Día: septiembre 22, 2008

El quinto dia

Posted on Actualizado enn

  La jornada se volvió tensa a mitad de la tarde, cuando se supo que los palazos y las pedradas, tan de moda en la vida politica boliviana de los ultimos tiempos, les habían llegado a los fiscales. La radio dijo que unos 50 de ellos habían marchado al encuentro de un grupo de marchistas campesinos rumbo a Santa Cruz. No llegaron a realizar ninguna gestión. Los representantes de la justicia fueron corridos a palos y piedras lanzadas por temibles hondas. Una piedra acertó en el ojo derecho del chofer de uno de los fiscales y esta noche podía perderlo. La versión de que a un fiscal le habían fracturado la pierna de un palazo no fue confirmada (la habían dado reporteros de radio Fides). Los fiscales corrieron como quizá nunca en su vida, escapando de las piedras y de la compacta avalancha de campesinos que venía por atrás. Al final, las cosas se calmaron. Los fiscales dijeron que continuarían por las proximidades del lugar, en procura de cumplir una delicada función: verificar que los campesinos no ingresen armados a Santa Cruz. De otros grupos de campesinos que avanzan sobre Santa Cruz, la televisión tenía muchas tomas de campesinos armados con fusiles Máuser y pistolas. Fue la primera vez que los fiscales salieron a intentar cumplir su misión e interceptar una marcha campesina. Ha sido un acto noble, pues buscaba contribuir a la pacificacion. Una periodista de televisión fue maltratada. Sin justificar la violencia de hoy, antes había sido notoria la ausencia de fiscales en hechos similares. Lo ocurrido hoy demuestra -es necesario decirlo?- que la violencia es mala y perversa, venga de donde venga. Y que las armas, más que defender, matan. Sean piedras, palos o balas.

La llegada de los campesinos a la ciudad está prevista para el jueves. Creo que todos, honestamente, esperan que lo ocurrido hoy no sea un anticipo de lo que puede ocurrir en la ciudad. Terbinto, el lugar donde dirigentes politicos de San Cruz fueron masacrados por campesinos violentos hace 50 anos, todavia esta fresco en la memoria de este departamento.

El alcalde Percy Fernández ordenó que no haya desfile escolar mañana y ninguna celebración oficial en la fiesta de Santa Cruz, el 24 de septiembre, algo que no ocurría desde la Guerra del Chaco (1932-35). Un penoso registro de que los bolivianos vivimos bajo una guerra civil de baja intensidad __todavía.

La noche se agitó con la noticia de la decisión de un juez en La Paz de dar cumplimiento a la orden de la Corte Suprema para trasladar a Sucre al prefecto de Pando y todos los antecedentes del caso (matanza en Pando). La noticia hizo que de inmediato se formaran cordones humanos alrededor del Penal de San Pedro, en La Paz, donde se encuentra recluido el dignatario departamental. El gobierno insistió en que no dejará que el prefecto salga de La Paz, donde está en calidad de confinado.

 

 

Fiscales en estampida

Posted on Actualizado enn

No habrá actos cívicos de homenaje a Santa Cruz

Un grupo de unos 50 fiscales que esta tarde se dirigía al encuentro de campesinos que marchan hacia Santa Cruz fue repelido a pedradas y palazos por la multitud indígena. El chofer de uno de los vehículos estaba cerca de perder un ojo, víctima de una pedrada, y un fiscal tuvo la pierna fracturada por un palazo, informó radio Fides (este ultimo hecho no fue confirmado por el portavoz de los fiscales). Una joven periodista fue corrida del lugar y tuvo que esconderse entre los arbustos. La joven dijo que quienes la perseguían y detuvieron momentáneamente le manosearon el cuerpo.

El Alcalde de Santa Cruz, Percy Fernández, suspendió el desfile cívico previsto para mañana como conmemoración de la fecha cívica de Santa Cruz. La TV dijo que Santa Cruz no había suspendido sus actos cívicos desde la Guerra del Chaco con Paraguay (1932-35). «No hay garantías… Los campesinos no están viniendo acá para rezar», dijo. El alcalde también convocó a la ciudadanía a no dar importancia a los campesinos. «Procuremos no dar pelota a los que están desafiándonos», dijo. Pidio tambien a la policia y a las Fuerzas Armadas a salir a la calle para preservar el orden y evitar choques sangrientos entre la ciudadania y los campesinos en marcha hacia la ciudad.

Tras el ataque campesino, los fiscales escaparon. Pero dijeron que insistirán en su tarea para evitar que el grupo realice sin armas su marcha a la ciudad.

Poderes en conflicto: la pugna sigue

Posted on Actualizado enn

Un juez ratificó esta noche una orden de la Corte Suprema de Justicia y ordenó la remisión de a Sucre del prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, junto a todos los antecedentes del caso que ha puesto frente a frente a los poderes judicial y ejecutivo de Bolivia.

Fernández es responsabilizado por el gobierno de una masacre en aquel remoto departamento, sobre la frontera con Brasil y Perú. Aún no ha tenido lugar el juicio, pero está preso y confinado en La Paz por una orden del gobierno desde la semana pasada.

El gobierno todavía resistía a la orden y la abogada de algunas de las víctimas de esa masacre, en número aún no establecido oficialmente (varía de 12 a 16, según la fuente informativa, inferior a los más de 30 y hasta de un centenar de los que se hablaba el día de la matanza, el 11 de septiembre).

El juez Álvaro Aramayo, 6º de instrucción en lo penal, ratificó la orden que inicialmente partió de Sucre, el pasado fin de semana, y  que el dignatario departamental deberá ir a Sucre y que estará detenido en el edificio del máximo tribunal. El prefecto goza de juicio de corte segun el tribunal.

Pero la parte acusatoria dijo que la orden era un «tráfico de influencias» y que el juez que dio la orden ya había sido recusado antes de impartirla. «Podemos hacer muchas cosas (en el área legal), pero nadie puede sacar a Fernández de La Paz, pues es un confinado político,» dijo la abogada Mary Carrasco.

El día de su detención, autoridades del gobierno anticiparon que recibiría 30 años de cárcel. En la noche, se formó una turba en los alrededores del Penal San Pedro, donde Fernández está recluido, para impedir su eventual traslado.

Tras el pugilato legal de hoy, la suerte de Fernández era todavía una incógnita.