El discurso

Posted on Actualizado enn

La palabra-propuesta esperada de esta noche, tras la realización del referendo, fue la del presidente Morales. ¿Qué dijo?

Declaró que la jornada constituía «un día histórico» que le permitirá «consolidar el proceso de cambio». Y lamentó que el día tuviese apenas 24 horas y no más para poder trabajar más por la patria y el pueblo boliviano en su conjunto, en una lucha persistente por la unidad y la dignidad.

Y ¿en qué consiste ese proceso que se viene? Lo dijo muy claro: La «recuperación de los recursos naturales». El concepto lo subrayó enseguida: «Este mandato del pueblo boliviano será respetado…será aplicado». (Hay que revisar la lista de empresas y ver qué queda por nacionalizar.)

Luego vino la segunda parte: «Es importante unir a los bolivianos. Y el voto boliviano es para unir, al oriente y al occidente, y esa unión se hará juntando la Constitución Política del Estado (es decir, el proyecto aprobado por el MAS) con los estatutos autonómicos». ¿Cómo? Lo dijo muy claro: «respetando las leyes vigentes». (Hace sólo unos días decía que sus asesores estaban para convertir en legal cualquier medida ilegal que pudiese lanzar. Pero se trata del presidente y hay que darle el beneficio de la duda).

El tercer elemento de su discurso es conciliador y expresa respeto por los prefectos ratificados. «Respetaremos su legitimidad», dice, y convoca «a todos los prefectos de Bolivia a trabajar primero por el bien de todos los bolivianos y a trabajar respetando las normas bolivianas». Y luego dice: «Quiero convocar a todos los prefectos y todos los alcaldes a sumarse a este proceso (Uno se pregunta: ¿Cuál? ¿El de las nuevas nacionalizaciones?). Eso ha pedido el pueblo boliviano con su voto.»

De inmediato expone un concepto irrebatible que, si es llevado a cabo desinteresada e inteligentemente, puede ser un factor movilizador de los bolivianos: «Hay que empezar a terminar la extrema pobreza…» Y convoca a «la gente solidaria», personas y empresas, especialmente de las áreas urbanas, para ejecutar una «revolución democrático-cultural». En gesto de conciliación nombra uno por uno a todos los departamentos. Y exclama: «Que viva Bolivia unida!»

Viene, al final, el cuarto elemento, definitorio de su gobierno: «Patria o muerte!», gritado con reprise. Al mejor estilo cubano. La multitud lo aplaude y lo viva ensordecedoramente.

Es posible que me equivoque, pero no me pareció escuchar denuestos contra «el imperio».

Espero que el discurso sea analizado y desmenuzado en los próximos días. En él hay elementos que chocan unos con otros.

Un comentario sobre “El discurso

    Reynaldo Garcia C escribió:
    agosto 11, 2008 en 9:35 pm

    Buen articulo. Espero que en los próximos días o afine con los nuevos resultados.El voto del soberano demuestra que pone fin al partidismo político de componendas. El gran perdedor de esta consulta es Podemos que trato de ir contra la corriente hasta el final.
    Un abrazo
    Reynaldo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.