El tercer dia

Posted on Actualizado enn

 

La jornada amaneció tranquila, nublada y fria, con muchos rostros risueños en Santa Cruz tras la inauguración de su feria Exposición, la más importante de Bolivia, a pesar de las amenazas de marchar sobre la ciudad por parte de los campesinos que aún bloquean la urbe. En Cochabamba, al centro del pais, habia  miles –calculan los diarios- que rodeaban la zona donde se reúnen prefectos y delegados del gobierno, ante observadores internacionales, para ver si consiguen aproximar puntos de vista y pacificar el país. Hasta ahora no se nota ningún avance substancial, a pesar del empeño del presidente Evo Morales, quien aspira viajar a Nueva York esta semana entrante y participar de la Asamblea general de las Naciones Unidas con un ramo de olivo como señal de una pacificación aún distante de Bolivia.

Una de las nubes que cubren el cielo del presidente es la decisión de la Corte Suprema de Justicia de ordenar a un fiscal que se inhiba en el proceso contra el prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, y el silencio del máximo tribunal a las presiones del Poder Ejecutivo para que desista de su orden. El juez William Dávila decidió apartarse del proceso y esquivar así la orden de enviar a Sucre, la capital legal boliviana, de todos los obrados de la acusación contra el prefecto. Fernández es acusado de genocidio por la matanza de un número de campesinos que varía entre 10 y 14 el 11 de septiembre.

El episodio, sin embargo, está todavía rodeado de muchas interrogantes que sólo una investigación independiente permitirá responder. La Corte Suprema juzgó que la detención del prefecto fue irregular y que debe ser juzgado por ese alto tribunal, debido a su condición de mandatario departamental, electo democráticamente. Pero voceros del gobierno dijeron que no permitirían cumplimiento de la orden.

El prefecto fue detenido en el fragor de un estado de sitio impuesto por el gobierno del presidente Morales, el primero en sus 32 meses de gobierno, que tiene a la pequeña ciudad de Cobija bajo ocupación militar. Cientos de “cobijeños” que se han refugiado en la vecina ciudad de Brasilea, en Brasil, temerosos de los rigores de la ocupación, dieron ayer un respiro de alivio cuando las autoridades vecinas dijeron No a un pedido de los militares bolivianos para que los refugiados fuesen expulsados de vuelta a Bolivia (El Deber y El Nuevo Día, sábado 20 de septiembre).

Se esperaba que hoy empezasen las investigaciones de dos misiones –una del Senado y otra de la Cámara de Diputados- que debían llegara Cobija durante la jornada.

De forma paralela corría (o no corría) el diálogo prefectos-gobierno en Cochabamba, bajo la mirada de observadores de las Naciones Unidas, la Unión Europea, las iglesias católica y protestante, y la OEA. La ciudad fue el viernes centro de una marcha bulliciosa de cooperativistas mineros. La marcha fue salpicada por algunos estallidos de dinamita, una originalidad que probablemente no era muy conocida por algunos de los delegados internacionales.

Un comentario sobre “El tercer dia

    Reynaldo Garcia escribió:
    septiembre 21, 2008 en 4:16 pm

    Interesante la nota.Preocupa el avance de los masistas (grupos sociales) contra Santa Cruz.Puede haber un sangriento enfrentamiento, difícil de cuantificar.Dios quiera que eso no ocurra.Su blog esta muy interesante y actualizado en forma permamente.
    Un abrazo
    Reynaldo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .