Día: septiembre 14, 2008

Más de 30 muertos

Posted on Actualizado enn

Actualizado a las 21:00.

La ABI (Agencia Boliviana de Información) informó temprano que el número de muertos en la zona de Tres Barracas, en el departamento norteño de Pando, es superior a los 30 y dijo que el gobierno acusa como responsable de la matanza al prefecto Leopoldo Fernández.

La agencia oficial subraya que, proporcionalmente, la matanza es la más cruenta de la historia democrática boliviana y que fue ejecutada “por sicarios promovidos por la Prefectura de Pando” y que ese saldo luctuoso ha dejado a la autoridad prefectural ” al margen de la ley”. Cita como fuente al Ministro de Gobierno, Alfredo Rada, quien compara el número de muertos con los más de 60 que ocurrieron en La Paz en 2003. Pando tiene una población de poco menos de 40.000 habitantes. La Paz tiene 30 veces más.

Los muertos pueden ser, incluso, más, y en un 95% pertenecen a las filas del partido de gobierno, dice ABI. La agencia dice que dirigentes campesinos informan sobre más de 50 desaparecidos. Si se los suma a los más de 30 muertos, se tiene más de 80 bajas fatales: Mucho más de lo que los bolivianos podrían soportar.

La magnitud de la matanza, cuyos pormenores no han sido independientemente detallados, exige una investigación profunda y confiable, mayor a la que los organismos bolivianos pueden realizar. Sus dimensiones llaman a organismos internacionales capaces de echar luces muy claras sobre lo ocurrido en ese lugar perdido en las entrañas de la selva norte boliviana.

La matanza ocurrió cuando una brigada de cívicos de Pando, en la madrugada del viernes, se dirigía en una camioneta a desbloquear un acceso cerrado por partidarios del gobierno que promovían un cerco a Cobija sobre rutas claves hacia la capital del departamento.

Qué pasó realmente, es algo que la mayoría de los bolivianos todavía ignora en su integridad. Las versiones del bando cívico son diferentes. El prefecto Leopoldo Fernandez dijo a la TV desde el lugar en que aparentemente está refugiado, que dos camiones en que venian campesinos del MAS  fueron interceptados por los civicos que venian desde Cobija para detenerlos y en el tiroteo y trifulca resultantes estallaron las municiones que llevaban y el lugar se volvió un polvorin.  Los militantes del MAS en esos vechiculos habrian sido los más afectados. El Ministro de los Movimientos Sociales, Sacha Lorenzi, rechazó la versión y culpó al prefecto de la violencia. Lo acusó de contratar sicarios peruanos y brasilenos, quienes habrian ejecutado la matanza (Peru ha pedido evidencias sobre la presencia de peruanos en los episodios sangrientos). Y anticipó un juicio criminal contra el refecto y anticipó sumariamente la pena: 30 anos de carcel, sin derecho a  indulto.

En las imagenes mostradas por la televisión se ve caido el cuerpo del pastor protestante Carlos Luis Rivera, a quien dos personas consiguen levantarlo y mantenerlo sentado algunos instantes. Tanto civiles como un coronel gritan unas seis veces “!un vehiculo!”

“Ya murió,” se escucha a un civil acongojado. “Usted va a cargar con la muerte de este hombre, coronel”, le grita el civil. Y repite la frase. El coronel no responde.