del diario que ayer había titulado su nota principal sobre el caso del convoy de camiones con contrabando: “Evo Negoció ‘luz verde’ con los contrabandistas dos meses antes”. Anoche, llamó al periodista Rafael Ramírez a su lado y con la majestad omnimoda del poder presidencial le exigió que comprobase la veracidad del titular, que consideraba una acusación. Era un Goliat con toda su fuerza. El periodista fue visto cabizbajo soportando los gritos del presidente. Nunca se había visto, al menos en Bolivia, un acto público así. Tal vez un paralelo podría encontrarse en el sanguinario dictador africano Ibi Amin, cuando condenó a muerte a un conferencista británico y obligó al Secretario de Relaciones Exteriores de su país, James Callaghan, a implorar al dictador por la vida de su compatriota. O a las diatribas contra la prensa del magnate y primer ministro italiano Silvio Berlusconi durante su primera gestión. El episodio, que no constituye un ejemplo edificante para nadie, sino que dice volúmenes del pensamiento del presidente, será la corona del peor año para la libertad de prensa del que la presente generación tenga memoria.

“No sé qué le pasa al presidente”, dijo a Radio Fides esta mañana el director de La Razón, Juan Carlos Rocha, al calificar como inaudita la actitud del presidente. No hay forma de equipararla, dijo Rocha, pues el presidente actuó con la representación del poder, en su propia casa, antes sus invitados y con su propio público. El director de la emisora, una de las principales y más escuchadas del país, Eduardo Pérez calificó lo ocurrido como “una vergüenza”. Y la Federación de Trabajadores de la Prensa de Santa Cruz, comparó el episodio con “las peores épocas negras de la historia boliviana”. En una declaración sobre el incidente, esa federación agregó: “Antes de vernos como sus enemigos, debe enviar a la cárcel a algunos personajes de su entorno sobre quienes pesan graves denuncias de corrupción” (http://elnuevodia.info/versiones/20081210_007665/nota_281_727613.htm).

 Del incidente emergió ratificado el Ministro Quintana. El presidente advirtió que no lo despedirá y que sí despedirá a los colaboradores que no sean criticados. (Los ministros que no sean fustigados por los opositores serán pasibles a su cambio, según la reseña que trajo este miércoles el Deber). Extraña advertencia, para la cual verdaderamente no encuentro precedentes ni paralelos. Por más esfuerzos, no conseguí hallar ningún hecho equivalente. Es como decir: “Háganse criticar para que no los eche”. O peor aún: “Cometan tropelías si quieren seguir conmigo”.

 La reacción presidencial culminó una jornada tensa por las acusaciones y sospechas en torno a Quintana. En la mañana, los diarios publicaron una carta embarazosa de los acusados de contrabando al presidente Morales, con fecha 23 de junio pasado, que expone una importante familiaridad entre el mandatario y los acusados. Escuchen el comienzo:

“Excelentísimo Señor Presidente. Señor Presidente. Tal cual las conversaciones con su Ilustre autoridad en circunstancias en que estuvo de visita a nuestro departamento y posteriormente en Palacio de Gobierno, conjuntamente el Ministro de la Presidencia Juan ramón Quintana, donde se vio de dar solución definitiva al problema que atravesamos en este momento todos los pobladores de Puerto Evo Morales, antiguo MONTEVIDEO.

Nuevamente acudimos a su digna autoridad con el fin de solicitarle como padre de todos los bolivianos pueda instruir a quien corresponda la elaboración de un DECRETO SUPREMO que beneficie a todos los pobladores de Puerto Evo Morales…”

Firmada por Jesús Chambi, lo que la carta pide es el paso de los 33 camiones que habían sido detenidos por la Aduana. (Después, los camiones serían liberados junto con la mercadería, valorada en 1,5 millón de dólares, en un episodio cuyos detalles son claves en el escandalo, pero todavia no esclarecidos suficientemente.) Los presuntos contrabandistas buscaban la ampliación de la zona franca de Cobija hasta aquel puerto ahora bautizado con el nombre del presidente. El mandatario aclaró anoche que “eso jamás lo vamos a hacer”.

Quintana ha admitido que hubo la o las reuniones mencionadas por los supuestos contrabandistas en el Palacio de Gobierno. Las reuniones fueron obviamente para algo mas que tomar el te. Pero el presidente opto por defenderse exhibiendo poder ante su tribuna a costa del periodista.

En la secuencia de episodios fue también involucrado este miércoles el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Gral. Luis Trigo, a quien el entonces Presidente del servicio de Aduanas, general retirado César López dijo que había pedido ayuda para proteger el convoy de camiones que estaba en un patio del ejército. Ahora se cree que sin la protección de las Fuerzas Armadas para el convoy, los contrabandistas atacaron a los custodios del lugar y recuperaron los vehículos.

El caso, como se ve, está lejos de un epílogo.

La ira con el Cardenal

Posted on Actualizado enn

Las palabras del cardenal Julio Terrazas el domingo 30 de noviembre han caído como un relámpago en el cielo que el gobierno creía límpido. El cardenal se encargó de recordarle que no puede haber paz en la confrontación y que Bolivia está en camino a convertirse en nación paria por nutrir al narcotráfico y mantener una actitud complaciente con la materia prima que da lugar a la droga. Al paso de las palabras del Cardenal salieron las de los principales comisarios del gobierno, que intentaron descalificarlo.

En este nuevo imbroglio el Ministro del Interior, Alfredo Rada, fue el funcionario que mejor sintonizó las ideas del cardenal. Paradójicamente, dijo las hacía suyas, pues encontraba en ellas un verdadero sentimiento cristiano. En cambio, el Viceministro de las Organizaciones Sociales Sacha Llorenti puso el pecho al frente de una situación difícilmente defendible en el exterior (aquí en Bolivia, no tiene problemas con su audiencia. Pero vaya a Viena o a Nueva York a decir lo mismo y verá que le pedirán que explique convincentemente el crecimiento de las plantaciones y la producción de droga). Otros comisarios del gobierno siguieron la línea de Llorenti e ignoraron la prudencia de darle un pitazo a la lengua.

¿Qué dijo el Cardenal que tanto irritó al presidente, a su Viceministro y otros comisarios? Advirtió que el país “se está convirtiendo en el espacio donde están dominando los narcotraficantes, sin Dios y sin ley” y pidió “hacer un esfuerzo para que Bolivia no sea el centro donde se acumula la droga, y con la droga el crimen y la maldad y la falta de perspectiva para salir por un horizonte más claro del lugar donde nos encontramos”.

¿Quién tiene argumentos para negar lo que dijo el Cardenal? Con la Ley 1008 de 1988, se decidió que el país podría cultivar hasta 12.000 hectáreas de coca para cubrir su “consumo doméstico”. Desde entonces, la extensión real se ha más que duplicado y llega a 28.000 hectáreas entre El Chapare y Yungas. De ese total, menos de un quinto sirve al mercado interno, al “acullico”. Gran parte del resto va a la producción de droga. ¿Quién puede negarlo? El propio gobierno reconoce que las incautaciones de droga han aumentado. Ningún funcionario se atreve a decir que no habría tal incremento si la oferta de materia prima no hubiese también aumentado (5% más de cultivos en 2007 respecto al año anterior. Aún no se conocen las cifras para 2008).

Los efectos ecológicos de esta explosión están en la misma escala. Un estudio dice que en los últimos años unas 15.000 hectáreas han sido desboscadas en el Chapare para la producción de coca. El incremento de químicos para convertir la producción en droga ha seguido el mismo curso ascendente: 30.000 toneladas de químicos tóxicos fueron desechadas sólo en 1988. Ese material, resultado de procesar 127.000 toneladas de hoja de coca, fue vertido mayormente sobre ríos y vertientes con consecuencias aún no cuantificadas. Eso fue hace 20 años y es fácil suponer que los desechos han aumentado al aumentar los cultivos y el tráfico. Es lógico sospechar también de “ecocidios” de magnitud desconocida.

Las turbulencias económicas baten en las puertas de todos los sectores productivos: minería, agropecuaria y hasta las remesas para el país, que tiene en el sudor de los compatriotas en el extranjero el 10% de su PIB, están amenazados con la desocupación que cunde. Algunos creen que la coca y la droga serían los únicos “sectores” que supuestamente no serían afectados. Pero eso es sólo una especulación. La crisis también mermará el dinero del narcotráfico. Si aún así el Chapare y otras regiones se vuelven nuevamente refugios contra la desocupación, el fenómeno no pasará desapercibido a ojos extranjeros. El país no es una isla como algunos quisieran. Y el Cardenal sólo trajo la carta con la noticia.

El castigo a Santa Cruz

Posted on Actualizado enn

Bajo este título, el colega Alberto Zuazo Nathes, de La Paz, escribió en La Razón el siguiente artículo, cuya lectura sugiero. Con la autorización que me da el autor, propongo ir al link:

http://www.la-razon.com/versiones/20081204_006476/nota_246_723855.htm

Paralelos

Posted on Actualizado enn

El escándalo de los 33 camiones, de los cuales sólo 17 parecen tener reconocimiento en tanto que 16 serían fruto de la avaricia y picardía de contrabandistas, me recuerda los días en que, hace unos cuatro años, el Ministro de la Presidencia de Luiz Inacio Lula da Silva (primera semejanza con la Bolivia de estos días) saltó de la noche a la mañana al centro de un escándalo mayúsculo que sacudió los cimientos políticos de Brasil. Se lo acusó de dirigir un esquema de soborno en el congreso por el cual diputados de oposición recibían mensualidades y otras prebendas por debajo de la mesa para apoyar al gobierno (segunda semejanza: corrupción). Hasta ese momento, la sociedad brasileña vivía una luna de miel con Lula. (En el rastro del escándalo, el concejal alteño Roberto de La Cruz decretó el viernes el final de la luna de miel con el presidente Morales). El escándalo brasileño fue puesto a la luz por un diputado de la alianza del gobierno. Aquí estalló vía un elemento de confianza del partido de gobierno (tiene que haberlo sido para haber estado en el cargo de director nacional de aduanas), el general retirado César López, quien con pelos y señales ha denunciado que el Ministro de la Presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana, dio luz verde a un convoy cargado de contrabando que, por todo lo que se ha dicho, beneficiaba a dirigentes del MAS en Pando. Los camiones llevaban un millón y medio de dólares en juguetes, electrodomésticos, televisores a plasma y otros artículos catalogados como de lujo.

Como Quintana, el ministro brasileño José Dirceu estaba en los oídos de Lula. Era su brazo derecho y su articulador político. Pero al pasar los días, Lula vio que algo más que Dirceu estaba en juego. Todo su gobierno peligraba. Aquí acaban las similitudes, pues el episodio que envuelve a Quintana, al prefecto de Pando Rafael Bandeira, a líderes pandinos del MAS y a camioneros aún está en desarrollo. Pero para acabar la historia de Dirceu, el todopoderoso ministro de la presidencia fue apartado del gobierno y el congreso le abrió un juicio de responsabilidades del que salió culpable y desvestido de sus prerrogativas políticas por ocho años. Fue el final de la carrera de uno de los que había ayudado a secuestrar un embajador de los Estados Unidos a fines de la década de 1960, y al retornar clandestinamente de Cuba a Brasil, con el rostro cambiado por una cirugía, había participado en la creación del Partido de los Trabajadores (PT).

Acá nadie ha necesitado reformarse el rostro. Todavía.

Pero hay que notar que Lula hizo cuanto tenía que hacer para evitar que el caso contaminase a todo el gobierno. Después de la de Dirceu, rodaron varias otras cabezas prominentes de su gobierno. Aquí la ciudadanía espera todavía un pronunciamiento del presidente Evo Morales. Hasta ahora lo que se ha visto y oído es el coro de los colegas del ministro Quintana, incluso el Vicepresidente Garcia, cerrando filas a su alrededor.

Hay datos oscuros en todo el “affaire”. Si el convoy de camiones fue interceptado y detenido por la fuerza militar el 26 de julio, ¿cómo así conductores y vehículos son liberados (o escaparon con la mayor tranquilidad de donde estaban) menos de un mes después de la captura? ¿A qué se debía la presencia asidua del Ministro Quintana en Riberalta y Cobija días y semanas antes del descubrimiento del escándalo? Es decir, ¿qué relación tenía su presencia en el lugar con el convoy del contrabando? En ese tiempo ¿se reunió con los individuos mencionados por los camioneros como los dirigentes del MAS que los contrataron? Y ¿qué relación tiene todo esto con los sucesos sangrientos que luego se precipitaron sobre Pando? Por último, uno de los camioneros citó el banco y el número de cuenta en la que habrían depositado parte de los impuestos correspondientes a la mercadería que contrabandeaban. ¿Existe esa cuenta? Y el banco, ¿qué relación tiene con el gobierno?

Cuando ocurrió el escándalo del congreso en Brasil, Lula prometió que castigaría a la corrupción así tuviese que hundir los cuchillos en su propia carne. Un delegado búlgaro que esos días asistía en Brasilia a un congreso mundial contra la corrupción, me dijo: “Tal vez tenga que hacer mucho más que hundir los cuchillos. Será doloroso”. Lula, líder instintivo y bien asesorado desde la izquierda y la derecha, actuó y logró capear la tormenta. Juzguen Uds. los paralelos.

Denuncia contra ministro agita las aguas politícas

Posted on Actualizado enn

 El ex presidente de la Dirección de Aduanas, general (r) César López, denunció este jueves por la tarde ante una comisión de la Cámara de Diputados que el Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, está involucrado en un caso de mercadería contrabandeada en 33 camiones en el departamento de Pando. El ministro negó veracidad a la denuncia.

El valor del contrabando esta calculado en 1,5 millon de dolares.

 La denuncia, que involucra también a altos dirigentes del partido de gobierno, el MAS, en Pando, agitó el ambiente político del país y precipitó demandas de dirigentes opositores y del sector empresarial  para que el Ministro, uno de los hombres con mayor poder en Bolivia, renuncie al cargo y enfrente las acusaciones en los tribunales de la justicia. Es la denuncia de corrupción más grave en los 34 meses de gobierno del presidente Evo Morales.

La denuncia involucra también al actual prefecto de Pando designado por el gobierno, contralmirante Rafael Bandeira, quien habría facilitado, según la denuncia, el tránsito del convoy cuando estaba en el Comando de la Fuerza Naval Boliviana. Cobija es zona franca, libre de impuestos y no estaban claro esta noche cuál era la procedencia ni el destino final de la mercadería. La ciudad está sobre la frontera con Brasil.

El ministro negó “categoricamente” veracidad a la denuncia y al calificarla de “temeraria” dijo que el contralmirante Bandeira habia sido, más bien, quien impidió el contrabando. En comunicación con parlamentarios que investigan el caso habia pedido que se le permitiera responder por escrito a las preguntas de los miembros de la comisión legislativa.

El convoy  fue interceptado por fuerzas militares el 27 de julio, en Santa Rosa del Abuná, una pequeña localidad del interior del departamento, informó Radio Fides. Los conductores estuvieron detenidos pero menos de un mes más tarde recuperaron los vehiculos en un episodio que todavia no está muy claro. Despues fueron arraigados en el departamento.

Quintana es considerado como uno de los hombres fuertes del gobierno, probablemente el segundo tras el propio presidente Morales. Su notoriedad aumentó cuando fue visto en un video en el que, dirigendose a una concentración del MAS en Pando, decía que el prefecto electo del departamento, Leopoldo Fernández, debía ser enterrado políticamente y proponía un epitafio: “Que en paz descanse, con los gusanos”. Fernández, opositor al regimen de Morales, está preso en el Penal San Pedro de La Paz desde el 15 de septiembre, por orden del gobierno que lo acusa de ser el responsable de los acontecimientos sangrientos que ocurrieron en ese departamento cuatro días antes. El 11 de septiembre ocurrió un enfrentamiento en un poblado de la jungla amazónica entre grupos de campesinos partidarios del gobierno y opositores y murieron al menos 18 personas.

Colegas prefectos de Fernández han iniciado un juicio contra Quintana acusándolo de ser el responsable de ese enfrentamiento, que el gobierno considera una masacre.

Los colegas del ministro le manifestaron esta noche solidaridad. El Ministro de Defensa, Walker San Miguel, dijo que el juicio abierto contra Quintana era una movida política opositora y que su colega sería considerado inocente mientras no se pruebe lo contrario. “Es inocente”, dijo.

Fernández, el prefecto preso, no ha gozado del privilegio que confiere ese principio. Fue acusado y se le negó el llamado “caso de corte” para ser juzgado por  la Corte Suprema y a permanecer en libertad  hasta que el tribunal emita su veredicto. El gobierno se negó a obedecer la orden de la Corte Suprema, que dispuso que el prefecto fuese trasladado a Sucre, sede del poder judicial, para ser juzgado allí. Las autoridades, por el contrario, iniciaron acciones judiciales contra los tribunos a los que acusaron de prevaricar.

Esta noche, la denuncia de contrabando parecía elevarse como un factor mayúsculo de complicaciones para Quintana y el gobierno, una de cuyas banderas para vencer las elecciones de 2005 fue la lucha férrea contra la corrupción.

De acuerdo a la versión de la emisora Fides, la ex autoridad aduanera dijo ante la comisión investigadora que había escrito una carta al presidente Morales informándole de la anomalía, pero que no sabía su denuncia había llegado al Primer Mandatario, pues nunca recibió una respuesta. También fueron inútiles sus iniciativas para lograr una audiencia con el presidente, dijo.

Los 33 transportistas del convoy están arraigados en Pando, pero Francisco Ramos, identificado por la emisora como uno de ellos, dijo que habían sido contratados “por gente afín al MAS” y citó varios nombres: Jesús Chambi, Jesús Alvarez y Ovidio Herzog. Dijo que el tránsito del convoy fue autorizado en una comunicacion por telefono celular por el Ministro. Posteriormente, dijo, Quintana  los habria reprendido llamándolos de “mentirosos” porque el acuerdo habria sido para el tránsito de 17 caminones pero que los transportistas habian pasado 33 vehiculos.

Dirigentes de oposición y miembros de la Confederación de Transportistas pidieron el alejamiento de Quintana de sus funciones ministeriales. Con el transcurrir de las horas, la miradas del pais estaban enfocadas en el Presidente Evo Morales.  ¿Qué pasos seguirá ahora? Llegó al gobierno hace casi tres años precedido de una enorme fuerza moral que tenía como puntal una esperanza muy fuerte de que sería implacable con la corrupción. ¿Cómo reaccionará? Y ¿qué secuelas políticas dejará este caso que, por lo menos a estas horas, se yergue como un tifón amenazante?

El tiempo pasa volando

Posted on Actualizado enn

Como decia la frase publicitaria de una areolinea, pero con Oscar Peterson, el tiempo se vuelve nubes y la tarde deja un sabor agradable.  Gracias al amigo de Brasilia que me envio la direccion:

http://www.youtube.com/watch?v=cIkQNti8_EU

Ya he visto esta película

Posted on

El articulo transcrito a continuación viene de Tal Cual, el diario de Teodoro Petkoff, en Caracas:

¿Qué es lo que quiere Chávez? ¿A dónde quiere llevar al país? Sus resuellos por la herida parecen los de la respiración de una ballena. Las derrotas experimentadas en varios lugares neurálgicos lo han llevado a tomar medidas de un abuso autoritario indescriptible.

De un plumazo ha comenzado a despojar a la Alcaldía Metropolitana de Caracas y a varias de las gobernaciones ganadas por la oposición de competencias y atribuciones, así como de bienes, de toda índole, desde el estadio Pachencho Romero, arrebatado a la Alcaldía de Maracaibo, hasta armas de los cuerpos policiales regionales, pasando por la televisora de la Alcaldía Metropolitana y escuelas estadales. Todas estas cosas transferidas al gobierno central, en una tentativa de reducir a un cascarón vacío a esos gobiernos regionales y locales.

Chávez ha iniciado, pues, el asedio de las posiciones conquistadas democráticamente por la oposición. Está tendiéndoles un cerco. De los ataques con piedras y “manifestaciones” convocadas sin son ni ton, se ha pasado a las acciones administrativas. Lo que ocurre es que este operativo político-militar lo dirige el general Chacumbele, el más torpe de los generales de nuestra historia, el rey del autogol. Todos estos cobardes abusos de poder, extensión de su escatológica campaña electoral, no pueden conducirlo sino a nuevas derrotas y a la aceleración de su imparable descenso. Ese que se expresó en la cifra que le sacó la piedra. Esa que no hay cabriola aritmética que pueda maquillar. Entre el punto más alto de su poder electoral, la reelección de 2007, con sus 7,5 millones de votos, y el plebiscito regional y local del 23N, donde fue candidato en 22 estados y 328 municipios, con sus 5,5 millones votos… todavía se le quedaron descolgados 2 millones de votantes, cuya reticencia, a estas alturas del juego, ya parece asumir características definitivas. Todo indica que se fueron para no volver. Por eso su discurso se ha vuelto tan venenoso y su proceder tan suciamente retaliativo, como el de un adolescente al cual le quitan un,juguete y responde con una rabieta.

Como el que cae en un tremedal, mientras más se mueve, más se hunde. Esta nueva ofensiva del general Chacumbele está condenada al fracaso. Para todo el país ha sido visible el contraste entre los elegidos de la oposición y hasta el de algunos gobernadores chavistas, llamando al trabajo conjunto y concertado con el gobierno central y los tambores de guerra que está sonando el Presidente. Ya debería saber que eso no le da votos.

Está sembrando la semilla de la estrepitosa derrota que lo espera con lo de la reelección perpetua. Esa, que no pasó una vez, esta vez tampoco pasará. El numerólogo debería estudiar bien los números pero dentro del contexto político. Si no estuviera tan ardido, tan reconcomiado, el examen frío de la situación debería hacerle ver que esa enmienda no tiene vida. ¿Qué parte fue la que no entendió del resonante NO que ya se le propinó el 2D?

  

Asalto y robo de armas en puesto militar

Posted on Actualizado enn

La Agencia de Noticias del Ejército Boliviano (ANEB) ha informado que un grupo de paraguayos habría asaltado este lunes un puesto militar sobre la frontera con Paraguay y tras reducir a seis soldados y un instructor se robó seis fusiles FAL, de fabricación belga. Ese tipo de fusiles está entre las mejores armas de combate que posee el ejército. La versión la dio el diario El Mundo este martes. La información de esa agencia informativa militar precisa que el asalto habría ocurrido el lunes por la tarde, en el puesto militar de Tuscal, a 850 Kms. de La Paz y 160 de Villamontes. Los asaltantes escaparon . La noticia en detalle puede ser vista en la version que ofrecio El Mundo, de Santa Cruz.

En la noche, el general Lucio Añez, ahora retirado, dijo en el programa televisivo Sin Letra Chica, de PAT, que le parecía una contradicción que hubiese tanta tropa en Cobija (El Mundo aseguró, en un titular de su primera página, que hay 3.000 efectivos en la capital pandina) dispuesta para un estado de sitio, y que un puesto militar fronterizo no pueda con cuatro asaltantes, que se llevan todas las armas de los soldados a los que sometieron. Proporcionalmente, en Cobija habría un militar por cada dos personas, inclusive niños.