Triste destino

Posted on Actualizado enn

Al principio era una institución suprema a la que todos los poderes del estado debían someterse. Después resultó que no era tal, pues para ampliar su tiempo de funcionamiento necesitaba de una nueva ley, incluso para que le aprueben sus presupuestos y poder pagar sueldos y viáticos. Y entonces dependía del Poder Legislativo. Los integrantes oficialistas del cuerpo constituyente también sostenían que era inviolable. Ahora resulta que sí es violable a través de los 411 artículos que componen el proyecto aprobado en Oruro. Y, más aún, ese proyecto es ofrecido como pieza de intercambio en las negociaciones propuestas desde la Vicepresidencia para desenfangar políticamente al país.

Triste y rocambolesco destino para un proyecto que costó tanto ejecutar,  que  en sus orígenes concitó tantas esperanzas al igual que, al poco tiempo, suscitó tantos desencuentros y tanta violencia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.