Día: septiembre 11, 2008

Invasion militar?

Posted on Actualizado enn

 

Invasión militar?

Esta noche corre el rumor de que hay movilización de tropas desde Oruro y Cochabamba hacia Santa Cruz. Misión: tomar la ciudad.

El rumor también fue recogido por el programa televisivo Sin letra Chica, de Carlos Valverde, con sugerencias para que la población reaccione pacíficamente y con extrema cautela. Sin lanzar piedras y mostrar resistencia serena, como la del joven que de pie detuvo a los tanques en Tianamen Square.

Lo que dice Estados Unidos

Posted on Actualizado enn

 

Esta fue la escueta y tersa declaración de los Estados Unidos ante la declaratoria de persona no grata de su embajador Philip Goldberg anunciada anoche por el presidente Evo Morales.

 

En una reunión el miércoles, el Ministro de Relaciones Exteriores David Choquehuanca informó al embajador Philip Goldberg que el Presidente Morales le había ordenado declararlo persona no grata (PNG). Esta acción injustificada siguió al fracaso del gobierno boliviano de enfrentar el 9 de septiembre las amenazas a la seguridad de las operaciones antinarcóticos en el Chapare, que causaron el retiro del personal de la DEA.

El presidente Morales justificó públicamente su decisión con una serie de acusaciones en contra del embajador Goldberg. Estas acusaciones no tienen fundamento.

La acción del presidente Morales es un error grave que ha dañado seriamente las relaciones bilaterales. Estados Unidos es el país que más asistencia para el desarrollo proporciona a Bolivia, es el mayor mercado para sus exportaciones y el mayor proveedor de ayuda anti-narcóticos. Nuestras relaciones han sido profundas, con raíces históricas y beneficios para los pueblos de nuestros dos países. Lamentamos que el presidente Morales hubiese escogido este camino. Esto perjudicará los intereses de los dos países, socavará la lucha contra el tráfico de drogas y tendrá graves implicaciones regionales.

 

 

Temas para digerir:

¿Qué ocurrió el 9 de septiembre? ¿Cuáles eran las amenazas sobre la DEA? ¿Los cocaleros?

“La accion del presidente Morales es un grave error que ha dañado seriamente las relaciones bilaterales…” Estados Unidos es el país que más asistencia para el desarrollo presta a Bolivia, su mayor mercado y el mayor proveedor de ayuda anti-narcóticos. Esto socavará gravemente la lucha anti-narcóticos.

Estas palabras son explosivas. ¿Qué pasará con la ayuda de Estados Unidos a Bolivia? Habrá que hacer un censo de esa ayuda porque el documento da a entender que se la puede perder por completo. Más grave aún es la advertencia que la lucha anti-narcóticos será socavada. Y que eso tendrá implicaciones regionales. Hay que subrayar que detrás de esa lucha esta toda la comunidad internacional.

 

 

 


Ahora es Pando y la sangre corre

Posted on Actualizado enn

Lectores: Corrige el nombre del trabajador de Pando que afirmó que el ataque fue una emboscada y agrega declaración de prefecto de Pando. Agrega nuevas declaraciones del dirigente campesino.

Actualizacion, 23:45. El numero de muertos subió a nueve y el de heridos seria de medio centenar.

-0-

El ataque de esta madrugada, que parece haber sido una emboscada, en Porvenir, una remota población del norte boliviano, ha cobrado un número mayor de muertos que el inicialmente estimado de cuatro. Son ocho los muertos -todos por impactos de bala- y los heridos 34, según una verificación nombre a nombre hecha por el jefe de oficina en Cobija de Radio Fides.

La situación se perfilaba confusa pues algunos de los heridos serían parte de una columna de brigadas cívicas que se movilizaba para impedir un bloqueo anunciado por partidarios del gobierno y que habría sido enmboscada por una supuesta columna venezolana, según denuncias de gente del lugar que habló por la emisora nacional Fides.

Un declarante identificado como Rudy Atiare, ex trabajador en la zona de la refriega puesto por Fides en sus micrófonos en Santa Cruz, dijo que se trató de una emboscada y que los atacantes serían venezolanos. “Ellos fueron atacados viniendo de la reserva (extractivista). Como le decía, el compañero Pedro (Oshiri, muerto en la mañana), trabajaba con nosotros. Y el pueblo de Cobija se ha levantado y se ha ido tras la captura de estos militares, que supuestamente son venezolanos, para ver si se los puede agarrar. El pueblo esta embravecido”.

Atiare estaba en Santa Cruz para reunirse con dirigentes civicos de la ciudad, bastión de la oposición al gobierno del presidente Evo Morales, y explicó a reporteros de la emisora que la información sobre la supuesta emboscada provenía de trabajadores colectores de goma natural del lugar. Atiare es dirigente nacional del Sindicato de Siringueros del lugar.

La reportera le preguntó: ¿Cómo sabe que son venezolanos?

“Cada vez ..la otra vez, señorita, fueron encapuchados, y eran venezolanos. Son gente entrenada del gobierno y pagada”, respondió.

Horas después el dirigente campesino, de la tribu de los Araona, según dijo, conversó por teléfono con este periodista, y dijo que sus afirmaciones provenían de haber visto durante varios días en las últimas semanas el aterrizaje y despegue en esos parajes de helicópteros con militares venezolanos. El hecho, sin embargo, no revestiría mayor relevancia pues Bolivia tiene acuerdos de cooperación militar con Bolivia. Atiare dijo que le dolía lo ocurrido pues ”nosotros somos hombres de paz, recolectamos de la selva amazónica lo que ella buenamente puede darnos”.

La denuncia coloca un nuevo elemento sensible en el conflicto que vive Bolivia y que probablemente llevará a una investigación sobre a las relaciones del gobierno del presidente Evo Morales con Hugo Chavez, de Venezuela.

No había manera inmediata de conseguir una verificación de la denuncia de manera independiente. Otras versiones hablaban simplemente de choque entre campesinos.  Tambien se hablaba de un numero impreciso de campesinos que habrían sido tomados como rehenes, pero se desconocía a que bando pertenecían.

El Viceministro de Coordinación de los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti, responsabilizó de la violencia al prefecto del departamento, Leopoldo Fernández. Dijo que funcionarios de la prefectura junto a “sicarios” marcharon a atacar con armas de fuego a campesinos que reunían cerca de Porvenir. El prefecto el gobierno estaba poniendo gasolina al fuego y que “la  mentira no va a prevalecer”. Llamó de martires a las victimas de la violencia. Fernandez habló ante una concentración de ciudadanos en Cobija que protestaba por la matanza. Pidió a los ciudadanos dispersarse pacificamente.

La ciudad de Cobija, frente a Brasilea, en la frontera con Brasil, paralizó de hecho gran parte de sus actividades habituales. El comercio cerro y las labores escolares fueron suspendidas.

En Santa Cruz continuaba la toma de instituciones del estado y la prefectura (gobernación) se preparaba para administrarlas directamente, en la materialización de facto de una forma autonómica de gobierno. No habia informes inmediatos de nuevas bajas.

La información del blog en la mañana:

Grupos de campesinos que marchaban hacia Cobija, capital del departamento de Pando, en el extremo norte boliviano, chocaron con militantes cívicos que les salían al encuentro para evitar que cercasen localidades y llegasen hasta Cobija. Habría tres muertos, uno de ellos identificado como Pedro Oshibo, de descendencia japonesa, y cuando menos cinco heridos, según los primeros informes transmitidos en la mañana por radio Fides. Las bajas eran transportadas en ambulancias hasta el hospital Roberto Galindo, de Porvenir.

El choque con armas de fuego, el primero en las tres semanas de crisis que llevaba Bolivia, se habría producido cerca del establecimiento de Tres Barracas, en el camino a Porvenir, la segunda localidad urbana de Pando, con uno 18.000 habitantes, cuando grupos de campesinos del partido de gobierno salieron al encuentro de brigadas cívicas para impedirles tender un cerco alrededor de Cobija y estalló la refriega. Cobija está a uno 70 kilómetros de Porvenir.

Las transmisiones de radio no ofrecían detalles sobre el tipo de armas utilizadas ni de dónde partieron los disparos. Pero hasta las primeras horas de la mañana no se había hecho presente la policía.

Los campesinos del partido de gobierno, en su mayoría zafreros de goma elástica y almendras, habían anunciado que partirían desde Riberalta, la principal urbe de la región, para cercar Cobija, la sede prefectural de Pando, cuyo prefecto se opone al gobierno del presidente Evo Morales.

El área es plena región amazónica y Pando limita con Brasil y Perú.

La información corrió por todo el país y levó a la iglesia Católica a reclamar por reimposición de la calma. El cardenal primado Julio Terrazas pidió en un mensaje que los bolivianos trabajen por la paz y una verdadera justicia social que acabe o disminuya drásticamente la pobreza extrema. Convocó a una jornada nacional de oraciones por la paz el 19 de septiembre.

La violencia de Pando ocurrió a sólo pocas horas de la decisión del presidente Evo Morales de expulsar de Bolivia al embajador de Estados unidos Philip Goldberg, a quien responsabilizó por la ola de inestabilidad que atraviesa el país.

Esta mañana se supo que la orden para la declaración de persona no grata de Goldberg fue recibida por el canciller David Choquehuanca se reunía con el propio embajador para comunicarle que de la región cocalera (la coca es la materia prima de la cocaína) saldría la DEA, el organismo estadounidense de control de estupefacientes.

Tras la salida de la DEA y la de hace pocos días de USAID, la región cocalera de mayor extensión en Bolivia quedaría desprovista de todo control externo.

En Cobija, anunciaba Radio Fides, se formaban brigadas para marchar hacia Porvenir. Este mediodía, el reguero iniciado en Pando amenazaba con extenderse.

O Estado de S. Paulo: Los militares no obedecen a Evo

Posted on Actualizado enn

O Estado de S. Paulo, el influyente diario brasileño, tambien asegura en un subtíitulo que el presidente Evo Morales no está en condiciones de garantizar la entrega de gas porque existe insubordinación en las fuerzas armadas.

El presidente boliviano, dice la versión publicada hoy, tiene las manos amarradas, según el análisis que hace la cancillería brasileña de la situación boliviana. Aun si lo quisiese, no tendrá manera de evitar nuevos ataques de la oposición a los campos de gas natural y al gasoducto Brasil-Bolivia. Por tanto, agrega, hay el riesgo de una reducción aún mayor de las entregas de gas a Brasil y Argentina.

La inercia bajo la que vive La Paz se debe principalmente a la desconfianza de las Fuerzas Armadas hacia Evo, lo que anula toda garantía de protección a las instalaciones de gas.

 Una fuente diplomática sintetizó su pensamiento en cuatro palabras: “La situación está negra”. La versión del importante diario paulista, dice que la cancillería había verificado que en el momento en que grupos opositores destruían una válvula del gasoducto Gasbol, en el Chaco, había 18 militares de guardia y no previnieron el ataque ni reaccionaron. Y no existen indicaciones ciertas de que los demás efectivos militares desplegados a lo largo del gasoducto desde la semana pasada puedan frenar nuevas eventuales ofensivas. Itamaraty cree que el presidente Evo Morales se niega a dictar el estado de sitio precisamente porque las fuerzas armadas están, en la práctica, insubordinadas.

Agrega que hace poco el comandante en jefe de las FF.AA. bolivianas, Gral. Luis Trigo, afirmó que el ejército iba a estar pronto para proteger las instalaciones de gas y los edificios públicos de los ataques de la oposición, con tal que Evo diese la orden por escrito. Ese condicionamiento indica insubordinación y desconfianza sobre la capacidad de Evo de asumir la responsabilidad por las olas de víctimas civiles en posibles enfrentamientos. (Nota del blog: Aun hoy hay militares bajo proceso por los muertos durante insurrecciones populares contra el depuesto presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, y los lideres de esos procesos son parlamentarios del partido de gobierno.)

AMENAZA A LOS INGRESOS

El diario dice que de acuerdo al diagnóstico de Itamarty, la oposición boliviana está alcanzando su objetivo de debilitar a Evo Morales amenazando los ingresos del gobierno. El corte de 10% de las entregas de gas a Brasil significará la perdida de unos 8 millones de dólares diarios e implica, además, multas contractuales a favor de Petrobras.

 Ante esta situación, el gobierno brasileño, dice el diario, no tendrá otra salida sino exhortar con discreción para que el presidente Morales vuelva atrás en dos de sus recientes decisiones: realizar en diciembre un referéndum sobre el proyecto de constitución de su partido y no reconocer la autonomía de cuatro departamentos opositores. Ese retroceso doble sería el único camino hacia el diálogo con la oposición y la desaparición de la crisis política. Las recientes exhortaciones de Brasil a favor del diálogo no han tenido éxito.

Ahora es Pando

Posted on Actualizado enn

Grupos de campesinos que marchaban hacia Cobija, capital del departamento de Pando, en el extremo norte boliviano, chocaron con militantes cívicos que les salían al encuentro para evitar que cercasen localidades y llegasen hasta Cobija. Habría tres muertos (cuatro, dijeron los informes radiales del mediodia) uno de ellos identificado como Pedro Oshiro, de descendencia japonesa, una dama de nombre Martina y cuando menos diez a treinta heridos, dijo un informe de la TV al mediodia. Las primers noticias sobre los acontecimientos en Pando difundidas desde este blog  las habia dado radio Fides.

Las bajas eran transportadas en ambulancias hasta el hospital Roberto Galindo, de Porvenir.

El choque con armas de fuego, el primero en las tres semanas de crisis que llevaba Bolivia, se habría producido cerca del establecimiento de Tres Barracas, en el camino a Porvenir, la segunda localidad urbana de Pando, con unos 18.000 habitantes, cuando grupos de campesinos del partido de gobierno salieron al encuentro de brigadas cívicas para impedirles tender un cerco alrededor de Cobija y estalló la refriega. Segun los lideres civicos, se trato de una emboscada sobre quienes marchaban para impedir el cerco.  

De ser asi, Bolivia estaria ante una forma de guerra de guerrillas interna o ante las primeras manifestaciones de una guerra civil. Cobija está a unos 70 kilómetros de Porvenir.

Las transmisiones de radio no ofrecían detalles sobre el tipo de armas utilizadas ni de dónde partieron inicialmente los disparos. Pero hasta las primeras horas de la mañana no se había hecho presente la policía.

Los campesinos del partido de gobierno, en su mayoría zafreros de goma elástica y almendras, habían anunciado que partirían desde Riberalta, la principal urbe de la región, para cercar Cobija, la sede prefectural de Pando, cuyo prefecto se opone al gobierno del presidente Evo Morales. El director médico del Hospital Roberto Galindo decía que habían llegado entre siete y nueve heridos, algunos de balas y otros de armas blancas. Los reporteros de la emisora decían que había “muchos heridos más” en el campo de batalla.

El área es plena región amazónica y Pando limita con Brasil y Perú.

Aún no había un informe oficial sobre lo ocurrido ocurrido.

La información corrió por todo el país y levó a la iglesia Católica a reclamar por reimposición de la calma. El cardenal primado Julio Terrazas pidió en un mensaje que los bolivianos trabajen por la paz y una verdadera justicia social que acabe o disminuya drásticamente la pobreza extrema. Convocó a una jornada nacional de oraciones por la paz el 19 de septiembre.

La violencia de Pando ocurrió a sólo pocas horas de la decisión del presidente Evo Morales de expulsar de Bolivia al embajador de Estados unidos Philip Goldberg, a quien responsabilizó por la ola de inestabilidad que atraviesa el país.

Esta mañana se supo que la orden para la declaración de persona no grata de Goldberg fue recibida por el canciller David Choquehuanca se reunía con el propio embajador para comunicarle que de la región cocalera (la coca es la materia prima de la cocaína) saldría la DEA, el organismo estadounidense de control de estupefacientes.

Tras la salida de la DEA y la de hace pocos días de USAID, la región cocalera de mayor extensión en Bolivia quedaría desprovista de todo control externo.

En Cobija, anunciaba Radio Fides, se formaban brigadas para marchar hacia Porvenir. Este mediodía, el reguero iniciado en Pando amenazaba con extenderse.

Lo que dijo Lula

Posted on Actualizado enn

Consideré importante transcribir la parte que corresponde a Bolivia y a gas natural de las declaraciones del presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva al diario Clarín, de Buenos Aires, el pasado fin de semana.

-0-

“…Está claro y nadie puede negar que tenemos un problema energético en la región. Sobre todo, un problema que perjudica más a unos países y menos a otros. Por eso, analizamos con Argentina la posibilidad de construir la hidroeléctrica binacional Garabí que dará 3.000 megavatios de energía para repartir entre ambos. Y si llegara a hacer frío en la Argentina, podría ir la totalidad para allí.

¿Y qué pasa con el gas? ¿Hay algún proyecto conjunto?

No podemos depender del gas porque no hay suficiente para explotar. La última vez que estuve con la presidenta Kirchner y con Evo Morales (de Bolivia) fue claro que Bolivia, en este momento, no tiene cómo cumplir los contratos con Argentina. Por otro lado, Argentina no puede construir un gasoducto (para aumentar la capacidad de transporte) sin la certeza de que tendrá ese gas. Bolivia debe proveer a Brasil 30 millones de metros cúbicos diarios; a Argentina debe entregarle 7 millones y a su vez Bolivia usa 6 millones. La suma da 43 millones; pero Bolivia produce sólo 40 millones.

Y por eso nunca llega a entregarle a la Argentina lo acordado por contrato…

Vea, hay inversiones de Petrobras para intentar aumentar la capacidad de Bolivia de producir más gas. El presidente Evo debe estar atrás de otras empresas para conseguir nuevas inversiones. Ahora, para que esas inversiones vayan a Bolivia es preciso que haya contratos con respaldo internacional. Porque ningún país hará inversiones si quedara sujeto a las eventualidades cotidianas de un país. Y en cuanto a la Argentina, lo que hicimos fue establecer una política de compensación porque el gobierno de la presidenta Cristina se quejó de que cuando compró energía de Brasil pagó precios más caros que cuando se la vende. Entonces decidimos eliminar el dinero de la negociación: se entrega megavatio y se devuelve megavatio. Gracias a Dios, este año no tuvimos problemas. Argentina devolvió la energía que le mandamos antes de lo acordado porque el invierno no fue tan violento.

¿El ex presidente Néstor Kirchner le pidió que Brasil cediera gas a la Argentina?

El año pasado, o el antepasado (no recuerdo bien), el presidente Kirchner me reclamó que tenía una urgencia de energía. En aquel momento que él me reclamaba algunos millones más de metros cúbicos de gas, Brasil por cuenta de los juegos Panamericanos (que se realizaron en julio de 2007) precisaba la totalidad de los 30 millones y por lo tanto no podía ceder gas. ¿Qué hice? Cuando volví a Brasilia, un viernes a las 8 de la noche, hice una reunión a las 22 y el sábado, Marco Aurelio García encabezó una delegación de nueve ingenieros del sistema eléctrico brasileño y en la semana siguiente le ofrecimos a la Argentina los megavatios que necesitaba para resolver el problema.

¿Esa estrategia se repite?

Es con esa visión que precisamos trabajar la cuestión energética: o sea, relevar el potencial de los cuatro socios del Mercosur y tratar de explotarlo al máximo. Es urgente porque cada año que pasa tenemos más necesidad de energía y, cada año que pasa, tenemos menos energía para consumir. Es un problema que resolveremos sólo si tenemos la firme convicción de que vamos a hacer sociedades. Y ahí entra la cuestión de la integración sudamericana. La verdad es que durante medio siglo la Argentina y Brasil se miraban preocupados. Nuestros hombres de defensa se veían como enemigos o como eventuales invasores. Sólo hay una forma de recuperar el tiempo perdido: es mirarnos como amigos, como socios, como economías complementarias. Esa cultura está cambiando en Brasil, dentro de Itamaraty, dentro del gobierno y dentro del Congreso. Y tengo certeza que en Argentina también está cambiando en la visión del gobierno, de la diplomacia y de sus políticos. Tenemos que construir los puentes que faltan, las rutas, los trenes, los vínculos en comunicación. Cuanto más trabajemos juntos más fuertes seremos en el escenario internacional.