Mes: agosto 2008

Estaba escrito…

Posted on Actualizado enn

Que las cartas quedaban en posición más o menos similar a la que tenían el 09/08 fue una conclusión generalizada tras el discurso del presidente Evo Morales. No fue por nada parecido a los que solía pronunciar días antes. Daba una impresión de cautela. Todo eso inyectaba esperanzas a la posibilidad de un diálogo serio entre fuerzas en pugna: el gobierno y los prefectos, sin intermediación de los partidos políticos, a los que el viento se llevó. Pero esa impresión podría haber sido sólo un consuelo auditivo. Pues en el fondo parecía asomar el zorro con las viejas mañas. La palabra esperada ansiosamente esa noche era la del presidente Morales. En sus expresiones y en sus y gestos estaban las claves de los días siguientes.

Pienso que el presidente que apareció en los balcones del Palacio de Gobierno estaba frenado. ¿Por quién? Quizá por la realidad. Espero que ésta lo haya convencido, siquiera momentáneamente: su proyecto no seduce a gran parte del país. Y está fuera del tiempo y del espacio. ¿Será que le pidió a alguno de sus asesores que le nombrase algún país que bajo el socialismo –o el socialismo indigenista- consiguió ingresar a la modernidad y que no tuvo respuesta? ¿O si es verdad que los de la escuadra de Coreas, Hong Kongs, Tailandias, Taiwans e incluso emergentes como Vietnam (de hoy) y quizá tigres en gestación como Chile y Perú están a kilómetros de distancia de la bandera roja?

No vi un desmenuzamiento inmediato del discurso y por eso creo que días después muchos aún se preguntaban, ¿qué dijo?

Pues dijo que la jornada era “un día histórico” que permitirá “consolidar el proceso de cambio”. Y ¿en qué consiste ese proceso que se viene? Lo dijo claro: La “recuperación de los recursos naturales”. El concepto lo subrayó enseguida: “Este mandato del pueblo boliviano será respetado…será aplicado”. Entonces, a revisar la lista de empresas y ver qué queda por nacionalizar. Infelizmente, la experiencia no le ha enseñado. A estas alturas, las autoridades deberían saber que no se trata de expropiar, comprar o apoderarse de una concesión. Ese es apenas un paso. Después hay que construir. Y de construcción, tras la nueva política petrolera o minera, no hemos visto sino anuncios: plantas petroquímicas, inversiones (con nuevas amenazas: o invierten o…, bien. No hay opción, porque las amenazas que se hacían a Transredes y a las otras empresas del área hidrocarburífera, acabaron en reversión al Estado del control del negocio. Ya no hay con qué amenazar, a menos que se quiera expulsar a Petrobrás y a lo que queda de otras subsidiarias. Y no creo que eso ahora pase por la cabeza del presidente. Sera?) Hay que ver entonces otros sectores para saciar el apetito del estado. ¿Las cooperativas cruceñas? Sería un craso error.

Luego vino la segunda parte: “Es importante unir a los bolivianos. Y el voto boliviano es para unir, al oriente y al occidente, y esa unión se hará juntando la Constitución Política del Estado (es decir, el proyecto aprobado por el MAS) con los estatutos autonómicos”. ¿Cómo? Lo dijo muy claro: “respetando las leyes vigentes”. (Ese proyecto es ilegal, pero recordemos que hace sólo unos días decía que sus asesores debían legalizar cualquier medida ilegal que pudiese lanzar).

El tercer elemento de su discurso expresaba respeto por los prefectos ratificados. “Respetaremos su legitimidad”, dijo, y luego convocó “a todos los prefectos de Bolivia a trabajar primero por el bien de todos los bolivianos y a trabajar respetando las normas bolivianas… Quiero convocar a todos los prefectos y todos los alcaldes a sumarse a este proceso (¿Cuál? ¿El de las nuevas nacionalizaciones?). Eso ha pedido el pueblo boliviano con su voto.”

Luego expuso una idea que, de ser llevada a cabo con inteligencia podría ser un poderoso factor movilizador de los bolivianos: “Hay que empezar a terminar la extrema pobreza…” Y convocó a “la gente solidaria”, personas y empresas, para ejecutar una “revolución democrático-cultural” (sonaba a la China de Mao Tse Tung, 1966). En gesto conciliador nombró uno por uno a los nueve departamentos.

Y vino, al final, el cuarto elemento, el que arropa a su gobierno: “Patria o muerte!”, gritado dos veces, a la cubana. La multitud lo aplaudió y lo vitoreó ensordecedoramente. Para su audiencia, todo estaba claro. Lo que vendría después estaba escrito en las paredes.

Agresión a periodistas: suma y sigue

Posted on Actualizado enn

 

Los periodistas son ahora el blanco favorito de los ataques de sectores contrapuestos. Un camarógrafo del canal 7 fue víctima de personas violentas que lo atacaron por pertenecer al sistema de informaciones del estado. El camarógrafo Juan Carlos Thames fue golpeado brutalmente por personas que lo identificaron como integrante de los equipos de filmación del canal televisivo estatal. Quienes intentaban defenderlo también llevaron su parte.

La actitud de los atacantes es un acto condenable de intolerancia, demostrativo de la incapacidad de muchas personas de entender el trabajo periodístico. La labor periodística es una tarea de registro de la actualidad, para beneficio de su audiencia. Ellos redactan el primer borrador de la historia y los ataques que sufre la prensa, en formas cada vez más violentas, serán en algún momento recordados como parte de un capítulo oscuro de la historia boliviana y de la incomprensión que rodea al trabajo de los periodistas.

El día después

Posted on Actualizado enn

 

El Prefecto de Santa Cruz culpó este mediodía al Presidente Evo Morales de ser el responsable de la violencia que recorre Bolivia. “El es el que ha generado la confrontación entre los bolivianos”, dijo al hablar frente a una multitud que se reunió bajo el monumento al Cristo Redentor. Extendió la responsabilidad al Vicepresidente García Linera y al Ministro del Interior.

Costas, con la voz enronquecida, anunció que a partir de anoche la nueva autoridad policial que sustituirá al comandante Wilder Obleas estará bajo su tuición. Obleas renunció anoche y esta mañana reiteró su decisión. Sus superiores informaron que la decisión había sido aceptada. “El nuevo comandante de policía será el Comandante General del Departamento, Rubén Costas,” dijo el prefecto al reafirmar su autoridad sobre el territorio departamental.

Destacó que las luchas por la autonomía “no tienen ni un muerto” y pidió a quienes estaban en la concentración (no hubo ningún cálculo oficial, pero no era una concentración numerosa) que mantengan la vigilia sobre el comando policial, el edificio de seis pisos en el centro de la ciudad, “hasta que las cosas estén en orden”. “Pero no generemos violencia, que es lo que están esperando”, dijo.

Costas y otros dirigentes cruceños han recordado reiteradamente en las últimas horas que bajo el actual gobierno la cifra de personas muertas en conflictos supera los 40. (El prefecto se dirigió al presidente Morales asi: “Excelentisimo Asesino Senor Presidente…” y le reclamó que pidiese disculpas a Santa Cruz por la manera brutal en que los discapacitados fueron reprimidos. Agregado el 17.08.08, tras oir una repetición de la grabación de las palabras del prefecto.)

Al concluir su discurso, el prefecto advirtió, dirigiéndose a las autoridades del gobierno central: “No provoquen más. La paciencia tiene un límite y se está agotando.”

La calma, sin embargo, era una proposición difícil. Unas dos docenas de discapacitados y sus parientes, según las imágenes mostradas por la TV, iniciaron casi de inmediato una marcha frente al edificio policial, ante la mirada cabizbaja de los policías en las afueras del lugar. Los reclamos de los minusválidos fueron el gatillo que disparó la violencia de ayer. Hubo, momentáneamente, un amago de nuevas violencias, pero prevaleció la calma, que, de todas maneras, era tensa.

Anomalías

Posted on Actualizado enn

Algunas de las denuncias que echan sombras sobre la limpieza del plebiscito del domingo 10 de agosto:

  • En las mesas 12507 y 24709 de Oruro hubo el número de votos superó al de los inscritos. Hubo más de cien votos respecto al número máximo de personas que debían votar.
  • En una de las mesas, una persona que no aparecía registrada en el Padrón Electoral actuó como jurado.

    Una tercera mesa está observada pues una de las papeletas estaba impresa con solamente la opción sobre la continuidad o revocatoria del presidente y del vicepresidente.

    Las autoridades han decidido que haya una nueva votación en las dos mesas el día 24.

    (Datos tomados del diario el Nuevo Día, de Santa Cruz, del día 15/08).

    No existe una información precisa sobre cuántos habrían votado con cédulas de identidad irregulares, pero las denuncias han sido reiteradas desde el día de la votación.

    Por otra parte, el presidente de la corte departamental Electoral de Santa Cruz, Mario Orlando Parada, anunció que se propone renunciar al cargo, debido a irregularidades en el padrón electoral de cruceño. “No es posible administrar ninguna elección en esas condiciones”, dijo.

    Aún se desconoce comentario alguno de la Corte Nacional Electoral (CNE), pero la decisión de Parada ciertamente generará reacciones.

     

    También en Oruro está en juego una contradicción que se dio antes del plebiscito: cuál criterio para los porcentajes aplicar. El congreso aprobó la ley extraña que creaba una originalidad electoral: los prefectos podían ser ratificados sólo si obtenían un porcentaje superior al de los que NO votaron por ellos. Eso determinaba que el prefecto de la Paz (ahora ex prefecto) tuviese que obtener el 62% de votos a favor. Obtuvo sólo el 42%, más que el 38% de votos con los que fue electo en 2005, y numéricamente muchos votos más que los que lo eligieron. La Corte Nacional Electoral decidió que para los prefectos regiría sólo el concepto universal de la mitad más uno. El Vicepresidente García Linera dijo que el criterio de la ley prevalecería. Ahora está en duda la situación del prefecto de Oruro y aliado del gobierno, Alberto Luis Aguilar, quien debía obtener cerca del 60% según la ley, pero sólo llegó al 50,86%. El prefecto se proclamó confirmado y ha asistido a reuniones con el gobierno, pero su permanencia en el cargo está en duda.

Arde Santa Cruz

Posted on Actualizado enn

Nunca se pensó que de un movimiento de minusválidos reclamando un bono anual de unos 400 dólares pudiese generar disturbios tan violentos. Este 15 de agosto Santa Cruz vivió una de las peores jornadas de violencia de su historia. Incluso doblaron las campanas convocando a los fieles a acudir a la Catedral de la ciudad para orar por sus habitantes y por la paz de Bolivia. Ya se contaba cuando menos 12 heridos civiles de los 20 que, según datos de la TV, hubo durante la jornada violenta.

En medio del caos que imperaba en el centro de la ciudad y de embotellamientos descomunales del tránsito de vehiculos, el prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, convocó a la población a reunirse este sábado, dentro de unas horas, a las 11AM, a los pies del edificio del Cristo Redentor, cuyos alrededores fueron escenario de las peores bataholas de la historia de este departamento.

Por la noche, el lugar, generalmente concurrido, pues allí se encuentran entre los más populares de Santa Cruz, estaba desolado. Las calles mostraban signos del fuego de una decena de piras encendidas con llantas de vehículos y pedazos de madera. Entre los heridos había varios periodistas golpeados y un camarógrafo de la red televisiva PAT que estuvo inconsciente durante casi una hora, a causa de los gases lacrimógenos, según la propia emisora.

Corría el rumor de que el gobierno ordenaría la militarización de esta ciudad, principal centro opositor al régimen social-indigenista del presidente Evo Morales. El presidente se encontraba en Paraguay, a donde viajó para la posesión del presidente Fernando Lugo.

Los disturbios se mantuvieron a lo largo de toda la jornada, hasta entrada la noche. Estallaron al amanecer, cuando la policía desalojó a la fuerza a unas dos docenas de discapacitados y a otro tanto de parientes que los acompañaban en las oficinas de YPFB que habían ocupado días atrás en reclamo de un bono que se les prometio, según dijeron, hace dos anos. El Viceministro del Interior, Rubén Gamarra, dijo que los ocupantes habían destruido documentación de la empresa.

Pero las imágenes que al mediodía y durante la tarde mostró la televisión sobre la forma, en algunos casos salvaje, en que los discapacitados eran desalojados causaron indignación entre grupos de ciudadanos que empezaron a protestar en las proximidades de las oficinas de la policía, un edificio de seis pisos en el centro de Santa Cruz. El comandante policial Wilge Obleas, percibió la gravedad de la situación y pidió públicamente disculpas a los discapacitados y a Santa Cruz por la forma violenta en que se produjo el desalojo.

Pero a media tarde, los discapacitados, sus parientes y grupos que los apoyaban, trataron de tomar la sede policial pidiendo que les devolviesen sus pertenencias, que la policia habia tomado cuando los desalojó. Era una multitud de cientos de personas. La tensión acumulada a lo largo de semanas y meses en esta ciudad, que en cuatro oportunidades en dos años ha votado por ser autónoma, empezó a aflorar. (Una parte de la ciudadania parece convencida que la policia reprime más a los cruceños que a la delincuencia y que antes que procurar la seguridad del ciudadano procura esencialmente servir al gobierno.) Ahí estallaron los peores disturbios que recuerde la ciudad. Un hombre que intentaba ayudar a un discapacitado recibió una pedrada en la cabeza, otro, en silla de ruedas y con las piernas balanceándose, estrellaba su silla contra los escudos de los policías. Otras imágenes habian mostrado a discapacitados enterrados hasta el pecho, dispuestos a morir por su reclamo. La resolución de los discapacitados era inmolarse por su causa. Eran escenas dantescas o salidas de una pesadilla.

Los disturbios continuaron durante horas, hasta que el comandante policial Obleas se encaminó a la prefectura para hablar con el Prefecto. Junto con él iba el comandante nacional de la policia, Miguel Gemio,  venido desde La Paz para ayudar a restablecer la calma. En el trayecto, los dos comandantes fueron golpeados a despecho de sus protestas de calma a la turba que lo rodeaba. Las dos autoridades policiales entregarían simbólicamente el mando al Prefecto Costas, como una forma de reimplantar la calma. Esta versión fue confirmada después por el presidente del Comité Cívico Branco Marincovick. No había una explicación inmediata de la repercusión institucional a daría lugar esa entrega de mando.
El Ministro de Gobierno Alfredo Rada culpó de los disturbios a la oposición política y al Comité Cívico de la ciudad. El vicepresidente Álvaro García dijo que el reclamo de los discapacitados, origen de los disturbios, era una manipulación política y parte de una escalada contra el gobierno.

Cinco departamentos se disponen a realizar un paro cívico este martes reclamando que el gobierno les restituya el dinero que les corresponde según una ley de Impuesto a los Hidrocarburos (IDH).

Actualización

Al amanecer del sábado el ambiente en la ciudad parecía haber vuelto a la normalidad, pero se mantenia la convocatoria a congregarse bajo el monumento de El Cristo Redentor. La policía estaba acuartelada desde la madrugada.

El turno de los discapacitados

Posted on Actualizado enn

 

Las imágenes que exhibió la TV y las descripciones dadas por la radio fueron una nueva demostración del grado de violencia que se vive en Bolivia. A juzgar por lo que acontece en los últimos meses, Bolivia vive bajo un estado de guerra interna de baja intensidad.

Decenas de discapacitados y sus parientes fueron desalojados a punta de gas lacrimógeno y bastonazos de las instalaciones públicas que han estado ocupando y desocupando en las últimas dos semanas en reclamo de un bono de 3.000 bolivianos que, dicen sus dirigentes, el gobierno del presidente Morales les prometió pero que se niega a otorgarlo. El desalojo derivó en batalla campal de gases lacrimógenos, piedras y palos que se prolongó durante toda la mañana y pasado el mediodía en la zona del 2º anillo de Santa Cruz. Hubo cuando menos dos heridos entre los discapacitados y un policía. Se desconocía la gravedad de las lastimaduras.

Pero era conmovedor escuchar a personas en sillas de ruedas, otras con muletas y algunas hasta en camillas, gritando –algunas con dificultades de articular palabras- por ayuda de la población para frenar a la policía que, ellos, con sus limitaciones y apoyados por algunos parientes, habían conseguido que se replegase momentáneamente.

¿Debe el estado pagar un bono a favor de quienes, por alguna razón, quedaron incapacitados físicamente? La verdad que sí, si tuviésemos un sistema de seguridad social relativamente moderno y si contáramos con una gran masa de aportantes. No lo tenemos, pero el estado que fue tan rápido en recortar los recursos del IDH para las prefecturas, podría promover una solución. Este es un tema que toca la sensibilidad boliviana para lidiar con sus propios problemas y mide su grado de solidaridad como sociedad.

En las protestas contra el gobierno, por la aprobación de una nueva ley de seguridad social –altamente insostenible- murieron dos trabajadores mineros. Pero el gobierno no mostró ninguna solidaridad con esos muertos. El día del entierro, mientras las viudas lloraban en Huanuni, líderes del gobierno bailaban en el cierre de una de las campañas previas al día del plebiscito del 10 de agosto.

Eso dice mucho del grado de respeto por los derechos humanos en Bolivia y cómo prima primero la pregunta: ¿De qué lado estaban los que murieron, los heridos? Dependiendo la respuesta, vendrá la acción.

Callejón oscuro, otra vez

Posted on Actualizado enn

Los prefectos de cinco departamentos y el gobierno no lograron aproximar sus puntos de vista y el diálogo quedó, cuando menos, congelado. Menos de 24 horas después de haber comenzado los primeros contactos entre el presidente y sus adversarios regionales, Bolivia está nuevamente camino al despeñadero. La gota que colmó el vaso, de acuerdo a los prefectos, fue la declaración que formuló en la mañana el presidente Morales cuando dijo a los periodistas que los dignatarios departamentales “sólo quieren plata”.

La frase presidencial se basaba en la insistencia de los prefectos de la Media Luna (Santa Cruz, Pando, Beni, Tarija) y Chuquisaca de exigir que se les devolviesen los recursos del Impuesto sobre los Hidrocarburos, que el gobierno utiliza desde este año para pagar un bono a los ancianos, como punto principal. (Gran parte de ese bono era antes cubierto con las utilidades de las empresas con inversión extranjera que el gobierno del presidente Morales nacionalizó, entre ellas las de telecomunicaciones). El gobierno planteaba que primero fuesen “compatibilizados” los estatutos autonómicos de los cuatro departamentos de la Media Luna con su proyecto de constitución, aprobado con cuando menos dos docenas de irregularidades, según el Colegio Nacional de Abogados, en la ciudad de Oruro, lejos de Sucre, donde una nueva constitución debía haber sido debatida y aprobada.

Agregado el 21 de agosto: Los prefectos no se cansaron de decir que, efectivamente, lo que quieren es plata para obras infrestructurales en sus departamentos  y que no fueron a Palacio al amenecer para jugar pollita ramada. Quieren, dicen, que a las prefecturas se les devuelva por ley lo que arbitrariamente se es quitó.

Los prefectos agregaron sombras al plebiscito realizado el domingo pasado, al reclamar, en una resolución que aprobaron en la tarde, una auditoría técnica del padrón electoral boliviano, en especial sobre el proceso de carnetización, y exigir que mientras eso no ocurra que no se efectúe ninguna elección en Bolivia. El reclamo viene precedido de numerosas denuncias de fraude en ese plebiscito para revocar o ratificar al presidente, vicepresidente y ocho prefectos. Los más recientes datos de la Corte Nacional Electoral asignaban a Morales dos tercios de la votación, es decir 13 puntos porcentuales más que los que obtuvo en 2005, cuando fue electo con el 53,7% de los votos. El porcentaje es puesto en tela de juicio, pues en dos años y medio el mandatario ha sufrido fuerte desgaste político. En los días previos al plebiscito, no logró presentarse en esos cuatro departamentos y en Sucre, la capital de Chuquisaca, no era bienvenido. Los actos de repudio al mandatario impidieron que llegasen a Tarija, al sur, dos de sus mas estrechos aliados: los presidentes de Venezuela, Hugo Chavez, y de Argentina, Cristina Fernandez de Kirchner. Hubo, esos días, una violencia callejera pocas veces vista en el pais. Decenas de personas resultaron heridas. Dos trabajadores mineros murieron en Oruro el martes 5 de agosto y cuando menos 40 fueron heridos cuando la policía disolvió el bloqueo de una carretera que los mineros bloqueaban en protesta contra el gobierno. Inclusive, cientos de discapacitados en todo el país, muchos en sillas de ruedas, en camillas y con muletas, han protagonizado actos públicos contrarios al gobierno, que se niega a otorgarles un bono que reclaman. La televisión ha mostrado escenas conmovedoras de minusvalidos intoxicados que apenas podian moverse y solo balbuceaban su reclamo envueltos en los gasses lacrimógenos que les arrojaba la policía. Ha habido persistentes reclamos contra las elecciones en las zonas rurales remotas, donde podrían haber ocurrido fraudes masivos para favorecer al gobierno. Un informe de la OEA observó el acto electoral y el escrutinio. Incluso la corte Nacional electoral está siendo enjuiciada por “falsificación” y un comité de Sucre pidió 15 años de presidio para sus miembros.

En esa atmósfera, los cinco departamentos acordaron ir adelante con sus procesos autonómicos, que les permite mayor libertad en decisiones sobre inversiones públicas. Los recursos que les correspondería a los departamentos han crecido debido al alza de los precios de los hidrocarburos que Bolivia exporta a Brasil y Argentina. Y, además, acordaron:

  • Paro cívico para el 19 de agosto.
  • Declarar no grata a las regiones autonómicas la presencia en sus territorios de los funcionarios del gobierno (el presidente y sus ministros).
  • Pedir la suspensión de una huelga de hambre masiva que estaba en curso desde la semana pasada en sus regiones.

     

    En resumen, no ha traído paz a Boliivia el plebiscito del domingo.

 

 

La hora de los prefectos

Posted on Actualizado enn

Actualización – Miércoles, 23:45

Los prefectos fueron hasta La Paz y se reunieron con el presidente y sus ministros. No hubo avances. La novedad fue que hablaron frente a frente.  Cada sector expuso sus puntos de vista. El Ministro de Defensa, Walker San Miguel, dijo que el presidente había propuesto un “pacto fiscal” para resolver la demanda de reposición de recursos del IDH para las prefecturas, y un “pacto institucional” para buscar conciliar las autonomías departamentales y el proyecto de constitución del MAS. San Miguel dijo que el presidente se había sentido decepcionado por el hecho que mientras el gobierno ponía sus propuestas sobre la mesa, el prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, hubiese tomado medidas “ilegales” convocando a elecciones para legisladores estaduales.

El prefecto de Tarija, Mario Cossío, dijo que nada se había avanzado, y que se había repetido el diálogo del 7 de enero, cuando el la reunión se convirtió en un debate entre sordos. El Presidente debió abandonar la reunión y los prefectos quedaron con los ministros. Precisó que el gobierno necesitaba de 78 millones de bolivianos para pagar el bono a las personas de la tercera edad, pero que a las prefecturas se les quitaban 370 y pico millones de bolivianos. El presidente, dijo, ofreció una comisión para discutir la cuestión del IDH en detalle. Lo mismo se hizo en enero, dijo.

Se abrió un cuarto intermedio hasta las 06:00 del jueves.

 -0-

La prefecta de Chuquisaca, Savina Cuéllar, fue la política más aplaudida de Santa Cruz al llegar esta noche para reunirse mañana con sus colegas de la Media Luna y diseñar una estrategia para que el gobierno social-indigenista del presidente Evo Morales devuelva a los departamentos los aportes confiscados del Impuesto de los Hidrocarburos (IDH). Todo eso, en medio de un lento goteo de los resultados del plebiscito del domingo. En la medida en que son computados los resultados de las zonas de provincia y aumenta el caudal de votos para el presidente y sus prefectos adeptos (Oruro), se desarrolla en los departamentos autonomistas una actitud dura ante el envalentonamiento político de los aliados del gobierno: La televisión habló que en La Paz, hay una “fila” de postulantes para ocupar, siquiera interinamente, el cargo de José Luis Paredes, quien no logró superar la enorme barrera que tenía al frente para su ratificación. Las “organizaciones sociales” reclaman que el presidente modifique su equipo ministerial. Y el propio presidente Morales dio lugar a especulaciones sobre una intervención del estado en las exitosas y ricas cooperativas de teléfonos, agua y energía de Santa Cruz. Para Santa Cruz, eso sería como tocarle un nervio descubierto y sensible. A esto se suman informes que hablan de fraude durante el plebiscito, incluso de comunidades rurales que habrían votado “en conjunto”, filmación de votantes desde las áreas de votación, mostrando cómo marcaban su voto, y falsificación de cédulas de identidad. Sin embargo, aun con un supuesto fraude, la magnitud de la victoria alcanzada por Morales, parecía imbatible y fuera de discusión: más del 65% a su favor en todo el país.

Las autoridades de los cinco departamentos (Beni, Pando, Chuquisaca, Santa Cruz y Tarija) decidirán esta semana una estrategia para lograr la devolución de las partidas de aquel impuesto, que parte de una Ley de la República. El gobierno decidió tomar una porción importante para pagar un bono a los ancianos y dice que su actitud es irreversible. Los prefectos dicen que le han demostrado al gobierno que puede pagar ese bono (y ellos están dispuestos a aportar una porción, dicen) sin acudir a la magnitud del corte vigente desde este año.

Inconveniente logístico

La reunión de los prefectos se vio ante un inesperado inconveniente logístico aún antes de comenzar: esta noche el gobierno los convocó a reunirse mañana miércoles en La Paz, Palacio de Gobierno, a las 0:800, la misma hora en que tienen previsto iniciar su propio cónclave en Santa Cruz. Y les ofreció enviar un avión para trasladar a los dignatarios departamentales hasta La Paz.

No había una respuesta inmediata de los prefectos, que ni siquiera habían iniciado consultas informales, pero la medida del gobierno fue ampliamente vista como una manera de obstaculizar el encuentro de los prefectos.

Actualizacion

 

Los prefectos respondieron el miércoles: Previsiblemente, no podían cancelar una reunión que habían planeado con varios dias de antecedencia y le ofrecían al presidente ir por la tarde (del miércoles). Pero sin el prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, a quien los 3.500 metros de altura de La Paz podrían afectarle al cabo de cuatro días de un ayuno que cobra cada hora una dimensión mayor y más dramática. Iría, sin embargo, un representante. En la tarde del miércoles, había más de 2.000 ayunadores en Pando, Beni, Santa Cruz y Tarija.

El discurso

Posted on Actualizado enn

La palabra-propuesta esperada de esta noche, tras la realización del referendo, fue la del presidente Morales. ¿Qué dijo?

Declaró que la jornada constituía “un día histórico” que le permitirá “consolidar el proceso de cambio”. Y lamentó que el día tuviese apenas 24 horas y no más para poder trabajar más por la patria y el pueblo boliviano en su conjunto, en una lucha persistente por la unidad y la dignidad.

Y ¿en qué consiste ese proceso que se viene? Lo dijo muy claro: La “recuperación de los recursos naturales”. El concepto lo subrayó enseguida: “Este mandato del pueblo boliviano será respetado…será aplicado”. (Hay que revisar la lista de empresas y ver qué queda por nacionalizar.)

Luego vino la segunda parte: “Es importante unir a los bolivianos. Y el voto boliviano es para unir, al oriente y al occidente, y esa unión se hará juntando la Constitución Política del Estado (es decir, el proyecto aprobado por el MAS) con los estatutos autonómicos”. ¿Cómo? Lo dijo muy claro: “respetando las leyes vigentes”. (Hace sólo unos días decía que sus asesores estaban para convertir en legal cualquier medida ilegal que pudiese lanzar. Pero se trata del presidente y hay que darle el beneficio de la duda).

El tercer elemento de su discurso es conciliador y expresa respeto por los prefectos ratificados. “Respetaremos su legitimidad”, dice, y convoca “a todos los prefectos de Bolivia a trabajar primero por el bien de todos los bolivianos y a trabajar respetando las normas bolivianas”. Y luego dice: “Quiero convocar a todos los prefectos y todos los alcaldes a sumarse a este proceso (Uno se pregunta: ¿Cuál? ¿El de las nuevas nacionalizaciones?). Eso ha pedido el pueblo boliviano con su voto.”

De inmediato expone un concepto irrebatible que, si es llevado a cabo desinteresada e inteligentemente, puede ser un factor movilizador de los bolivianos: “Hay que empezar a terminar la extrema pobreza…” Y convoca a “la gente solidaria”, personas y empresas, especialmente de las áreas urbanas, para ejecutar una “revolución democrático-cultural”. En gesto de conciliación nombra uno por uno a todos los departamentos. Y exclama: “Que viva Bolivia unida!”

Viene, al final, el cuarto elemento, definitorio de su gobierno: “Patria o muerte!”, gritado con reprise. Al mejor estilo cubano. La multitud lo aplaude y lo viva ensordecedoramente.

Es posible que me equivoque, pero no me pareció escuchar denuestos contra “el imperio”.

Espero que el discurso sea analizado y desmenuzado en los próximos días. En él hay elementos que chocan unos con otros.

Una victoria pírrica

Posted on Actualizado enn

Una encuesta en boca de urna pegó como fuego en toda Bolivia y ha sido dada como definitiva por la televisión: 60% de los votos para el presidente Evo Morales y 40% para quienes se oponen a su gobierno. En el otro lado de la medalla, la Media Luna (Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando) no parece haber perdido un voto. Como bloque, perdió a Cochabamba, pero se le sumó formalmente Chuquisaca, con un 60% de chuquisaqueños que le negaron respaldo al gobierno.

En suma, cinco departamentos están incluidos en ese 60% asignado nacionalmente al presidente: La Paz, Potosí, Cochabamba, Oruro y Pando. Pero en los últimos dos hay que destacar que mientras el prefecto orureño pierde, el de Pando gana la aprobación de su electorado. Es decir, el presidente tendría que lidiar ahora con cinco prefectos opositores y convocar a elecciones para ver si consigue, en 90 días, que sus eventuales candidatos ganen en La Paz, Cochabamba y Oruro. Y aun en el supuesto de ganar las elecciones en esos tres departamentos, estaría en minoría departamental. A su lado estarían solamente cuatro departamentos, incluido Potosí.

En verdad, este plebiscito nos hace ver que la gobernabilidad boliviana sigue en cuestión. Y algo importante: la suerte política del presidente está pegada a La Paz y El Alto. En la fuerza poblacional de esas dos urbes reside la suerte de La Paz para enfrentar la oleada lanzada desde Chuquisaca para que Sucre retome su condición de capital plena del país.(Habrá que ver cuántos votos le dio la hoyada paceña y cuántos le dio El Alto, pero los resultados sumados de ambas son extraordinariamente parecidos a los que le asignaba, hace un par de semanas, una encuesta de Gallup Internacional).

Es cierto que en democracia, para las decisiones nacionales cuentan los votos individuales y no las regiones. Pero en una sociedad tan polarizada como la boliviana de estos tiempos, las regiones cuentan mucho. Y el presidente se empeñó en este plebiscito para restarle fuerza a la Media Luna. No lo ha conseguido. Hizo una campaña publicitaria millonaria y los resultados son discutibles. Al parecer pretendía que el plebiscito fuese un trampolín para aprobar el controvertido proyecto de Constitución Política de su partido. El prefecto de Santa Cruz, blindado con casi el 80% de votos de su departamento, le advirtió: “No se atreva…”

Queda aún en tela de juicio la cuestión de la legalidad o ilegalidad de la convocatoria a plebiscito. Quizá no se resuelva nunca. Pero el haber convocado a la ciudadanía contra viento y marea quizá tenga un costo para la legalidad cuya magnitud aún es temprano calcular.

Una reflexión adicional: la TV se precipitó en informar sobre encuestas en boca de urna. Los resultados finales pueden traer variaciones importantes sobre los resultados iniciales, todos (lamentablemente) de boca de urna. No escuché ninguna observación de los numerosos comentaristas en la TV mencionar este punto.

PS. En vista del aluvión informativo basado en resultados en boca de urna, registraré resultados definitivos cuando estén disponibles.