Día: septiembre 25, 2008

El octavo día

Posted on Actualizado enn

Los ojos del país estuvieron puestos sobre Cochabamba y la reunión prefectos-gobierno. Hubo momentos de alta tensión, reconocidos por el propio presidente Evo Morales, antes de acordarse un nuevo cuarto intermedio hasta el lunes. La reunión “fue un poco acalorada”, dijo el mandatario al informar sobre el encuentro.

Los prefectos dijeron que no aprobarían la demanda del gobierno de dar luz verde a su proyecto de constitución pues consideran que ese documento ha sido aprobado ilegalmente y contiene muchas irregularidades. Entre ellas, la de haber sido aprobado por 168 constituyentes oficialistas en vez del mínimo de 170 (dos tercios de los 255 asambleístas) necesarios. En esa sesión, realizada en Oruro, no estuvo presente la oposición. El argumento del Vicepresidente Garcia Linera de que quienes ganaron sólo un puñado de representantes en la Asamblea Constituyente tienen muy poco que decir, debe haberle rendido pocos réditos en el mundo democrático.

El prefecto tarijeño Mario Cossio, que actuó como portavoz de sus colegas (Beni y Santa Cruz pues el de Pando, Leopoldo Fernández está preso en La Paz), admitió que el presidente había pedido que los prefectos firmasen la propuesta que él les había dejado el lunes. “Le explicamos que se trata de que todos estemos de acuerdo”, dijo Cossio. O sea que la tranca principal reside en aquel proyecto de constitución, que ni el gobierno y menos aún los sectores que lo apoyan quieren que sea abierto y revisado. Sólo parecen dispuestos –pero sin el consentimiento oficial de los constituyentes oficialistas y los llamados sectores sociales- a abrir una rendija para introducir las autonomías departamentales. Pero por lo que el gobierno y los prefectos dejan entrever, la rendija es tan estrecha que difícilmente podrá cubrir las aspiraciones de los departamentos autonómicos. Y luego tampoco está claro cómo esas modificaciones se ensamblarían legalmente en un proyecto de constitución que es visto como ilegal.

Las comisiones que trabajan sobre el proyecto y sobre el Impuesto Directo a los Hidrocarburos deberán presentar un informe en la reunión del lunes.

Si realmente hubo algunos avances, nadie los describió. Y el gobierno y los prefectos parecen en una competencia en la que ninguno quiere dar el pitazo final si el resultado es un empate…o una abrupta suspensión. Escepticismo parecia la palabra que la mayor parte de los protagonistas tenia en mente pero que nadie se atrevia a pronunciar.

Una luz en el horizonte: El delegado chileno Juan Gabriel Valdez dijo que los observadores seguirán atentos a la negociación hasta que se llegue a un final positivo. Con observadores de elevada representacion y el prestigio de UNASUR en la mesa de apuestas, parece improbable que el gobierno o los prefectos se atrevan a desbaratar el juego que, aun precariamente, se sigue jugando.

Dos versiones sobre Bolivia

Posted on Actualizado enn

A continuación les presento dos versiones sobre Bolivia: Una es opinante e intemporal. La otra es parte de un reportaje actual, con testimonios vivos. La traducción de ambas es del blog.

En Bolivia, Estados Unidos cosecha lo que sembró

Posted on Actualizado enn

De Larry Birns y Jessica Bryant (sandiego.com)
22  de septiembre, 2008

La casi ruptura de relaciones entre Estados Unidos y Bolivia es un claro ejemplo de las consecuencias dañinas del irrespeto característico que Estados Unidos ha tenido hacia la región.

A pesar de las diferencias ideológicas de La Paz y Washington, el Subsecretario de Estado para los asuntos del Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, debía haber hecho un esfuerzo mayor para indicar un compromiso claro de Estados Unidos con la integridad territorial de Bolivia. Un apoyo vigoroso al presidente Evo Morales de cara a la estrategia incesante de la oposición de los líderes pro-autonomía del oriente habría representado una presión poderosa sobre los secesionistas, que estaban más interesados en poner las manos en la bonanza gasífera que en evitar la violencia que trágicamente ha costado tantas vidas.

Es claro que los Estados Unidos se apartó sin mayor cuidado del desarrollo multifacético que tiene lugar en una América Latina crecientemente auto-dirigida. Distraído desde hace mucho tiempo por Irak y su guerra contra el terrorismo sería inteligente que Washington dirigiese su atención a sus intereses hemisféricos vitales o correr el riesgo de verlos barridos. Estos comprenden mucho más que drogas y terrorismo. 

Si Estados Unidos va a jugar un papel constructivo, debe ser el arquitecto de una nueva relación creíble con la región. Esto significa hacer mucho más que sólo disparar sobre quienes considera dirigentes obstinados.

La Casa Blanca debe preocuparse menos del resurgimiento del socialismo que de la agonía de la democracia. Si este reposicionamiento no ocurre pronto, puede ser demasiado tarde para que Washington desarrollo políticas mutuamente benéficas para la región. Las estrategias de desarrollo como la Alternativa Bolivariana de las Américas inspirada por Caracas, podría aparecer más relevante para el bienestar de la región que cualquier acuerdo de libre comercio impuesto por Estados Unidos.

Además, la flamante Unión de Naciones Sudamericanas se une a la Organización de los Estados Americanos como institución democrática y multilateral capaz de facilitar la integración regional y de resolver conflictos. La gran diferencia es que los Estados Unidos no es miembro de UNASUR. Es precisamente esta diferencia la que puede llevar a que la OEA sea suplantada por el nuevo grupo.  

Mientras los Estados Unidos pueden rechazar la actitud pro socialista del presidente Morales, no puede negar que su agenda es apoyada por la mayoría de los bolivianos. Aprobado dos veces en elecciones que observadores internacionales consideraron legítimas, Morales ha validado claramente la continuación de su mandato en el referendo del 10 de agosto, con el mayor porcentaje registrado en elecciones bolivianas. La tentativa de la oposición de aplastar al gobierno con los resultados departamentales, que puso en evidencia el apoyo local a las iniciativas autonomistas, proporciona otro ejemplo de su juego veloz y suelto con la democracia boliviana.

Morales, por otra parte, exhorta al diálogo y está abierto a alterar el proyecto de constitución para  incluir mayor autonomía a los departamentos ricos de la Media Luna. Además, su gobierno ha rechazado enérgicamente los ofrecimientos de intervención militar formulados por su aliado  Hugo Chávez.

El ex embajador en Bolivia Philip Goldberg insiste que no se inmiscuyó, como ha sido acusado, en reuniones con la oposición boliviana. Aunque esto fuese verdad, su expulsión demuestra s fracaso de ser útil. Sobre todo, debía haber trabajado desde muy cerca con Morales para apoyar enérgicamente al gobierno electo democráticamente en sus esfuerzo por preservar la unidad de Bolivia.

Proféticamente, le tocó a UNASUR, una naciente organización multilateral, responder a la situación con mucha más fuerza que Washington. En su reunión del 15 de septiembre, nueve jefes de estado sudamericanos acordaron apoyar con decisión a Morales y reiteraron que estaban a su disposición para facilitar negociaciones.

Mientras parece demasiado tarde para que la presente casa blanca revierta la corriente anti-norteamericana en la región, el próximo presidente de los Estados Unidos deberá abrazar los cambios irreversibles que han tenido lugar en nuestros vecinos del sur. Esta nueva América  Latina es el lugar donde más que nunca presidentes de izquierda han asumido el mando en los últimos años a través de legítimos mecanismos democráticos.

Esta América Latina está construyendo organizaciones regionales relevantes y autónomas. Esta América Latina merece nuestro apoyo en su búsqueda para desarrollar sus potencialidades.

Birns, ex investigador en defensa y estrategia,  y miembro del Instituto para Estudios Estratégicos, de Londres, ha sido director del Consejo de asuntos Hemisféricos desde su fundación, en 1975. Bryant es investigador de COHA. Ha realizado estudios internacionales en la Universidad Católica de Córdoba, en Argentina, y trabajado como analista política para la Fundación para la seguridad y Democracia en Bogotá.

Online: The Council on Hemispheric Affairs atcoha.org.
 

coha.org.

 

 

.


La Bolivia que quiere ser primitiva

Posted on Actualizado enn

 Bajo este título, la revista brasileña Veja, conservadora, publicó el pasado 21 de septiembre un reportaje sobre Bolivia. Con mas de un millon de ejemplares de circulación semanal (Wikipedia), la revista es la mayor de Brasil, la mayor de lengua portuguesa y la mayor de América Latina.Y tal vez la tercera en el mundo, despues de Time y Newsweek. Cada subtitulo, con el nombre del autor, viene acompañado de una fotografía, a la que corresponde el texto que sigue al subtitulo. Algunos parrafos del reportaje traen otros detalles que vale la pena leer (Veja.com.br, para los que leen portugués), pues revelan -o reiteran- aspectos de la Bolivia actual no suficientemente divulgados..

 

De La Paz

 

A los bolivianos también les falta el gas (Un drama diario de gran parte de las familias bolivianas, que ni se sospechaba que ocurriria cuando se llevo a cabo la llamada nacionalizacion de los hidrocarburos, mayormente bajo control y administración de la brasileña Petrobras). 

 “Aqui hay filas todo el día”, dice Miguelina Choque, ama de casa. Cada quince días, llega a las 6 de La mañana a la fila com su garrafa de gas, distribuído por la estatal YPFB en algunas calles de La Paz. Desde la nacionalización del setor energético (1 de mayo de 2006), la producción del gas doméstico no cubre el consumo interno. Miguelina dice que la garrafa, que antes duraba un mes, hoy se acaba en 15 días.

Tras esta introducción, que exhibe uno de los dramas diarios de los bolivianos, uno de los autores del reportaje se pregunta y da la respuesta:

“Por qué es tan difícil acabar con el caos boliviano? La respuesta es obvia: la estrategia de poder del presidente Evo Morales sólo tiene posibilidad de éxito si la oposición y la democracia fueren sometidas. Aun cuando para eso sea necesario un baño de sangre. De otra forma, no hay manera de convencer a los sectores modernos y productivos de la sociedad boliviana a aceptar que la estructura social del país sea recreada en un formato pre-colombino, con el retorno del flagelamiento de los delincuentes y toda la economía en manos del estado. Por eso, pese a que representantes de los departamentos autonomistas y del gobierno se han sentado a conversar en Cochabamba, todavía es imposible hablar de paz en Bolivia. En el momento exacto en que la reunión ocurría, campesinos y mineros leales al presidente se dirigían armas en mano al departamento de Santa Cruz. El objetivo de la turba era atacar a quienes Morales califica como “capitalistas” y “oligarcas” de la región más dinámica del país.”

Despues viene otra entrevista:

APOYO OBLIGATORIO. Dirigente de su sector, el comerciante Marcelo Cortez organizó dos marchas la semana pasada en apoyo al gobierno. Cómo lo hace? “La participación es obligatoria. Quien no asiste, sufre sanciones”, revela Cortez. Quien falta a alguna manifestación tiene su negocio cerrado por tres días. Quien falta a dos, queda con las puertas cerradas por una semana. Quien no aparece en cuatro eventos, tiene su establecimiento clausurado para siempre. Es la democracia de Morales en acción.

La intransigencia -dice uno de los autores del reportaje- sobrepasa las diferencias históricas entre occidente y oriente, entre los del altiplano, en el cual los pueblos indígenas viven del modo tradicional, y las llanuras de la amazonia, donde los bolivianos de todos los matices se integran al mundo moderno.

Luego destaca: Morales quiere “refundar” el país y “construir un nuevo estado” como dice la Constitución que sus partidarios aprobaron en una reunión legislativa secreta de constituyentes oficialistas, sin la presencia de la oposición, y ahora pretende someter a referendo.

En esta nueva patria, no habrá espacio para el capitalismo, para el libre emprendimiento y para la democracia. “Mientras en Brasil, históricamente se busca La continuidad, en Bolivia se quiere comenzar todo de nuevo”, dijo a Veja el historiador Jorge Siles Salinas. “Eso sólo se logra con violencia, con sangre”.

Agrega: Siguiendo el mismo modelo probado y rechazado en Venezuela, Morales está con una fiebre estatizante. En el país de Hugo Chávez, el desmoronamiento económico es compensado por los dividendos del petróleo vendido a Estados Unidos. Bolivia, cuyas reservas de petróleo y gas son un décimo de las de Venezuela, no disfruta de ese privilegio. Para empeorar las cosas, la nacionalización del petróleo perturbó la producción. La economía boliviana ahora depende del dinero venezolano y del narcotráfico. Desde que Morales subió al poder, hace dos años, la producción de cocaína aumentó un 13%. El presidente hizo su carrera política como representante de los productores de coca y defiende el uso tradicional de la planta en té o para la masticación. El problema es que el mercado tradicional de coca solamente absorbe el 17% de la producción actual. El resto va directamente a los laboratorios de los narcotraficantes. “En cinco años Morales transformará a Bolivia en lo que era Colombia hace dos décadas”, dijo a Veja la diputada Ninoska Lazarte, del partido opositor Podemos, en La Paz.

Mientras la coca gana espacio, agrega el reportaje, el resto de la economía va de mal en peor. “El sector industrial no hace parte del programa de gobierno. Para Morales somos los enemigos capitalistas”, comenta Eduardo Bracamonte, dueño de una fábrica de joyas que exporta para las tiendas americanas Wal-Mart , JCPenney y Bloomingdales. La producción de soja cayó el 55% los últimos dos años. La minería entró en colapso después que Comibol, la autarquía que encabeza el sector, estableció la sindicalización obligatoria de los mineros que trabajaban en cooperativas. “El gobierno quiere sovietizar Bolivia. No acepta a ningún tipo de trabajador independiente”, dijo a VEJA el minero Samuel Flores, 62 años y sin trabajo hace dos por rehusarse a aceptar las reglas de Comibol. Incluso el sector energético, la bandera política de Morales, va mal. Después de la nacionalización, las empresas que trabajaban en el país dejaron de invertir. Como Bolivia no tiene recursos ni tecnología para compensar la falta de los inversionistas extranjeros, la producción va disminuyendo. El panorama en YPFB, la empresa estatal de petróleo que recibió de presente las refinerías, campos de extracción y gasoductos es de basural. Personas sin experiencia en el ramo son designadas para altos cargos. El superintendente de hidrocarburos es contador y el vice-ministro de Energía, El abogado Santos Ramírez, un maestro rural elevado a la presidencia de la empresa estatal, gana oficialmente 3.800 reales mensuales. Este año, compró una casa por 2,3 millones de reales en la zona sur de La Paz, dice el reportaje.

VÍCTIMAS DE LAS MILICIAS DE MORALES. Desde enero, la Alianza de La Plaza Abaroa que reúne a centenas de jóvenes, se manifestó ocho veces en la capital boliviana pidiendo respeto a los derechos humanos, democracia y libertad. En todas estas ocasiones, los manifestantes fueron agredidos por las milicias de Morales. “Los mineros nos atacaron con dinamita y las paredes de nuestras casas fueron pintarrajeadas con ofensas, dice el universitario Andrés Ortega. “Somos unos locos al hacer oposición aquí.”

“Los absurdos del gobierno de Morales provocan revueltas en los departamentos productivos, pero prácticamente no son cuestionados en el altiplano. En la capital, los sindicalistas y otros peleles convocan por la radio a marchas casi diarias de apoyo al presidente. Quien no asiste es castigado por el dirigente de su sindicato o su gremio. Otra manera de convencer a las personas a asegurar los carteles es con dinero. La participación en una marcha cuesta 30 reales (unos 100 bolivianos). Quien se dispone a formar parte de un grupo de choque, especializado en agredir a los opositores, recibe 55 reales diarios (unos 150 bolivianos). Se cree que las milicias de Morales disponen de unos 5.000 integrantes listos a cometer actos de violencia, siempre que sean convocados por sus dirigentes. La más violenta de ellas es conocida como la de Los Ponchos rojos, que recibe órdenes directamente del presidente. A fines del año pasado, mostraron lo que pretendían hacer con los “enemigos de clase”. Esos izquierdistas furiosos se pusieron a degollar perros en La Paz. Desde que Morales asumió el poder en 2006, la violencia política ya causó medio centenar de muertos. Esos son los primeros cadáveres del mundo primitivo que Morales comienza a crear.”

El séptimo dia

Posted on Actualizado enn

Todo mundo parecía mucho más tranquilo, a pesar de que unos dos mil o tres mil campesinos que no se habían desbandado, se reunieron en Montero e ingresaron a la plaza central de esa ciudad, a 45 kilómetros de Santa Cruz, en medio de explosiones de cartuchos de dinamita antes de dispersarse, no se sabe si por completo o si fue apenas un repliegue. El gobierno ha estado insistiendo en que lo que se ha abierto es apenas una tregua y que sigue corriendo el plazo para que los prefectos de la Media Luna suscriban el papel que les dejó el presidente Evo Morales antes de irse a Nueva York donde pronunció un discurso, con escasa audiencia y contenido repetitivo. Parecería que le cuesta cada vez más vender la imagen de representante de indios abusados por una oligarquía inclemente del oriente boliviano (nunca habló de oligarquías en el occidente de Bolivia, algo extraño que en algún momento deberá ser aclarado).

La jornada fue de una calma festiva, pues el departamento conmemoró su aniversario sin desfiles ni actos cívicos. También fue aniversario de Pando, el más pequeño y más joven y menos poblado de los departamentos de Bolivia (unos 60.000 habitantes). Pero el aniversario será una fecha que muchos pandinos preferirán olvidar. El departamento está ocupado militarmente por el estado de sitio, su prefecto Leopoldo Fernández, electo dos veces mayoritariamente, está preso en La Paz y entre los cientos de activistas del gobierno que se reunieron en las últimas noches para prevenir su traslado a otro lugar, hubo algunos que reclamaban que se le aplicase “la justicia comunitaria”. El ingreso a Cobija aún ofrecía dificultades, pese a que el presidente Morales aseguró el martes por la noche a Patricia Janiot, de CNN en Español, que no había problemas en movilizarse hacia ese departamento, donde hace dos semanas ocurrió un violento choque entre fuerzas adversas y aún se desconoce con exactitud cuántas personas murieron. Con expresion de cansancio, las flaquezas del mandatario, sus dificultades para defender articulada y convincentemente sus puntos de vista fueron visibles, especialmente cuando tuvo que explicar aquello del golpe civico-prefectural.

La jornada estuvo salpicada de especulaciones sobre lo que ocurrirá mañana, al reanudarse el diálogo gobierno-prefectos, con la presencia del presidente Morales y los observadores de las Naciones Unidas, iglesias Católica y protestantes, Comunidad Europea, UNASUR y OEA. El gobierno les ha dado un ultimátum a los prefectos para que firmen hasta el jueves un compromiso para hasta el día 15 de octubre allanar el camino para convocar a un referéndum para un proyecto de constitución del partido de gobierno. El proyecto contiene cuando menos dos docenas de ilegalidades listadas por el Colegio de Abogados.

Estos días serán también políticamente frenéticos.