Día: octubre 14, 2008

Un diálogo desigual

Posted on Actualizado enn

Los encapuchados atacan de nuevo

Las negociaciones emprendidas entre el gobierno y la oposición en el congreso son como el diálogo entre la guillotina y la nuca. Las milicias gubernamentales están en marcha para rodear el congreso y doblar la mano de los opositores para conseguir que aprueben la convocatoria a referéndum sobre un proyecto de constitución viciado de irregularidades. Es como si en caso de una violación se quisiese discutir el nombre que ha de llevar la criatura e ignorar el delito. Así como está planteada, es una negociación sin destino.

Por los antecedentes que se tiene de ellas, las milicias no van a La Paz para rendir homenaje a las libertades democráticas. Van a buscar imponer ese proyecto. Uno puede apostar con seguridad que la mayoría de los marchistas es incapaz de repetir uno o dos de los 411 artículos del borrador.

Estos días son una dura prueba para la continuidad del sistema democrático como lo ha conocido el país en los últimos 26 años.

Ya hay muestras elocuentes de lo que representa el alejarse de la “democracia formal”. Todos los hechos de violencia de sólo este año constituyen una receta sobre cómo acabar con ella. De Yacuiba, donde hubo un acto de terrorismo contra una estación de TV en el que parecía involucrado un funcionario que portaba credenciales del Palacio de Gobierno, hemos pasado al otro extremo territorial: a Cobija, Porvenir y ahora Riberalta, en la dirección geográfica que daba a entender un supuesto plan de operaciones militares para “reconquistar” el oriente y que ha sido reiteradamente negado por autoridades castrenses. El conductor de un programa de TV, el periodista Jorge Melgar Quete, fue secuestrado por encapuchados (la misma fórmula KKK de Tarija) en la madrugada del lunes. Los encapuchados irrumpieron violentamente en su vivienda y se lo llevaron a La Paz.

Un detalle: El programa había divulgado el discurso en el que el ministro de la Presidencia, Ramón Quintana, prometía enterrar al prefecto de Pando, Leopoldo Fernández y ponerle un epitafio para que descanse en paz con los gusanos. Ese detalle –bochornoso, por decir lo menos-, levanta el fantasma de una represalia contra Melgar Quete por su logro periodístico.

El hecho ha desatado una reacción en cadena entre los periodistas. Hoy hubo marchas de los hombres de prensa de Santa Cruz, y declaraciones condenatorias de la mayoría de las agrupaciones periodísticas.

Un corto televisivo del gobierno difundido intensamente a lo largo de la jornada muestra al conductor del programa diciendo frases de fuerte contenido antigubernamental, excesiva utilización de términos vulgares y deseos de fusilamiento para el Presidente Morales, su Vicepresidente y sus principales ministros. Pero nada de eso autoriza al gobierno a utilizar medios fuera de la ley, ni a violar los derechos de aquellos a quienes pretende acusar.

-0-

  No concuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho de decirlo. (Voltaire)

Anuncios