Tierra en trance

Posted on Actualizado enn

Un jaque peligroso

Actualización: 19:20 y 20:45 horas.

En medio de los inquietantes acontecimientos de la jornada, la prefecta de Chuquisaca, Savina Cuéllar, ex firme partidaria de Morales, pidió en quechua la renuncia del mandatario antes del plebiscito del domingo 10 de agosto. El pedido podría tener una enorme connotación. Al dirigirse al presidente en su propia lengua, y en el  idioma autóctono más hablado en Bolivia,  la dignataria departamental introdujo un elemento inesperado de tensión. Le dijo que debería irse por haber traído la violencia a Bolivia. Su voz, de acuerdo a la descripción de Radio Fides, estaba acongojada por la pena que le causaban los enfrentamientos entre policías y mineros en la mañana, sobre la carretera Oruro-La Paz-Cochabamba. No hubo una reacción inmediata del presidente, que parecía aislado, tras no haber podido recibir a sus colegas de Argentina y Venezuela, y verse privado de presidir los actos de celebración del 183 aniversario nacional boliviano, que debían tener a Sucre como centro, por ser la capital constitucional boliviana. Al anochecer, estaba reunido con los principales funcionarios de su gobierno mientras se anunciaba que el miercoles al mediodia, desde los balcones del Palacio de gobierno, en La Paz, dirigiria al pais su informe anual. De inmediato, habia sigilosas pero intensas negociaciones para abrir un dialogo con la Central Obrera Boliviana (COB), en la que militaban los mineros mineros enfrentados con la policia, pues reclamaban una ley de pensiones diferente de la que el gobierno ha presentado al congreso.  

Las imágenes de batallas campales entre la policía y grupos de civiles, de jóvenes en su mayoría, exhibieron una violencia sólo vista en situaciones precursoras de desenlaces políticos de magnitud: reafirmación efimera del gobierno, cambios profundos en su estructura o el colapso final. Eso lo han visto y vivido Hugo Chavez, en 1989, con los acontecimientos que pavimentaron su llegada al gobierno, y el presidente Morales, que protagonizó acontecimientos que tambien acabaron catapultándolo al gobierno. Tal vez no transcurra mucho tiempo antes de saberse el epílogo de este episodio dolorosamente boliviano. En la noche, era evidente que el cumpleaños que Bolivia se dispone a celebrar será un aniversario dolorido, empañado por el furor descontrolado en que el país se hundió a lo largo de la jornada. Y que ese fantasma perseguirá al gobierno a lo largo de lo que le quede al mando del país.

 

 

 

0-0

 

 La cumbre de tres presidentes sudamericanos en Tarija -Venezuela, Argentina y Bolivia- prevista para este martes 5 de agosto debió ser suspendida debido a la violencia que amenazaba con apoderarse del aeropuerto de aquella ciudad sureña de Bolivia. Una multitud de cientos de personas, en su mayoría jóvenes, colmó las instalaciones del aeropuerto donde debían llegar los presidentes Hugo Chávez, Cristina Kirchner y el anfitrión Evo Morales iban a reunirse para discutir y firmar acuerdos sobre energía. La cita fue cancelada por falta de seguridad.

En la mañana persistían los enfrentamientos entre mineros de Huanuni y la policía, y el saldo hasta ese momento era de dos muertos y cuando menos 40 heridos, reportaba Radio Fides. La violencia estalló cuando la policía intentó desbloquear una carretera que grupos de mineros habían tomado en la mañana del lunes. (Radio Fides dice que hasta ahora son 42 los fallecidos desde que Evo Morales asumió la presidencia en enero de 2006).

El movimiento de huelgas de hambre para que el gobierno devuelva a los departamentos los recursos del Impuesto Sobre los Hidrocarburos que les confiscó desde este año, empezaba a masificarse: se aproximaba al millar el número de huelguistas, con el Beni a la cabeza del movimiento. Beni contabilizaba hoy ochocientos huelguistas, la mayoría en Trinidad y Riberalta, a los que se sumaban 103 en Santa Cruz, donde el domingo comenzó el movimiento dispuesto por el Comité Cívico del departamento. Había otros 20 ayunadores en Pando y 10 en Tarija. La mayoria de los huelguistas cumple el ayuno en las plazas de sus ciudades.

En Sucre, la capital constitucional de Bolivia, los festejos por el Día Nacional (6 de agosto) se realizaban con una ausencia notable: la del presidente de la república. Las autoridades locales repudian al Primer Mandatario por su negativa a pedir excusas al departamento de Chuquisaca por los enfrentamientos ocurridos a fines de noviembre pasado (tres muertos y más de trescientos heridos a raíz de la aprobación de un proyecto de constitución del partido de gobierno que ignoró la demanda de Sucre para que se discuta su reclamo para volver a ser capital plena de Bolivia).

El lunes, partidarios del gobierno chocaron con personas afines al movimiento autonómico de Santa Cruz. No hubo registro de heridos de la refriega, conducida principalmente a palazos y golpes de puño y puntapiés. Las regiones a las que se privó de parte de esos recursos se quejan que la apropiación gubernamental contraría las leyes y les impide ejecutar proyectos. El gobierno utiliza parte de esos recursos para pagar bonos a los ancianos y a los niños.

Bolivia parece vivir una guerra civil de baja intensidad a solamente cinco días del referéndum que deberá decidir sobre la permanencia del presidente Morales y de ocho de los nueve prefectos (gobernadores) bolivianos. No hay bandos opuestos armados enfrentándose, pero desde la semana pasada los disturbios en uno u otro lugar del pais son frecuentes. Es como una tierra en trance, para copiar el título de una famosa película de los años de 1950 del cineasta brasileño Glauber Rocha.

El noveno departamento (Chuquisaca) tuvo elecciones a fines de junio, en las que la oposición le arrebató el gobierno departamental al partido del presidente, el Movimiento al Socialismo (MAS). Con esa victoria, el bloque de gobernadores opuestos al presidente subió a seis. Pero este domingo, un plebiscito legalmente controvertido deberá decidir sobre la permanencia de todos ellos. Las encuestas conocidas hasta este fin de semana daban como ratificado al presidente y su vicepresidente, y a los prefectos de Beni, Santa Cruz y Tarija. El resultado de Cochabamba, según las encuestas, era incierto, al igual que los de Oruro y Potosí (dirigidos por partidarios del gobierno). Pando se tambaleaba, con unb ligero margen a favor de revocar al prefecto. Se daba casi por cierta la revocatoria del prefecto de La Paz, debido a la barrera casi insuperable que presentan las reglas dictadas por el gobierno y aprobadas con la complicidad de la oposición. Según esas reglas, el prefecto de ese departamento, el más poblado de Bolivia, debería alcanzar cuando menos el 63% de los sufragios.

La distribución asimétrica de los resultados que deberá obtener cada prefecto y la clara ventaja que se autoasignó el gobierno (el presidente y su vicepresidente necesitarán sólo el 47% para su ratificación) ha ensombrecido la claridad del plebiscito revocatorio. Esta figura, por lo demás, no existe en la actual Constitución boliviana y su convocatoria es vista ampliamente como ilegal y una maniobra del gobierno para reoxigenarse.

Pero, por lo visto en los últimos días, Bolivia avanza hacia momentos cada vez más traumáticos y de desenlace imprevisible. La policía ha dicho que todos sus efectivos resguardarán el acto plebiscitario y las Fuerzas Armadas que estarán bajo alerta. Es decir, unos 50.000 o más hombres lo vigilarían: uno por cada cuarenta o cincuenta votantes, un despliegue nunca visto en una elección boliviana.

Un comentario sobre “Tierra en trance

    […] a un digito, afirmó). Subrayó que en el país “todo está bien” y prácticamente ignoró los sucesos de la víspera. Pero en la tarde no pudo venir a Santa Cruz, por temores a que su presencia en la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .