Día: diciembre 4, 2008

Denuncia contra ministro agita las aguas politícas

Posted on Actualizado enn

 El ex presidente de la Dirección de Aduanas, general (r) César López, denunció este jueves por la tarde ante una comisión de la Cámara de Diputados que el Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, está involucrado en un caso de mercadería contrabandeada en 33 camiones en el departamento de Pando. El ministro negó veracidad a la denuncia.

El valor del contrabando esta calculado en 1,5 millon de dolares.

 La denuncia, que involucra también a altos dirigentes del partido de gobierno, el MAS, en Pando, agitó el ambiente político del país y precipitó demandas de dirigentes opositores y del sector empresarial  para que el Ministro, uno de los hombres con mayor poder en Bolivia, renuncie al cargo y enfrente las acusaciones en los tribunales de la justicia. Es la denuncia de corrupción más grave en los 34 meses de gobierno del presidente Evo Morales.

La denuncia involucra también al actual prefecto de Pando designado por el gobierno, contralmirante Rafael Bandeira, quien habría facilitado, según la denuncia, el tránsito del convoy cuando estaba en el Comando de la Fuerza Naval Boliviana. Cobija es zona franca, libre de impuestos y no estaban claro esta noche cuál era la procedencia ni el destino final de la mercadería. La ciudad está sobre la frontera con Brasil.

El ministro negó “categoricamente” veracidad a la denuncia y al calificarla de “temeraria” dijo que el contralmirante Bandeira habia sido, más bien, quien impidió el contrabando. En comunicación con parlamentarios que investigan el caso habia pedido que se le permitiera responder por escrito a las preguntas de los miembros de la comisión legislativa.

El convoy  fue interceptado por fuerzas militares el 27 de julio, en Santa Rosa del Abuná, una pequeña localidad del interior del departamento, informó Radio Fides. Los conductores estuvieron detenidos pero menos de un mes más tarde recuperaron los vehiculos en un episodio que todavia no está muy claro. Despues fueron arraigados en el departamento.

Quintana es considerado como uno de los hombres fuertes del gobierno, probablemente el segundo tras el propio presidente Morales. Su notoriedad aumentó cuando fue visto en un video en el que, dirigendose a una concentración del MAS en Pando, decía que el prefecto electo del departamento, Leopoldo Fernández, debía ser enterrado políticamente y proponía un epitafio: “Que en paz descanse, con los gusanos”. Fernández, opositor al regimen de Morales, está preso en el Penal San Pedro de La Paz desde el 15 de septiembre, por orden del gobierno que lo acusa de ser el responsable de los acontecimientos sangrientos que ocurrieron en ese departamento cuatro días antes. El 11 de septiembre ocurrió un enfrentamiento en un poblado de la jungla amazónica entre grupos de campesinos partidarios del gobierno y opositores y murieron al menos 18 personas.

Colegas prefectos de Fernández han iniciado un juicio contra Quintana acusándolo de ser el responsable de ese enfrentamiento, que el gobierno considera una masacre.

Los colegas del ministro le manifestaron esta noche solidaridad. El Ministro de Defensa, Walker San Miguel, dijo que el juicio abierto contra Quintana era una movida política opositora y que su colega sería considerado inocente mientras no se pruebe lo contrario. “Es inocente”, dijo.

Fernández, el prefecto preso, no ha gozado del privilegio que confiere ese principio. Fue acusado y se le negó el llamado “caso de corte” para ser juzgado por  la Corte Suprema y a permanecer en libertad  hasta que el tribunal emita su veredicto. El gobierno se negó a obedecer la orden de la Corte Suprema, que dispuso que el prefecto fuese trasladado a Sucre, sede del poder judicial, para ser juzgado allí. Las autoridades, por el contrario, iniciaron acciones judiciales contra los tribunos a los que acusaron de prevaricar.

Esta noche, la denuncia de contrabando parecía elevarse como un factor mayúsculo de complicaciones para Quintana y el gobierno, una de cuyas banderas para vencer las elecciones de 2005 fue la lucha férrea contra la corrupción.

De acuerdo a la versión de la emisora Fides, la ex autoridad aduanera dijo ante la comisión investigadora que había escrito una carta al presidente Morales informándole de la anomalía, pero que no sabía su denuncia había llegado al Primer Mandatario, pues nunca recibió una respuesta. También fueron inútiles sus iniciativas para lograr una audiencia con el presidente, dijo.

Los 33 transportistas del convoy están arraigados en Pando, pero Francisco Ramos, identificado por la emisora como uno de ellos, dijo que habían sido contratados “por gente afín al MAS” y citó varios nombres: Jesús Chambi, Jesús Alvarez y Ovidio Herzog. Dijo que el tránsito del convoy fue autorizado en una comunicacion por telefono celular por el Ministro. Posteriormente, dijo, Quintana  los habria reprendido llamándolos de “mentirosos” porque el acuerdo habria sido para el tránsito de 17 caminones pero que los transportistas habian pasado 33 vehiculos.

Dirigentes de oposición y miembros de la Confederación de Transportistas pidieron el alejamiento de Quintana de sus funciones ministeriales. Con el transcurrir de las horas, la miradas del pais estaban enfocadas en el Presidente Evo Morales.  ¿Qué pasos seguirá ahora? Llegó al gobierno hace casi tres años precedido de una enorme fuerza moral que tenía como puntal una esperanza muy fuerte de que sería implacable con la corrupción. ¿Cómo reaccionará? Y ¿qué secuelas políticas dejará este caso que, por lo menos a estas horas, se yergue como un tifón amenazante?