El octavo día

Posted on Actualizado enn

Los ojos del país estuvieron puestos sobre Cochabamba y la reunión prefectos-gobierno. Hubo momentos de alta tensión, reconocidos por el propio presidente Evo Morales, antes de acordarse un nuevo cuarto intermedio hasta el lunes. La reunión “fue un poco acalorada”, dijo el mandatario al informar sobre el encuentro.

Los prefectos dijeron que no aprobarían la demanda del gobierno de dar luz verde a su proyecto de constitución pues consideran que ese documento ha sido aprobado ilegalmente y contiene muchas irregularidades. Entre ellas, la de haber sido aprobado por 168 constituyentes oficialistas en vez del mínimo de 170 (dos tercios de los 255 asambleístas) necesarios. En esa sesión, realizada en Oruro, no estuvo presente la oposición. El argumento del Vicepresidente Garcia Linera de que quienes ganaron sólo un puñado de representantes en la Asamblea Constituyente tienen muy poco que decir, debe haberle rendido pocos réditos en el mundo democrático.

El prefecto tarijeño Mario Cossio, que actuó como portavoz de sus colegas (Beni y Santa Cruz pues el de Pando, Leopoldo Fernández está preso en La Paz), admitió que el presidente había pedido que los prefectos firmasen la propuesta que él les había dejado el lunes. “Le explicamos que se trata de que todos estemos de acuerdo”, dijo Cossio. O sea que la tranca principal reside en aquel proyecto de constitución, que ni el gobierno y menos aún los sectores que lo apoyan quieren que sea abierto y revisado. Sólo parecen dispuestos –pero sin el consentimiento oficial de los constituyentes oficialistas y los llamados sectores sociales- a abrir una rendija para introducir las autonomías departamentales. Pero por lo que el gobierno y los prefectos dejan entrever, la rendija es tan estrecha que difícilmente podrá cubrir las aspiraciones de los departamentos autonómicos. Y luego tampoco está claro cómo esas modificaciones se ensamblarían legalmente en un proyecto de constitución que es visto como ilegal.

Las comisiones que trabajan sobre el proyecto y sobre el Impuesto Directo a los Hidrocarburos deberán presentar un informe en la reunión del lunes.

Si realmente hubo algunos avances, nadie los describió. Y el gobierno y los prefectos parecen en una competencia en la que ninguno quiere dar el pitazo final si el resultado es un empate…o una abrupta suspensión. Escepticismo parecia la palabra que la mayor parte de los protagonistas tenia en mente pero que nadie se atrevia a pronunciar.

Una luz en el horizonte: El delegado chileno Juan Gabriel Valdez dijo que los observadores seguirán atentos a la negociación hasta que se llegue a un final positivo. Con observadores de elevada representacion y el prestigio de UNASUR en la mesa de apuestas, parece improbable que el gobierno o los prefectos se atrevan a desbaratar el juego que, aun precariamente, se sigue jugando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .