Referéndum a patentar

Posted on Actualizado enn

Revisado el 15 de Julio, a las 20:30

El presidente Evo Morales quiere estar seguro de ganar y se otorga ventaja. Es decir, con reglas iguales su seguridad se tambalea. Por eso, con anuencia de la oposición formal, traza la cancha, se da de ventaja dos goles y hasta de un penal, sin arquero, por si acaso. Mugabe, el dictador zimbaweño, habría envidiado la fórmula imaginada por el gobierno y coronada por la oposición en el Senado. Con un poco de cinismo, habría que patentar la fórmula.

Bolivia tendrá un referendo revocatorio el 10 de agosto con una fórmula inédita. Con la novísima ecuación electoral boliviana 62% es menor que 47% y el porcentaje mayor pierde. El primero es el que requerirá el prefecto de La Paz, José Luis Paredes, para garantizar su permanencia a cargo del gobierno departamental. El segundo es el que necesitará el presidente Evo Morales para proseguir su mandato. (Por cuánto tiempo más, nadie lo ha dicho. Nadie sabe si una victoria lo habilitará por los dos años que le restarán o si se le abrirán las puertas para otros cinco.)

Nota a posteriori (17-07-2008). Me preguntan qué tiene que ver el 62% que menciono para Paredes. Bien. Puesto que ganó con el 38%, si obtuviese el 39% ganaría, según la logica, cierto? Pues no es asi, porque tendría al frente a un 61% que habría votado NO, contra Paredes. En consecuencia perdería. Y perdería aun si obtuviese el 51%, pues en contra tendría el 49%, mayor que el 38% que obtuvo al ser electo.  

La regla equivale a garantizar el gobierno –nacional o departamental- al que obtenga menos y aplazar al que obtenga más. Sus datos tienen una antiguedad de tres años. Y en ese tiempo han ingresado a la edad de votar mas bolivianos. La convocatoria se basa en un padrón electoral pasado y en números poblacionales que es matemáticamente imposible repetirlos. La regla universal de la mitad más uno ha sido olímpicamente ignorada, quizá por anticuada o neoliberal.

El pilar del novedoso principio es: Los prefectos tienen que obtener más que TODOS los votos que NO tuvieron en las elecciones de 2005. Dicho de otra forma: Lo que no ganaste es lo que vas a pagar. Paredes ganó con el 38%. Entonces tiene que obtener el 62% más uno. (Podría hasta conseguir más votos que los que obtuvo cuando fue electo, cuantitativa y porcentualmente. De nada valdrá si no logra cuando menos el 62%). En el caso del presidente y el vicepresidente la fórmula es al revés. Morales y su vice ganaron con el 54% de los votos (53,7%) en 2005. Como los que no votaron por ellos representan el 47,3% todo cuanto necesitan es ese porcentaje más un voto. Es decir que si el 53% le dijese que se vaya, se queda, pues el NO no superaria el porcentaje del SI logrado en diciembre de 2005.

Pero la cosa es todavia más complicada. Si hubiese una abstención importante, toda la matematica de esta regla colapsa y se vuelve un laberinto.

Todos los referendos se basan en la victoria de una de las dos opciones que se ponen en juego con la regla universal de la mitad más uno. En la Bolivia cuyo gobierno quiere retroceder el reloj 500 y más años, el presidente está feliz de ir al voto popular con una ley hecha para darle ventaja. Ha creado una innovación que hará que muchos extranjeros cuando menos arqueen las cejas. ¿Será por eso que la Unión Europea no quiere enviar observadores oficiales?

Nadie se explica por qué los partidos opositores Podemos y Unidad Nacional, del industrial cementero Doria Medina, desempolvaron del baúl el proyecto de ley que había presentado el presidente Morales en diciembre, cuando sorprendió al país proponiendo el referendo revocatorio para desempatar su pugna con los prefectos de Beni, Pando, Santa Cruz y Tarija, la llamada Media Luna. ¿Rareza extra del mundo politico surrealista boliviano? ¿Temor excesivo de una avalancha de los MS (movimientos sociales) o a dar paso a una consulta sobre el proyecto de constitución del MAS?

Oscar Ortiz, senador de Podemos y presidente de la Cámara Alta, jura que los senadores de oposición tuvieron que escoger “el mal menor” pues la alternativa era dejar el camino expedito para que el MAS convocase a referendo para aprobar el proyecto de constitución aprobado con mañas por los constituyentes oficialistas en un cuartel de Sucre y luego en Oruro. Es decir, era como entregar una oveja a la fiera hambrienta para saciarla momentáneamente. Por lo visto, el sacrificio fue insuficiente. Al igual que la explicación.

También en política, hacer cálculos apresurados trae resultados inesperados. Y trabajar con fórmulas esotéricas también.

P.S. No se sabe con certidumbre qué oocurrirá con los cargos de los prefectos que fueren revocados. Primero el presidente dejó entender que él designaria a los reemplazantes. Un ministro dijo que habría elecciones. Y hoy sábado el presidente ha dicho que el reemplazo será a través de elecciones. Estos zigzagueos no son marca exclusiva del presidente. En alguna medida, se los ha visto estos dias en los prefectos de la Media Luna. Primero, no irían al referendum. Ahora, sí van.

Un comentario sobre “Referéndum a patentar

    Frenazo « Mientras tanto, en Santa Cruz escribió:
    julio 23, 2008 en 9:07 am

    […] Farjat. La magistrada, sola frente al todo el poder el gobierno central, dispuso la suspensión del referéndum revocatorio del 10 de agosto, mientras no sea reconstituido el Tribual Constitucional que debe […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .