Día: octubre 24, 2008

Cuando al país le cerraron los ojos

Posted on Actualizado enn

 Es posible que las jornadas del congreso el 20 y 21 de octubre queden registradas como los “días de la vergüenza”, cuando al país le cerraron los ojos para que no viera las sesiones en las que se jugaba su futuro durante el porvenir inmediato. Se trata de episodios que las escuelas de periodismo recordarán cuando citen ejemplos de lo que ocurre cuando ni el gobierno ni porciones importantes de la clase política están preparados para administrar una sociedad basada en principios democráticos como la libertad de expresión, en la que el libre flujo de información es vital para que el ciudadano se encuentre debidamente informado.

No hay justificación suficiente para que el gobierno (¿quién podría jurar que no hubo complicidad de opositores?) hubiese vetado el acceso a la prensa y a la TV para registrar lo que ocurría allí dentro. Eso equivale a censura, el virus más letal contra la libre expresión. Ahí empieza la erosión de la democracia y los derechos fundamentales.

El único argumento es no haber querido que el público presenciara el desmenuzamiento del proyecto de constitución aprobado por el MAS, aquel que se creía empaquetado, sellado y entregado sin posibilidad de revisión alguna.

Ahora, por declaración del Jefe de Estado, se sabe que se trató de un arma de negociación para conseguir que fuesen aprobados algunos puntos que consideraba fundamentales para su gobierno. Es decir, que el país estuvo en vilo durante casi año y medio sólo para la preparación de un documento que a la postre sería sólo parte de la apuesta de las autoridades para lograr determinados fines. Y en esa jugada se gastaron millones y se maltrató al país. Peor todavía: la jugada ocasionó muertos y heridos. ¿Quién responde por ellos? No hubo sesión final de la constituyente, como sus patrocinadores esperaban. Nada de oropel.

Al final, entonces, los constituyentes no fueron sino marionetas. Ahora lo saben, desde su presidenta hasta el último de los 255 asambleístas (¿seguirán ganando sueldo?)

Anuncios