Mes: julio 2008

Nos afecta a todos

Posted on Actualizado enn

Resulta que en la madrugada del 21 de junio estalló una carga de dinamita en el edificio de un canal de televisión en Yacuiba. Eran sólo 24 horas antes que empezase la jornada electoral autonómica en Tarija. Sólo minutos después, un Rav de alquiler al parecer con papeles que atestiguarían que el arrendatario habría sido la embajada de Venezuela, chocó contra otro estacionado a sólo metros del lugar del atentado. En el Rav en movimiento estaba el subteniente George Navas Zurita, y hasta donde pueden atestiguar los documentos que llevaba, era empleado del ministerio de Defensa y parte del cuerpo de seguridad del Presidente Evo Morales. Había recibido adiestramiento especial en seguridad en Venezuela sólo pocas semanas antes y en el vehículo habia  pistolas, incluso una Jericó de 9 mm., un AK47, detonadores, explosivos C4 que sólo utiliza el ejército, filmadoras y archivadores digitales. Todo un arsenal y todo indicaria que fueron sorprendidos con los pantalones debajo de las rodillas. Diecinueve personas fueron detenidas y de inmediato comenzó un proceso investigador. Algunas fueron liberadas, dias después. Hasta aquí, la historia es archisabida en Bolivia, donde la capacidad de sorprender parece inagotable.

La forma en que se presentaron los hechos parece configurar una forma de terrorismo, crimen que la ONU ha calificado de lesa humanidad. Lo raro es la molestia del gobierno y del presidente con la investigación, a lo que se suma la negativa de las autoridades del ejército a declarar sobre el caso. Más extraña todavía parece la explicación del Comandante en jefe de las FF.AA.: No lo haré si no me autoriza el presidente Morales. ¿Por qué el presidente debe autorizarlo a comparecer ante el Senado? Parece una implicación indirecta al presidente en algo tan abyecto como un supuesto acto terrorista con el que aparecen supuestamente vinculados elementos militares!

La población consciente esté en vilo! Algo anda mal si en Bolivia pueden operar grupos capaces de cometer actos de aquella naturaleza y escudarse en la figura del Presidente de la República. Peor aún si los involucrados vienen de las filas del ejército.

Yacuiba se alzó en protesta y hace una semana todos sus medios pararon de informar durante 24 horas. Lástima que la protesta no se extendió ni se ha generalizado. Pero que un medio informativo resulte atacado exhibe la violencia contra la libertad de expresión que empieza a manifestarse cada vez con mayor fuerza y arbitrariedad en Bolivia.

Lo ocurrido en Yacuiba no debe convertirse en un hecho baladí y de rutina, pues nos afecta a todos.

P.S. (23 de Julio)  Un visitante me escribe un correo y me dice las energias de los poderes del estado deberian concentrrse en investigar este caso. Pues, dice, de confirmarse que ha habido un acto terrorista con involucramiento de funcionarios del estado, la realización de un referéndum se vuelve irrelevante ante un hecho de esa magnitud. “Estos hechos -dice- deben ser investigados y esclarecidos por Naciones Unidas, Interpol, FBI, Scotland, el juez espanol Baltazar Garzon. Todos ellos prestarían una ayuda valiosa a Bolivia si los organismos interesados -Senado, policía, etc.-  la solicitan”.  

 

Referéndum a patentar

Posted on Actualizado enn

Revisado el 15 de Julio, a las 20:30

El presidente Evo Morales quiere estar seguro de ganar y se otorga ventaja. Es decir, con reglas iguales su seguridad se tambalea. Por eso, con anuencia de la oposición formal, traza la cancha, se da de ventaja dos goles y hasta de un penal, sin arquero, por si acaso. Mugabe, el dictador zimbaweño, habría envidiado la fórmula imaginada por el gobierno y coronada por la oposición en el Senado. Con un poco de cinismo, habría que patentar la fórmula.

Bolivia tendrá un referendo revocatorio el 10 de agosto con una fórmula inédita. Con la novísima ecuación electoral boliviana 62% es menor que 47% y el porcentaje mayor pierde. El primero es el que requerirá el prefecto de La Paz, José Luis Paredes, para garantizar su permanencia a cargo del gobierno departamental. El segundo es el que necesitará el presidente Evo Morales para proseguir su mandato. (Por cuánto tiempo más, nadie lo ha dicho. Nadie sabe si una victoria lo habilitará por los dos años que le restarán o si se le abrirán las puertas para otros cinco.)

Nota a posteriori (17-07-2008). Me preguntan qué tiene que ver el 62% que menciono para Paredes. Bien. Puesto que ganó con el 38%, si obtuviese el 39% ganaría, según la logica, cierto? Pues no es asi, porque tendría al frente a un 61% que habría votado NO, contra Paredes. En consecuencia perdería. Y perdería aun si obtuviese el 51%, pues en contra tendría el 49%, mayor que el 38% que obtuvo al ser electo.  

La regla equivale a garantizar el gobierno –nacional o departamental- al que obtenga menos y aplazar al que obtenga más. Sus datos tienen una antiguedad de tres años. Y en ese tiempo han ingresado a la edad de votar mas bolivianos. La convocatoria se basa en un padrón electoral pasado y en números poblacionales que es matemáticamente imposible repetirlos. La regla universal de la mitad más uno ha sido olímpicamente ignorada, quizá por anticuada o neoliberal.

El pilar del novedoso principio es: Los prefectos tienen que obtener más que TODOS los votos que NO tuvieron en las elecciones de 2005. Dicho de otra forma: Lo que no ganaste es lo que vas a pagar. Paredes ganó con el 38%. Entonces tiene que obtener el 62% más uno. (Podría hasta conseguir más votos que los que obtuvo cuando fue electo, cuantitativa y porcentualmente. De nada valdrá si no logra cuando menos el 62%). En el caso del presidente y el vicepresidente la fórmula es al revés. Morales y su vice ganaron con el 54% de los votos (53,7%) en 2005. Como los que no votaron por ellos representan el 47,3% todo cuanto necesitan es ese porcentaje más un voto. Es decir que si el 53% le dijese que se vaya, se queda, pues el NO no superaria el porcentaje del SI logrado en diciembre de 2005.

Pero la cosa es todavia más complicada. Si hubiese una abstención importante, toda la matematica de esta regla colapsa y se vuelve un laberinto.

Todos los referendos se basan en la victoria de una de las dos opciones que se ponen en juego con la regla universal de la mitad más uno. En la Bolivia cuyo gobierno quiere retroceder el reloj 500 y más años, el presidente está feliz de ir al voto popular con una ley hecha para darle ventaja. Ha creado una innovación que hará que muchos extranjeros cuando menos arqueen las cejas. ¿Será por eso que la Unión Europea no quiere enviar observadores oficiales?

Nadie se explica por qué los partidos opositores Podemos y Unidad Nacional, del industrial cementero Doria Medina, desempolvaron del baúl el proyecto de ley que había presentado el presidente Morales en diciembre, cuando sorprendió al país proponiendo el referendo revocatorio para desempatar su pugna con los prefectos de Beni, Pando, Santa Cruz y Tarija, la llamada Media Luna. ¿Rareza extra del mundo politico surrealista boliviano? ¿Temor excesivo de una avalancha de los MS (movimientos sociales) o a dar paso a una consulta sobre el proyecto de constitución del MAS?

Oscar Ortiz, senador de Podemos y presidente de la Cámara Alta, jura que los senadores de oposición tuvieron que escoger “el mal menor” pues la alternativa era dejar el camino expedito para que el MAS convocase a referendo para aprobar el proyecto de constitución aprobado con mañas por los constituyentes oficialistas en un cuartel de Sucre y luego en Oruro. Es decir, era como entregar una oveja a la fiera hambrienta para saciarla momentáneamente. Por lo visto, el sacrificio fue insuficiente. Al igual que la explicación.

También en política, hacer cálculos apresurados trae resultados inesperados. Y trabajar con fórmulas esotéricas también.

P.S. No se sabe con certidumbre qué oocurrirá con los cargos de los prefectos que fueren revocados. Primero el presidente dejó entender que él designaria a los reemplazantes. Un ministro dijo que habría elecciones. Y hoy sábado el presidente ha dicho que el reemplazo será a través de elecciones. Estos zigzagueos no son marca exclusiva del presidente. En alguna medida, se los ha visto estos dias en los prefectos de la Media Luna. Primero, no irían al referendum. Ahora, sí van.

La lengua es el castigo del cuerpo – II

Posted on Actualizado enn

Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. Pues el presidente Morales tiene a su diplomacia en zozobra sólo por mérito de su incontinencia verbal. Ahora deberá defenderse ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), donde probablemente poco valdrán los argumentos con los que ha combatido a sus críticos en Bolivia: Son cuatro familias, son oligarcas, neoliberales, desprecian al indio y quieren derrocarlo, etc. Tendrá que exponer razones y demostrar que sugerir que el pueblo peruano se rebele por una supuesta y no demostrada sospecha de instalación de una base militar de Estados Unidos en Perú no significa inmiscuirse en asuntos internos peruanos. La afirmación posterior de que sólo intentaba dar un consejo y que eso no debía molestar al mandatario peruano empeoró la situación. Mucho menos ayudó aquella declaración infantil de “nada de disculpas a los neoliberales” cuando le preguntaron si pediría disculpas a su colega.

Lei este domingo que el jefe de bancada del MAS en la Cámara de Diputados, César Navarro, intentó recomponer el juego y dijo que la llamada “denuncia” del presidente era contra el “comportamiento irresponsable y militarista de Estados Unidos” y no contra Alan García (éste nunca dijo que estaba ante un ataque personal. Salía por los fueros de su país, al que representa en su totalidad.) Y luego –Navarro- dijo que la reacción de García había sido “desproporcionada, con mucho exabrupto y con un nivel que no corresponde a un dignatario”. Parecía que hubiese estado refiriéndose al presidente Morales.

Uno nota con desaliento la ausencia de sindéresis en las afirmaciones y declaraciones de nuestros políticos, oficialistas y de oposición. En esa ausencia de fortaleza lógica yace la trampa en la que frecuentemente caen. Un viejo dicho irlandés dice que una de las funciones primordiales de la lengua es mantenerse detrás de los dientes…

Riocentro

Posted on Actualizado enn

 

El nombre probablemente signifique poco para los bolivianos. Riocentro es un extenso complejo cívico en el sudeste de Rio de Janeiro. La noche el 30 de abril de 1981 había unas 20 mil personas que asistían a un festival musical. Dos miembros del ejército, desde dentro de un automóvil, manipulaban un artefacto explosivo poderoso. Objetivo: hacerlo estallar y sembrar pánico entre los asistentes, ensangrentar el lugar con un sinnúmero de víctimas y responsabilizar del atentado a la oposición. Consecuencia? Marcha atrás en la política de apertura política iniciada por el cuarto gobierno militar consecutivo, que entonces presidía el general Joao Figueiredo.

Pero, como acontece con frecuencia, ocurrió lo imprevisto. Los ejecutores, escogidos por sus cualidades terroristas, fallaron. Hicieron una mala conexión y el artefacto estalló en las faldas de un sargento, quien murió instantáneamente tras perder toda la genitalia y vaciarse los intestinos. El capitán del ejército sentado a su lado perdió una pierna y no murió. Pero se convirtió en el testigo principal del atentado criminal en curso y en poner en evidencia a sus mandantes: el sistema de seguridad de ejército.

El gobierno intentó esconder la cara y acusó al “extremismo”. Sin mayor éxito, el general Figueiredo procuró cubrir a su gobierno que, a partir de ese momento, no tuvo más que seguir adelante con la cartilla de apertura democrática. Nunca más hubo atentados (el de Riocentro fue el último de una cadena de hechos misteriosos que habían conmovido a la sociedad brasileña y endurecido a quienes pretendían la dictadura perpetua.) Cuando dejó el gobierno al retornar la democracia, el general pidió ser olvidado. Y se le hizo caso. Murió rodeado del olvido de la mayoría de la sociedad brasileña.

El hecho viene a la memoria al ver los dos recientes atentados contra medios de comunicación, en Tarija, primero, y ahora en Sucre, en el que aparecen presuntamente oficiales vinculados a la seguridad del Palacio de Gobierno.

En ambos casos la motivación es la misma: afectar, puesto que frenarla es imposible, la onda expansiva que desplaza las ideas contrarias al centralismo. La onda crece: cuatro departamentos están en abierta oposición al régimen social-arqueológico que postula el gobierno con la idea del retorno al ayllu y al comunitarismo indígena, tan primitivo como impracticable en un mundo que permite la lectura de este trabajo desde cualquier lugar con conexiones a la internet. A la onda se une Chuquisaca, que se propone, según postulaba su ahora prefecta Savina Cuéllar, echar al viento su bandera autonomista en pocos meses. Después Cochabamba y quizá Potosí. Me pregunto si La Paz y Oruro se quedarán solos. (Como en aquel cuento pre caída del muro de Berlín: un guardia pregunta a otro. Si se cae el muro, qué harás? Y qué quieres?, responde. Que me quede solito?)

Una amiga me decía la semana pasada. “La Paz ya no está dormida. Empieza a reaccionar. Y verás que, al final, será la que precipite el desenlace”.

Es posible. Lo cierto es que aunque las cosas se den de esa manera, es muy improbable que vuelvan a estar como lo estuvieron en el punto de partida. La Paz difícilmente podrá recuperar la posición que ostentaba antes de la llegada de Evo Morales y el MAS al gobierno. Se han puesto de manifiesto otros liderazgos, entre ellos el ímpetu y la fortaleza de la vanguardia cruceña en el país, el ascenso de Tarija; los resurgimientos de Beni y Chuquisaca (que ahora probablemente repondrá su reclamo de capitalidad plena), la toma de conciencia de Pando como polo fronterizo y la afirmación de Cochabamba como centro territorial integrador, así como el renacer de la industria minera de Potosí y Oruro, al impulso de los altos precios de las materias primas en mercados internacionales.

La lengua es el castigo del cuerpo

Posted on Actualizado enn

 Es un viejo dicho, al que recurría con frecuencia el ex presidente venezolano Rafael Caldera. Ahora el presidente Evo Morales está sintiendo el peso del adagio. El realizar afirmaciones temerarias en público y sin ningún cuidado ha tropezado con su colega peruano Alan Garcia. El presidente Morales había afirmado, sin ningún respaldo, que Perú estaba autorizando a Estados Unidos la instalación de una base militar.

La respuesta dura y amenazante  de Garcia vino hoy y estremeció las relaciones de los aliados de la Guerra del Pacífico frente a Chile: “Habría que decir, como Juan Carlos de España, “por qué no te callas” “…ya estás jalando demasiado la pita, así que ten cuidado con lo que estás haciendo…” “Ningún país tiene derecho a entrometerse en la política interna de otro país. Y que venga Evo Morales a alentar el paro del 9, me parece sencillamente repulsivo…y es un tema a ser denunciado internacionalmente”.

“Que venga ese señor Morales y diga dónde está la base. Ya suficiente parece haber hecho en Bolivia para venir a meterse aquí. Y no quiero disculpas de nadie…”

La reacción de Morales, desde Tucuman, fue tímida y escueta (“patetica”, dijo el Carlos Valverde en su programa noticioso): Quien manda callar a otro mandatario es antidemocrático, según el vicecanciller boliviano, Hugo Fernández. El presidente Morales bajó el tono y la lengua, evidentemente.

En estas circunstancias, vino como una noticia fresca y alegre la del retorno a su misión en Bolivia del Embajador de Estados Unidos, Philip Goldberg. Al menos en el gobierno. No así en el Alto, donde el concejal y dirigente Roberto de La Cruz dijo que esperaba que el diplomático retornase sólo para recoger sus valijas. Caso contrario…habría una nueva marcha sobre la sede de la embajada estadounidense, como la del 9 de junio, cuando turbas enardecidas intentaron atacar el lugar y fueron repelidos por la policía. (El jefe de policía que impidió el asalto fue luego relevado del cargo).

Las consecuencias de la forma torpe de manejar la diplomacia ya se manifiestan: No habrá el financiamiento de 657 millones de dólares para una carretera entre La Paz, Beni y Pando, como parte de los recursos de la Cuenta del Milenio, que procura extraer de la pobreza a porciones importantes de población en el mundo. La salida de USAID puede traducirse en un cierre masivo de empresas alternativas al cultivo de la coca y la pérdida de miles de empleos. Y las esperanzas de renovar el ATPDA, que proporciona empleo a unas 40 mil personas, parecen desvanecerse.