Día: agosto 16, 2008

El día después

Posted on Actualizado enn

 

El Prefecto de Santa Cruz culpó este mediodía al Presidente Evo Morales de ser el responsable de la violencia que recorre Bolivia. «El es el que ha generado la confrontación entre los bolivianos», dijo al hablar frente a una multitud que se reunió bajo el monumento al Cristo Redentor. Extendió la responsabilidad al Vicepresidente García Linera y al Ministro del Interior.

Costas, con la voz enronquecida, anunció que a partir de anoche la nueva autoridad policial que sustituirá al comandante Wilder Obleas estará bajo su tuición. Obleas renunció anoche y esta mañana reiteró su decisión. Sus superiores informaron que la decisión había sido aceptada. «El nuevo comandante de policía será el Comandante General del Departamento, Rubén Costas,» dijo el prefecto al reafirmar su autoridad sobre el territorio departamental.

Destacó que las luchas por la autonomía «no tienen ni un muerto» y pidió a quienes estaban en la concentración (no hubo ningún cálculo oficial, pero no era una concentración numerosa) que mantengan la vigilia sobre el comando policial, el edificio de seis pisos en el centro de la ciudad, «hasta que las cosas estén en orden». «Pero no generemos violencia, que es lo que están esperando», dijo.

Costas y otros dirigentes cruceños han recordado reiteradamente en las últimas horas que bajo el actual gobierno la cifra de personas muertas en conflictos supera los 40. (El prefecto se dirigió al presidente Morales asi: «Excelentisimo Asesino Senor Presidente…» y le reclamó que pidiese disculpas a Santa Cruz por la manera brutal en que los discapacitados fueron reprimidos. Agregado el 17.08.08, tras oir una repetición de la grabación de las palabras del prefecto.)

Al concluir su discurso, el prefecto advirtió, dirigiéndose a las autoridades del gobierno central: «No provoquen más. La paciencia tiene un límite y se está agotando.»

La calma, sin embargo, era una proposición difícil. Unas dos docenas de discapacitados y sus parientes, según las imágenes mostradas por la TV, iniciaron casi de inmediato una marcha frente al edificio policial, ante la mirada cabizbaja de los policías en las afueras del lugar. Los reclamos de los minusválidos fueron el gatillo que disparó la violencia de ayer. Hubo, momentáneamente, un amago de nuevas violencias, pero prevaleció la calma, que, de todas maneras, era tensa.

Anomalías

Posted on Actualizado enn

Algunas de las denuncias que echan sombras sobre la limpieza del plebiscito del domingo 10 de agosto:

  • En las mesas 12507 y 24709 de Oruro hubo el número de votos superó al de los inscritos. Hubo más de cien votos respecto al número máximo de personas que debían votar.
  • En una de las mesas, una persona que no aparecía registrada en el Padrón Electoral actuó como jurado.

    Una tercera mesa está observada pues una de las papeletas estaba impresa con solamente la opción sobre la continuidad o revocatoria del presidente y del vicepresidente.

    Las autoridades han decidido que haya una nueva votación en las dos mesas el día 24.

    (Datos tomados del diario el Nuevo Día, de Santa Cruz, del día 15/08).

    No existe una información precisa sobre cuántos habrían votado con cédulas de identidad irregulares, pero las denuncias han sido reiteradas desde el día de la votación.

    Por otra parte, el presidente de la corte departamental Electoral de Santa Cruz, Mario Orlando Parada, anunció que se propone renunciar al cargo, debido a irregularidades en el padrón electoral de cruceño. «No es posible administrar ninguna elección en esas condiciones», dijo.

    Aún se desconoce comentario alguno de la Corte Nacional Electoral (CNE), pero la decisión de Parada ciertamente generará reacciones.

     

    También en Oruro está en juego una contradicción que se dio antes del plebiscito: cuál criterio para los porcentajes aplicar. El congreso aprobó la ley extraña que creaba una originalidad electoral: los prefectos podían ser ratificados sólo si obtenían un porcentaje superior al de los que NO votaron por ellos. Eso determinaba que el prefecto de la Paz (ahora ex prefecto) tuviese que obtener el 62% de votos a favor. Obtuvo sólo el 42%, más que el 38% de votos con los que fue electo en 2005, y numéricamente muchos votos más que los que lo eligieron. La Corte Nacional Electoral decidió que para los prefectos regiría sólo el concepto universal de la mitad más uno. El Vicepresidente García Linera dijo que el criterio de la ley prevalecería. Ahora está en duda la situación del prefecto de Oruro y aliado del gobierno, Alberto Luis Aguilar, quien debía obtener cerca del 60% según la ley, pero sólo llegó al 50,86%. El prefecto se proclamó confirmado y ha asistido a reuniones con el gobierno, pero su permanencia en el cargo está en duda.

Arde Santa Cruz

Posted on Actualizado enn

Nunca se pensó que de un movimiento de minusválidos reclamando un bono anual de unos 400 dólares pudiese generar disturbios tan violentos. Este 15 de agosto Santa Cruz vivió una de las peores jornadas de violencia de su historia. Incluso doblaron las campanas convocando a los fieles a acudir a la Catedral de la ciudad para orar por sus habitantes y por la paz de Bolivia. Ya se contaba cuando menos 12 heridos civiles de los 20 que, según datos de la TV, hubo durante la jornada violenta.

En medio del caos que imperaba en el centro de la ciudad y de embotellamientos descomunales del tránsito de vehiculos, el prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, convocó a la población a reunirse este sábado, dentro de unas horas, a las 11AM, a los pies del edificio del Cristo Redentor, cuyos alrededores fueron escenario de las peores bataholas de la historia de este departamento.

Por la noche, el lugar, generalmente concurrido, pues allí se encuentran entre los más populares de Santa Cruz, estaba desolado. Las calles mostraban signos del fuego de una decena de piras encendidas con llantas de vehículos y pedazos de madera. Entre los heridos había varios periodistas golpeados y un camarógrafo de la red televisiva PAT que estuvo inconsciente durante casi una hora, a causa de los gases lacrimógenos, según la propia emisora.

Corría el rumor de que el gobierno ordenaría la militarización de esta ciudad, principal centro opositor al régimen social-indigenista del presidente Evo Morales. El presidente se encontraba en Paraguay, a donde viajó para la posesión del presidente Fernando Lugo.

Los disturbios se mantuvieron a lo largo de toda la jornada, hasta entrada la noche. Estallaron al amanecer, cuando la policía desalojó a la fuerza a unas dos docenas de discapacitados y a otro tanto de parientes que los acompañaban en las oficinas de YPFB que habían ocupado días atrás en reclamo de un bono que se les prometio, según dijeron, hace dos anos. El Viceministro del Interior, Rubén Gamarra, dijo que los ocupantes habían destruido documentación de la empresa.

Pero las imágenes que al mediodía y durante la tarde mostró la televisión sobre la forma, en algunos casos salvaje, en que los discapacitados eran desalojados causaron indignación entre grupos de ciudadanos que empezaron a protestar en las proximidades de las oficinas de la policía, un edificio de seis pisos en el centro de Santa Cruz. El comandante policial Wilge Obleas, percibió la gravedad de la situación y pidió públicamente disculpas a los discapacitados y a Santa Cruz por la forma violenta en que se produjo el desalojo.

Pero a media tarde, los discapacitados, sus parientes y grupos que los apoyaban, trataron de tomar la sede policial pidiendo que les devolviesen sus pertenencias, que la policia habia tomado cuando los desalojó. Era una multitud de cientos de personas. La tensión acumulada a lo largo de semanas y meses en esta ciudad, que en cuatro oportunidades en dos años ha votado por ser autónoma, empezó a aflorar. (Una parte de la ciudadania parece convencida que la policia reprime más a los cruceños que a la delincuencia y que antes que procurar la seguridad del ciudadano procura esencialmente servir al gobierno.) Ahí estallaron los peores disturbios que recuerde la ciudad. Un hombre que intentaba ayudar a un discapacitado recibió una pedrada en la cabeza, otro, en silla de ruedas y con las piernas balanceándose, estrellaba su silla contra los escudos de los policías. Otras imágenes habian mostrado a discapacitados enterrados hasta el pecho, dispuestos a morir por su reclamo. La resolución de los discapacitados era inmolarse por su causa. Eran escenas dantescas o salidas de una pesadilla.

Los disturbios continuaron durante horas, hasta que el comandante policial Obleas se encaminó a la prefectura para hablar con el Prefecto. Junto con él iba el comandante nacional de la policia, Miguel Gemio,  venido desde La Paz para ayudar a restablecer la calma. En el trayecto, los dos comandantes fueron golpeados a despecho de sus protestas de calma a la turba que lo rodeaba. Las dos autoridades policiales entregarían simbólicamente el mando al Prefecto Costas, como una forma de reimplantar la calma. Esta versión fue confirmada después por el presidente del Comité Cívico Branco Marincovick. No había una explicación inmediata de la repercusión institucional a daría lugar esa entrega de mando.
El Ministro de Gobierno Alfredo Rada culpó de los disturbios a la oposición política y al Comité Cívico de la ciudad. El vicepresidente Álvaro García dijo que el reclamo de los discapacitados, origen de los disturbios, era una manipulación política y parte de una escalada contra el gobierno.

Cinco departamentos se disponen a realizar un paro cívico este martes reclamando que el gobierno les restituya el dinero que les corresponde según una ley de Impuesto a los Hidrocarburos (IDH).

Actualización

Al amanecer del sábado el ambiente en la ciudad parecía haber vuelto a la normalidad, pero se mantenia la convocatoria a congregarse bajo el monumento de El Cristo Redentor. La policía estaba acuartelada desde la madrugada.