Día: octubre 13, 2008

Consagración

Posted on Actualizado enn

El presidente Evo Morales está convencido que ha pasado a la historia con la expulsión del embajador de Estados unidos, Philip Goldberg. Es posible. Pero vaya uno a saber a ciencia cierta lo que escribirán los historiadores. En todo caso, parafraseando al presidente Aniceto Arce, dijo que tras esa medida, cuyos alcances reales a largo y mediano plazo no parece percibir, está pronto para rendir cuentas al Hacedor. “Ahora quisiera morirme, hicimos historia”, dice un despacho de EFE que cita una información del sistema Radio Patria Nueva y que reproduce El Deber este lunes.

Si expulsar a un embajador es el acto supremo de un Primer Magistrado, entonces Fidel Castro sí que está preparado para recorrer el Valle de Josafat, como los venezolanos llaman colooquialmente al más allá. A los pocos meses de bajar de Sierra Maestra ya expulsaba al embajador estadounidense Philip Bonsal, quien antes había servido en Bolivia. Y es posible que con el tiempo pueda caminar por esos parajes al lado de Hugo Chávez, quien aplicó la misma receta sobre el embajador estadounidense, en actitud solidaria con su colega boliviano. Quien no se esperaba un pasaje a la gloria, así tan de repente, es ciertamente el presidente estadounidense George W. Bush, cuya cancillería debió expulsar al embajador boliviano en reciprocidad. Sin quererlo ni merecerlo, Bush también está ahora preparado para pasar a la gloria.

Y entre las novedades al comenzar la semana se destaca una: está en marcha la madre de todas las marchas. Miles de campesinos de los llamados sectores sociales iniciaron una marcha desde Caracollo, a medio camino entre Oruro y La Paz, rumbo al congreso. Primero serán “vigilantes” de la sesión del congreso también en curso desde esta semana para discutir un proyecto del gobierno que convoque a plebiscito para aprobar (el gobierno no concibe que pueda no ser aprobado) su proyecto de constitución política del estado. Pero, en verdad, es un acto de presión sobre los legisladores, que deberían ser dejados en paz para decidir lo que les dicte la conciencia. El proyecto constitucional probablemente quedará registrado como el más controvertido de la historia boliviana. No conozco observador imparcial que no mencione irregularidades en ese documento. El Colegio de Abogados ha citado más de 20 irregularidades en el proceso que acabó con su aprobación prácticamente sin presencia de la oposición, en Oruro, fuera de su sede natural que debía ser Sucre. Si el documento no es legal, entonces es nulo.

Lo interesante de la marcha es que la ha encabezado el propio Presidente Morales. “Es una marcha pacífica”, dijo ante los marchistas. Y agregó: “Para que el congreso pueda aprobar inmediatamente” el proyecto de constitución. Es decir, el presidente encabeza un acto ostensible de presión para aprobar un documento ampliamente visto como ilegal. Los observadores extranjeros estarán preguntándose ¿quién entiende a Bolivia?

Anuncios