Día: agosto 18, 2008

Una nueva pelea en curso

Posted on Actualizado enn

Actualización

3PM, 19/08

Salvo incidentes aislados, el paro se cumplía normalmente en la mayoría de las ciudades de los cinco departamentos en paro. Las oficinas públicas, especialmente las de YPFB, no funcionaron sino en sus áreas esenciales. Las áreas de administración no trabajaron. Hubo algunos amagos de disturbios en la mañana en Santa Cruz y Montero, pero sin mayores consecuencias.

Al mediodía, grupos supuestamente de la Juventud Cruceñista se desplazaron a lo largo de la Av. Che Guevara, en el Plan 3000 de Santa Cruz. En la principal rotonda del populoso barrio, habitado mayormente por personas de medianos y bajos ingresos, estaban apostadas brigadas de la Unión Popular Juvenil. Hubo disturbios y una batalla campal por espacio de una hora, hasta que la policía intervino para dispersar por igual a los dos bandos. Las escenas mostradas por la televisión parecían extraídas de algún campo de la Franja de Gaza, en el medio oriente. Decenas de jóvenes que se movían lanzando piedras hacia el bando contrario en medio de la humareda provocada por el gas lacrimógeno disparado profusamente por la policía.

La tensión entre los vecinos, muchos de los cuales se resistían a acatar la orden de paro, creció con la profusión de disparos de gases lacrimógenos y piedras que llovían por doquier. Pasado el mediodía, cuando una calma tensa volvía a imperar en la zona. No había informes seguros sobre heridos o lastimados.

 El líder cívico Branco Marincovick hizo al mediodía un balance de la mitad de la jornada y dijo que el movimiento cívico había sido un éxito. “Hubo un acatamiento rotundo de la población”, afirmó. Lamentó que, como ya es rutina, se hubiese registrado violencia contra camarógrafos de la TV y al responsabilizar al partido de gobierno, el Movimiento al Socialismo (MAS), denunció que quienes atacaron a los camarógrafos habian recibido 250 bolivianos para cumplir esa misión. Una movilidad de una red privada de televisión fue atacada a palazos y sus vidrios fueron destrozados.

 La Delegada Presidencial para el departamento se preguntó después, al hacer su propio balance sobre la jornada, “qué ha ganado Santa Cruz con este paro” y criticó a sus organizadores.

Los desórdenes estuvieron limitados al Plan 3000. Para algunos sectores de otras zonas de la ciudad el paro fue una oportunidad para desplazarse en bicicleta en sus barrios y áreas vecinas, como en cualquier día feriado.

No había datos disponibles de inmediato sobre la huelga en los otros cuatro departamentos: Beni, Pando, Tarija y Chuquisaca.

El paro es el mayor desafío regional al régimen del presidente Evo Morales, que esta semana cumple 31 meses de los 60 para los que fue electo.

La violencia manifiesta contra camarógrafos y fotógrafos vista hoy otra vez llevó al Presidente de la Federación de la Prensa de Santa Cruz, Hernán Cabrera, a denunciar por TV (Canal 11, local) el carácter “perverso,  antiperiodístico” que habían asumido las agresiones, especialmente por parte de las llamadas “organizaciones sociales” que apoyan al gobierno. Cabrera dijo, en un programa de entrevistas de las 06PM, que había denunciado las agresiones contra los periodistas ante representantes de Reporteros sin Fronteras, una organización internacional de periodistas.

 -0-

Comienza este martes 19 de agosto una nueva vuelta en la pelea entre el gobierno del presidente Evo Morales y los cinco departamentos que componen CONALDE, el Consejo Nacional Democrático. Todos son territorialmente más de la mitad de Bolivia. Y aunque en ellos hubiera el presidente logrado un importante respaldo (en el controvertido plebiscito del día 10), los ganadores fueron sus opositores políticos. El gobierno se mantiene en sus cuatro: aquí gané yo, el país es mío y mando yo. Los prefectos prometen un paro efectivo, y otras medidas de mayor magnitud si ésta no hace reflexionar al gobierno.

En Santa Cruz se instalaron en las últimas horas unidades militares y de la policía con la misión de resguardar entidades del estado. Se habló de un control militar de la ciudad, pero a comienzos de la noche nada evidenciaba tal control. No había detalles de la situación en Beni, Pando, Tarija y Chuquisaca, convertidos en los flancos débiles del gobierno, pero todo el mundo aguarda una jornada sin violencias.

El paro fue convocado por CONALDE como una medida de presión para obligar al gobierno que devuelva a los departamentos los recursos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) que les confiscó desde principios de este año. Los prefectos alegan que esa confiscación les ata las manos para realizar obras a favor de sus departamentos. En el caso de Pando, el decomiso, según el prefecto Leopoldo Fernández, representa el 95% de los recursos del departamento.